back to top

Los disfraces Disney de esta niña de 7 años harán que tu niño interior se muera de envidia

Cosplay en todo su esplendor.

publicado

Esta es Layla, una niña canadiense de 7 años con una colección de disfraces que haría que cualquier adulto se muriera de envidia.

Camillia Courts / Via Facebook: camilliacourtsphoto

Y gracias a su madre, la fotógrafa Camillia Courts, tiene un montón de fotos que lo demuestran.

Camillia Courts / Via Facebook: camilliacourtsphoto

Las dos empezaron empezaron a hacer estas fotos absurdamente guays con disfraces de Disney en 2014, cuando se hicieron con un disfraz de Elsa en una tienda de Disneyland

Courts quería hacerle una foto llevando el disfraz «mientras todavía estuviera en perfectas condiciones» para publicarla en Facebook.
Camillia Courts / Via Facebook: camilliacourtsphoto

Courts quería hacerle una foto llevando el disfraz «mientras todavía estuviera en perfectas condiciones» para publicarla en Facebook.

Esa foto (aquí abajo) tuvo tan buena recepción entre amigos y familia que Courts creó una cuenta de Instagram para documentar a Layla vistiendo los 25 disfraces que han comprado desde entonces.

Camillia Courts / Via Facebook: camilliacourtsphoto

Courts ha explicado a BuzzFeed que «no quiere ni pensar» cuánto dinero ha invertido en disfraces y maquillaje pero se ha ido concienciando poco a poco sobre el presupuesto: ahora reutiliza vestidos antiguos para confeccionar ella misma la mayoría de los disfraces.

Ha encargado algunos disfraces a costureras de su zona.
Camillia Courts / Via Facebook: camilliacourtsphoto

Ha encargado algunos disfraces a costureras de su zona.

Independientemente del dinero, la madre siente que el proyecto no tiene precio, porque ha conseguido que su «muy tímida» hija saliera de su cascarón.

«No le gusta ser el centro de atención, pero se ilumina cuando se disfraza», señaló Courts. «Se vuelve más locuaz, experimenta una explosión de ideas, da piruetas y disfruta de disfrazarse. En el fondo, le gusta la atención que recibe de sus compañeros de clase. Se divierte y esa es la razón por la que seguimos con el proyecto».
Camillia Courts / Via Facebook: camilliacourtsphoto

«No le gusta ser el centro de atención, pero se ilumina cuando se disfraza», señaló Courts. «Se vuelve más locuaz, experimenta una explosión de ideas, da piruetas y disfruta de disfrazarse. En el fondo, le gusta la atención que recibe de sus compañeros de clase. Se divierte y esa es la razón por la que seguimos con el proyecto».

No solo eso, si no que además ha reforzado su vínculo madre-hija. Courts involucra a su hija en todos los pasos e incluso ella misma participa a veces en las sesiones fotográficas. Los resultados son increíbles.

«¡Ha sido una forma maravillosa de pasar momentos únicos y fantásticos juntas!» dijo Camillia. «Me encanta cuando se le ocurre una idea, planificamos la sesión y hacemos los disfraces juntas. Pero si ella quisiera dejarlo mañana, se acabaría».
Camillia Courts / Via Facebook: camilliacourtsphoto

«¡Ha sido una forma maravillosa de pasar momentos únicos y fantásticos juntas!» dijo Camillia. «Me encanta cuando se le ocurre una idea, planificamos la sesión y hacemos los disfraces juntas. Pero si ella quisiera dejarlo mañana, se acabaría».

«Todo el proyecto gira en torno a divertirse y crear recuerdos», añadió. «Espero que un día eche la vista atrás y lo recuerde con tanto cariño como yo».

Camillia Courts / Via Facebook: camilliacourtsphoto

Este artículo ha sido traducido del inglés.