back to top

13 consejos para ser feliz, según expertos en salud mental

Personas que trabajan para hacerte sentir mejor opinan sobre felicidad.

publicado

Estamos seguros que quieres ser feliz… ¿Quién no? Es un poco más difícil saber cómo lograrlo. BuzzFeed Life pidió consejos a varios expertos.

instagram.com

Por supuesto que cada uno debe cargar con sus experiencias, y algunos pueden sufrir de enfermedades mentales como depresión y ansiedad, lo cual complica las cosas. Sin embargo, esperamos poder ofrecer algunos consejos que puedan ayudarte a sentirte un poco mejor.

Atención: las respuestas se editaron por razones de extensión.

Publicidad

1. La felicidad no significa tener todo lo que deseas y vivir sin problemas.

ABC / Via greys-anatomy-quotes.tumblr.com

“No podemos controlar todo lo que nos sucede en la vida, pero sí podemos elegir nuestras respuestas. Cuando reaccionamos pensando ‘¿Por qué me está pasando esto a mí?’ y adoptamos una mentalidad de víctima, sufrimos. Cuando elegimos reaccionar con una actitud de ‘¿Para qué me sirve lo que me sucede, y qué puedo aprender de esto?’ nos sentimos mucho más bajo control, y eso impacta positivamente en nuestro estado mental.

La mayor equivocación sobre la felicidad es pensar que vendrá desde afuera, que existe algo externo que nos hará felices. La felicidad NO ES un estado constante. Como humanos, experimentamos y crecemos a través de un espectro de emociones. La expectativa de tener que ser felices todo el tiempo dejará a cualquiera sintiéndose un fracaso. Lo que sí podemos es ser agradecidos”.

Christine Hassler, entrenadora de empoderamiento y autora de Expectation Hangover: Overcoming Disappointment in Work, Love, and Life (Resaca de expectativas: superando la desilusión en el trabajo, el amor y la vida).

2. Deja de usar la palabra “debo”, ya que te garantiza que lo que piensas que “debe” suceder, no sucederá.

instagram.com

“La palabra ‘deber’ se asemeja a un gran dedo acusatorio que usas contigo mismo. ‘Debo ejercitarme más, debo ser más feliz, debo ser más agradecido’. Nos hace sentir culpables y nos avergüenza. Agota nuestra felicidad. Nos hace entrar en comportamientos que actúan en contra de lo que deseamos.

En su lugar, reemplaza ‘debo’ por ‘me gustaría’. Por ejemplo, ‘Me gustaría perder peso, porque deseo tener más energía y ser un modelo a seguir’. Esto es más motivador, está basado en una pasión más que en el miedo y el juicio a nosotros mismos que nos impide ser las personas que queremos ser”.

Elizabeth Lombardo, médica y psicóloga, autora de Better Than Perfect: 7 Strategies to Crush Your Inner Critic and Create a Life You Love(Mejor que perfecto: siete estrategias para silenciar tu crítico interno y crear la vida que desees).

3. Recuerda que tus pensamientos negativos no son reales. Solo son pensamientos.

instagram.com

“Lamentablemente, muchas personas cometen el error de creer las cosas negativas que les dice su ‘voz interior’, y a menudo no se dan cuenta que tienen derecho a cuestionar si todo esto es cierto. Al hablar de salud mental, muchas personas todavía piensan que debes pasar años explorando tu infancia o tu pasado para mejorar. Hoy en día, esto no es así. Es necesario detectar, poner en crisis y modificar los pensamientos negativos”.

Simon Rego, Psy.D., psicólogo y director de entrenamiento en psicología en el centro médico Montefiore y la universidad de medicina Albert Einstein en Nueva York.

4. Comienza el día recordando una cosa positiva sobre tu vida.

ffffffound.tumblr.com

“Puede ser algo pequeño, como disfrutar un buen clima, o algo más profundo como reconocer que diste un paso más hacia uno de tus objetivos de vida (como trabajar en la industria que siempre soñaste, tener un mejor amigo por el que estás agradecido, etc.). Solemos enfocarnos más en lo negativo que en lo positivo, de modo que este ejercicio puede ser una manera de acudir a pensamientos y realidades más ‘felices’”.

