back to top

Aquí encontrarás el mejor chocolate con churros de Buenos Aires

Como detenida en el tiempo, La Giralda te espera con delicias preparadas especialmente.

publicado

Desde 1951 el mejor chocolate con churros.

En 1930 un andaluz, Francisco Garrido, evocó la torre de la catedral de Sevilla al momento de nombrar su sencilla lechería, y la llamó igual que esa: La Giralda. Pasaron los años, la calle Corrientes, arteria principal del ambiente porteño y protagonista de muchos tangos, vio cómo su nuevo dueño, Antonio Nodrid, en 1951 la compraba y mantenía el nombre.
Facebook: juevesproducciones

En 1930 un andaluz, Francisco Garrido, evocó la torre de la catedral de Sevilla al momento de nombrar su sencilla lechería, y la llamó igual que esa: La Giralda. Pasaron los años, la calle Corrientes, arteria principal del ambiente porteño y protagonista de muchos tangos, vio cómo su nuevo dueño, Antonio Nodrid, en 1951 la compraba y mantenía el nombre.

Buenos Aires bautizaba a la Avenida Corrientes como la calle que no duerme. Teatros, restaurantes, pizzerías y cines hacían que ‘La Giralda’ estuviera abierta las 24 horas del día. Y así fue por varios años. Hoy podemos visitarla, según sus trabajadores "desde las 8 y algo hasta que se vaya el último cliente, a las 23 en la semana y cerca de las 2 los fines de semana", dicen con el acento porteño que late en todo el lugar.
Facebook: juevesproducciones

Buenos Aires bautizaba a la Avenida Corrientes como la calle que no duerme. Teatros, restaurantes, pizzerías y cines hacían que ‘La Giralda’ estuviera abierta las 24 horas del día.

Y así fue por varios años. Hoy podemos visitarla, según sus trabajadores "desde las 8 y algo hasta que se vaya el último cliente, a las 23 en la semana y cerca de las 2 los fines de semana", dicen con el acento porteño que late en todo el lugar.

Las mesas de mármol de carrara, el biselado de los espejos, las sillas, todo es original, de la apertura. Los azulejos blancos, cómo corresponde a una lechería, y los carteles de época nos invitan a un espacio detenido no en el pasado sino en el “siempre”. Ahora sí, no pidan la fanpage de La Giralda porque no tiene.El enigma: las servilletas que no secan. Se las puede encontrar en varios locales gastronómicos porteños.
Facebook: juevesproducciones

Las mesas de mármol de carrara, el biselado de los espejos, las sillas, todo es original, de la apertura. Los azulejos blancos, cómo corresponde a una lechería, y los carteles de época nos invitan a un espacio detenido no en el pasado sino en el “siempre”. Ahora sí, no pidan la fanpage de La Giralda porque no tiene.

El enigma: las servilletas que no secan. Se las puede encontrar en varios locales gastronómicos porteños.

Atención: no es lo mismo chocolatada, chocolate y submarino.

El chocolate, no es chocolatada.

En 'La Giralda' nos explican que la chocolatada es polvo de cacao con leche, en cambio, el chocolate lleva otro procedimiento. Se pone la leche al fuego y se le va vertiendo el chocolate amargo, se lo revuelve evitando en todo momento que hierva. La preparación se va creando y llega a nuestra mesa en jarritos de metal. ¡A disfrutar!
Facebook: juevesproducciones

En 'La Giralda' nos explican que la chocolatada es polvo de cacao con leche, en cambio, el chocolate lleva otro procedimiento. Se pone la leche al fuego y se le va vertiendo el chocolate amargo, se lo revuelve evitando en todo momento que hierva. La preparación se va creando y llega a nuestra mesa en jarritos de metal. ¡A disfrutar!

A disfrutar un submarino.

La típica taza de submarino tiene su vaso de vidrio y su agarradera de metal. Adentro sumergida en la leche la barra de chocolate amargo nos espera para que enérgicamente revolvamos. Tomar un submarino, sentir los chips de chocolate en la boca, volver a revolver para que suban los sedimentos del tesoro negro. Una delicia que nos espera en este otoño/invierno que se acerca a Buenos Aires.
Facebook: juevesproducciones

La típica taza de submarino tiene su vaso de vidrio y su agarradera de metal. Adentro sumergida en la leche la barra de chocolate amargo nos espera para que enérgicamente revolvamos.

Tomar un submarino, sentir los chips de chocolate en la boca, volver a revolver para que suban los sedimentos del tesoro negro. Una delicia que nos espera en este otoño/invierno que se acerca a Buenos Aires.

