back to top

23 Cosas que nadie te dice sobre tener TDAH

Es como estar concentrado en todo y nada a la vez, lo que te hace sentir que nunca podrás terminar nada.

publicado

[Nota del editor: el TDA/TDAH es un trastorno neurológico caracterizado por la dificultad de mantener la atención, la falta de autocontrol y la disminución de la memoria de trabajo. Ahora es mayormente clasificado como trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) con predominio del déficit de atención, pero muchas personas (incluidos algunos doctores) todavía se refieren a este como TDA. Casi 8 millones de adultos en los EE. UU. sufren de TDAH. Puede ser un desorden muy personal, y aunque esta lista representa solo una experiencia de TDAH con predominio del déficit de atención, esperamos que te parezca útil saber que otros pueden entender lo que te está pasando.]

Publicidad

1. Es saber cuánto tiempo tardas en prepararte por la mañana, pero no darte cuenta de lo rápido que pasa el tiempo hasta que ya se te ha hecho tarde.

2. Es notar todos los detalles de una habitación, pero tener problemas al prestar atención a lo que realmente debes mirar.

3. Es sentirse agotado al final de un día agitado, pero demasiado inundado de pensamientos como para dormirse.

4. Es luchar en cada parte de tu vida, pero temer que otras personas no reconozcan el sufrimiento de tener un trastorno legítimo.

5. Es sentir que difícilmente puedes disfrutar de algo en particular porque siempre estás distraído por algo más.

6. Es estar ligeramente concentrado en todo, o tan hiperconcentrado en una cosa, que olvidas el mundo a tu alrededor.

7. Es saber que necesitas hacer otra tarea, pero estar demasiado concentrado en lo que estás haciendo como para pasar a hacer otra.

8. Es escuchar todas las instrucciones, pero no ser capaz de retenerlas en tu cerebro el tiempo suficiente para usarlas.

9. Es tratar siempre de hacer demasiadas cosas a la vez y no ser eficiente al hacerlas porque no puedes completar ninguna.

10. Es saber que necesitas alcanzar un objetivo a largo plazo, pero no tener estrategias de planificación para tomar medidas correctas a corto plazo.

11. Es tener una respuesta brillante a una pregunta en la punta de la lengua, pero tardar demasiado en comunicarla hasta que alguien más ha respondido.

12. Es tener grandes ideas constantemente, pero no poder concentrarse o trabajar de manera eficiente en ninguna de ellas para hacerlas realidad.

13. Es tener una conversación en un lugar público y oír cada ruido a tu alrededor, excepto la voz que se supone que debes escuchar.

14. Es recordar que siempre es necesario el teléfono, las llaves y la billetera antes de salir de la casa, pero aun así olvidar dónde los pusiste.

15. Es querer controlar tus intensas emociones, pero no darte cuenta de que debes hacerlo hasta después de haber tenido un arrebato incontrolable.

16. Es estar totalmente aburrido con lo que tienes enfrente, pero inquieto, nervioso y emocionado con los pensamientos abstractos que dan vueltas en tu cabeza.

17. Es saber que no deberías interrumpir a nadie, pero no ser capaz de dejar de hablar en voz alta.

18. Es estar emocionado de hacer planes con alguien que amas, pero olvidarte fácilmente de cumplir porque no lo anotaste.

19. Es saber que eres inteligente, pero sentirse estúpido todo el tiempo porque tienes problemas para convertir tus pensamientos en palabras.

20. Es creer que puedes tener éxito en tu carrera, y a la vez temer que el TDAH te lleve al fracaso.

21. Es saber que necesitas un entorno especial para ser productivo, pero no querer pedir arreglos especiales.

22. Es estar concentrado en todo y nada a la vez, lo que te hace sentir que nunca puedes terminar nada.

23. Es querer tomar el control de tu vida y alcanzar tus sueños, pero sentir que el TDAH siempre tendrá control sobre ti.

Pero el TDAH no tiene que controlar tu vida.

Aunque el TDAH puede causar sentimientos de frustración y desesperanza, hay muchos recursos que te pueden ayudar a manejar los síntomas. Ya sea yendo a ver a un médico o siquiatra para que satisfaga tus necesidades de tratamiento, leyendo acerca del desorden en libros de ayuda, o viendo a un terapeuta especializado en tratamiento del TDAH.

Y, lo más importante, recuerda que no estás solo. Para más información sobre el TDAH y saber cómo encontrar grupos de apoyo, consulta los recursos aquí en el National Resource Center for ADHD.

Patrocinado