Jess Allen, médico clínico, terapista de comportamiento cognitivo en Nueva York.

5. Cualquiera puede beneficiarse de una terapia; considera citar a un terapeuta.

James Nash / Creative Commons / Via Flickr: james_nash

“Mucha gente tiene el prejuicio de que los únicos que consultan a un terapeuta son ‘un desastre emocional’, ‘no pueden resolver sus propios problemas’ o ‘deben estar locos’. Es probable que esta última sea la peor y más popular de todas estas confusiones.

Se necesita mucha reflexión y madurez emocional para aceptar contratar los servicios de un terapeuta en salud mental y obtener la ayuda que necesitas. Sí, hay clientes que van a terapia cuando están en su punto emocional más bajo, pero también hay otros que simplemente buscan estar más sanos emocionalmente, para mejorar en su trabajo y en sus relaciones íntimas. Ningún problema es demasiado grande o pequeño cuando acudes a un terapeuta. Nuestro trabajo es encontrarte en el momento de la vida en el que estás, no en el momento en el que nosotros o cualquier otra persona piensa que deberías estar”.

Gabriela Parra, psicóloga, asesora residente en California.

Publicidad

6. No pienses sobre trabajo cuando estás en tu hogar, y viceversa.

instagram.com

“Para estar presente en el presente, se necesita dejar de lado la culpa. La culpa no beneficia a nadie. Cuando estés trabajando, mantente enfocado, cuando estás en tu hogar, dedícale toda tu atención. Hacer lo mejor en cada lugar te mantendrá sano y te hará que te sientas bien sobre lo que produces”.

Samantha Ettus, experta en balance entre el trabajo y la vida.

7. Deja de mirar tu celular todo el tiempo. Agenda momentos específicos para revisar tu email y redes sociales.

TLC / Via realitytvgifs.tumblr.com

“La gente sería más feliz (y estaría menos estresada) si usaran menos sus celulares. Un estudio hecho por estudiantes de la universidad estatal de Kent descubrió que las personas que revisan sus teléfonos frecuentemente tienden a experimentar niveles más altos de incomodidad durante su tiempo libre (¡Cuando deberían relajarse!).

En lugar de obligarnos a revisar menos la pantalla, podemos configurar nuestros dispositivos y nuestro horario laboral para no distraernos tanto. El objetivo es revisar emails, redes sociales y mensajes solo un par de veces al día, y de forma intencional, no compulsiva. Así, nuestros dispositivos vuelven a ser herramientas que usamos en forma estratégica, en lugar de máquinas tragamonedas que demandan nuestra atención y energía todo el tiempo”.

—Christine Carter, médica clínica y experta en felicidad en el centro científico Greater Good de la universidad de Berkeley, y autora de The Sweet Spot: How to Find Your Groove at Home and Work (El punto dulce: cómo encontrar tu ritmo en el trabajo y en el hogar).

8. Prioriza tus amistades.

instagram.com

“La gente piensa que cuando las responsabilidades en el trabajo, el estudio o la familia se vuelven pesarosas, pasar tiempo con amigos se convierte en un lujo que debe cortarse. A menudo es la primera actividad que se interrumpe, aunque algunos sigan asistiendo al gimnasio o vean toda una temporada nueva de una serie en Netflix. La realidad es que pasar tiempo con tus amigos tiene tremendos beneficios para tu salud mental, y estabiliza tu estrés. Es un gran mecanismo para enfrentar la vida, y es una necesidad para tu salud que no debería evitarse cuando las cosas se ponen duras. Al contrario, en momentos como esos lo necesitas más que nunca”.

Andrea Bonior, psicóloga clínica.

9. Tómate el tiempo para planear placeres a corto plazo y objetivos a largo plazo; participa activamente en hacer de tu vida lo que quieres que sea.

davidd / Creative Commons / Via Flickr: puuikibeach

“Mucha gente corre de un lado a otro sin dedicarle unos minutos por semana a la reflexión y a la estrategia. El algún momento, todos consideramos inscribirnos a una organización de caridad, pero luego lo olvidamos. O queremos cambiar de trabajo, procrastinamos y terminamos pasando un segundo año en un trabajo que planeábamos abandonar al poco tiempo.