Hace años que los carteles ven pasar a estudiantes, amigos, parejas, comienzos, rupturas y todos los que decidan estarse un rato disfrutando las delicias y el ambiente.Porque si algo se siente acá adentro, es la costumbre tan porteña de "resolver el mundo en una mesa de café", pero en este caso no es "un café", esto es La Giralda.
Facebook: juevesproducciones

Hace años que los carteles ven pasar a estudiantes, amigos, parejas, comienzos, rupturas y todos los que decidan estarse un rato disfrutando las delicias y el ambiente.

Porque si algo se siente acá adentro, es la costumbre tan porteña de "resolver el mundo en una mesa de café", pero en este caso no es "un café", esto es La Giralda.

La estrella del lugar: los churros.

Comunes, bañados en chocolate, rellenos con dulce de leche, todos son deliciosos.Fabricados cada día por La Estrella de Galicia están esperandote acá para compartir con un chocolate y/o submarino.
Facebook: media

Comunes, bañados en chocolate, rellenos con dulce de leche, todos son deliciosos.

Fabricados cada día por La Estrella de Galicia están esperandote acá para compartir con un chocolate y/o submarino.

Una masa de agua y harina sale que luego se fríe, se rellena, se baña o sino simplemente se come así. Con azúcar o sin azúcar. Como gusten.
Facebook: media

Una masa de agua y harina sale que luego se fríe, se rellena, se baña o sino simplemente se come así. Con azúcar o sin azúcar. Como gusten.

La calle Corrientes.

Sin llamar mucho la atención ahí está La Giralda.
Facebook: juevesproducciones

Sin llamar mucho la atención ahí está La Giralda.

A diferencia de los tantos bares de la ciudad, este solamente tiene una ventana para mirar la Avenida principal y su gente que viene y que va. Las caras siempre indican lo mismo: "qué ganas de parar y comerme un rico churro con chocolate".
Facebook: juevesproducciones

A diferencia de los tantos bares de la ciudad, este solamente tiene una ventana para mirar la Avenida principal y su gente que viene y que va. Las caras siempre indican lo mismo: "qué ganas de parar y comerme un rico churro con chocolate".

Parte del circuito de "Cafés Notables" en La Giralda siempre hay guiños a las costumbres argentinas. Todos los sentidos convergen en las paredes, en los recuerdos, en detalles que hacen de este espacio un museo sentimental con gusto a tango.
Facebook: juevesproducciones

Parte del circuito de "Cafés Notables" en La Giralda siempre hay guiños a las costumbres argentinas. Todos los sentidos convergen en las paredes, en los recuerdos, en detalles que hacen de este espacio un museo sentimental con gusto a tango.

Vitrina de mini-botellitas que toda infancia 70-80osa supo conocer.
Facebook: juevesproducciones

Vitrina de mini-botellitas que toda infancia 70-80osa supo conocer.

La Giralda está ubicada en Av. Corrientes 1453 y con su horario de "llegamos" y "nos fuimos" es una de las experiencias más deliciosas que tenés que cumplir. Desde la puerta podrás ver el obelisco y luego de una delicioso desayuno, merienda o antojo salir a recorrer el centro.
Facebook: juevesproducciones

La Giralda está ubicada en Av. Corrientes 1453 y con su horario de "llegamos" y "nos fuimos" es una de las experiencias más deliciosas que tenés que cumplir. Desde la puerta podrás ver el obelisco y luego de una delicioso desayuno, merienda o antojo salir a recorrer el centro.

Y aunque la carta tenga variedad de bebidas y sanguches y otras masas, cuesta no caer en chocolate y churros.
Facebook: juevesproducciones

Y aunque la carta tenga variedad de bebidas y sanguches y otras masas, cuesta no caer en chocolate y churros.

Si estás por Buenos Aires, no dejes de visitar 'La Giralda'

No es solo la propuesta gastronómica deliciosa, sino que es una fusión entre el espiritú de una ciudad y sus sabores, sus texturas, sus recuerdos... acá está todo eso.En los mozos con su uniforme clásico, en las delicias que conocemos desde pequeños, en la Calle Corrientes que nos espera al salir.Porque La Giralda, es Buenos Aires.
Facebook: juevesproducciones

No es solo la propuesta gastronómica deliciosa, sino que es una fusión entre el espiritú de una ciudad y sus sabores, sus texturas, sus recuerdos... acá está todo eso.

En los mozos con su uniforme clásico, en las delicias que conocemos desde pequeños, en la Calle Corrientes que nos espera al salir.

Porque La Giralda, es Buenos Aires.