Greg McKeown escribe en su libro Essentialism (Esencialismo): ‘Si no elegimos deliberadamente dónde enfocar nuestro tiempo y energía, otras personas (jefes, colegas, clientes, hasta nuestra familia) elegirán por nosotros, y al poco tiempo perderemos de vista lo que realmente nos importa’.

Jennifer Taitz, psicóloga clínica.

10. Tratate de forma compasiva y con mucho amor.

instagram.com

“La gente cree que cuidarse a uno mismo es egoísta, de modo que evitan hacer cosas que suelen ser necesarias. Amarse a uno mismo, cuidarse a uno mismo, e intentar llenarse a uno mismo. El énfasis en uno mismo es porque la felicidad comienza desde adentro. Para amarse a uno mismo, se necesitan eliminar los pensamientos negativos y aceptarse tal cual uno es, con defectos y todo.

Cuidarse a uno mismo implica poner límites y tomarse el tiempo para recargar tu energía. Llenarse a uno mismo tiene que ver con vivir según los valores propios, y tener relaciones auténticas”.

Rachel DeAlto, experta en relaciones y comunicaciones.

11. No olvides que tu estado físico también afecta tu salud mental.

instagram.com

“Aquí hay algunas cosas que puedes hacer para crear un hábito de felicidad:

—Respeta tu ritmo circadiano: levántate al amanecer y vete a dormir pocas horas luego del anochecer. No solo necesitamos de siete a nueve horas de sueño para ser felices, sino que nuestro cerebro funciona mejor cuando está alineado con el ritmo del sol.

—Incorpora el juego en tu vida: puedes ejercitarte, hacer algo que te haga reír, como una clase de baile, saltar en el trampolín o practicar un deporte de grupo.

—Medita. Puede ser tan simple como la aplicación Headspace."

Jennifer Jones, médica clínica y psicóloga.

12. A lo largo del día, respira hondo y recuérdate que todo está bien. Con el tiempo, tu cerebro integrará la información.

HBO / Via carolinesalvatore.tumblr.com

“Puede que tus cuentas se acumulen y no tengas idea de cómo pagarlas. Puede que tu madre sufra de Alzheimer, y lidiar con eso te agote. Puede que estés comenzando a preguntarte si realmente existe una persona para tí. SIN EMBARGO en este momento, tu corazón late, estás respirando, tienes el estómago lleno y un techo sobre tu cabeza. Por debajo de toda circunstancia, deseo y carencia, estás bien.

Mientras cocinas, estás de compras, conduces al trabajo o lees emails, hazte presente en el momento y recuerdale a tu cerebro que ‘Ahora mismo estoy bien’.

Al repetir esto durante un tiempo, aprender a vivir el presente y calmar tu cuerpo y mente cambiará las conexiones neuronales en tu cerebro (un término denominado neuroplasticidad) de modo que se convierta en una norma para tí”.

—Debbie Hampton, fundadora de The Best Brain Possible (El mejor cerebro posible) y autor deBeat Depression and Anxiety By Changing Your Brain (Supera la depresión y la ansiedad cambiando tu cerebro).

13. Realiza un esfuerzo consciente para cuidar tu salud mental, al igual que cuidarías tu salud física.

instagram.com

“Mucha gente no pone su salud mental como una prioridad. Se la deja de lado por considerarla ‘demasiado difícil’ o porque ‘lleva demasiado tiempo’. Sin embargo, al igual que la salud física, la salud mental no debería relegarse ya que, sin ella, no nos queda nada.

Si tuviera que sintetizar las claves para la felicidad y una buena salud mental, diría que se basan en mantener buenas relaciones y conexiones sociales, estar en buen estado físico y bienestar, vivir la vida con objetivos y significado, amarse a uno mismo y a los demás, y tener un sentimiento de esperanza y optimismo por el futuro”.

Timothy Sharp, psicólogo clínico y autor de 100 Ways To Happiness: A Guide for Busy People (100 caminos para la felicidad: guía para gente muy ocupada)..

Patrocinado

Every. Tasty. Video. EVER. The new Tasty app is here!

Dismiss