back to top

Me vestí de forma que me sobresaliera la panza durante una semana y fue aterrador

No importa que talla seas: tener la panza a la vista está prohibido... así que decidí HACER JUSTAMENTE ESO.

publicado

Hola, me llamo Kristin. Quiero hablarles sobre algo que estresa a muchas personas: cuando se nota la panza (los rollitos sobresalen a través de la ropa).

Si bien se ha vuelto socialmente aceptable tener depósitos de grasas en el trasero o los pechos, es (casi) una regla implícita que debes hacer todo lo posible para esconder la grasa del abdomen.

Stephanie McNeal/BuzzFeed

"Una madre dice que un empleado de ventas le dijo a su hija de 13 años que era gorda y necesitaba Spanx".

Y las compañías saben que esto les preocupa a las mujeres de todas las tallas: es la razón por la que Spanx es una compañía valuada en miles de millones de dólares.

Publicidad

Entonces, ¿qué pasaría si me propusiera el desafío de a armar conjuntos divertidos PARA SIETE DÍAS en los que se me vea la panza?

Vea este vídeo en Youtube

youtube.com

Muchas mujeres (con ciertamente más carne a la moda) ya lo han hecho, así que ¿por qué yo no?

¿Compraría muchas cosas que nunca volvería a vestir? ¿Las personas dejarían de tomarme en serio? ¿Dejaría de decirle que no a la ropa porque va en contra de las reglas que se vea la panza? ¿Las personas se enojarían en los comentarios (lol, probablemente)? ¡VEREMOS!

Primero, compré muchas faldas y vestidos que supuse serían mis compañeros de una sola noche y nada más.

Kristin Chirico/BuzzFeed

Cuando se trata de ropa, voto por las faldas con corte "A". Todo lo demás (faldas ajustadas, vestidos ajustados y pantalones), lo evito, cual cubículo de baño tapado con papel higiénico. Ey, esas son las reglas, y dejar esa mentalidad no es fácil. Me pregunto al pasar si voy a terminar en detención por esto.

Día 1: sobrestimé mucho lo visible que sería mi panza con este vestido.

Kristin Chirico/BuzzFeed

Cuando compré este vestido, pensé, "AH SÍ, rayas horizontales + vestido recto = TERRIBLE COMBINACIÓN". Esto que tenemos aquí es una porquería que hará que me vea toda abultada de frente.

Sin embargo, cuando traté de fotografiar este conjunto, se me hizo difícil hacer sobresalir mi panza de forma prominente : esto fue lo mejor que pude hacer.

Por último, terminé teniendo que amarrar el vestido con una cinta para el pelo, para que realmente me sobresaliera la panza.

Instagram: @itskristinchirico

De verdad odio cuando las personas pueden verme el ombligo; es como si revelara mi tercer ojo. Así que si me preguntaras cuánto miedo tenía en una escala de uno a hacer caca en el trabajo, éste sería un 4. Aún así, tuve la agradable sorpresa de saber que si volviera a usar el vestido sin la cinta para el pelo atada en la espalda, ¡sería algo con lo que me sentiría bien!

Día 2: me preparé para torturarme de verdad, pero terminé pasándola bien porque la vida es un paseo disparatado.

Instagram: @itskristinchirico

Antes de esto, nunca hubiera comprado una falda de este estilo. Nunca siquiera habría mirado una falda como ésta por más de tres segundos antes de empezar a reírme y salir de la tienda, quizás de la ciudad.

¡SÍ! Pensé cuando me ponía esta falda. ¡SÍ! ¡ESTO ES LO PEOR! Pero después me tomé miles de fotos usándola y me cuesta elegir mi favorita. Es una falda con la que, de adolescente, hubiera tenido que usar una faja, pero en todo caso, estaba más contenta porque la sección de mi abdomen no sufría el abrazo de la muerte de un cruel par de pantalones cortos.

Publicidad

Día 3: me confié demasiado y me puse un vestido ajustado.

Instagram: @itskristinchirico

Me doy cuenta de que los vestidos ajustados son medias criticonas traídas del planeta "Sé lo que hiciste la pizza pasada". También sé que prometí ignorar este hecho por el bien de Internet, así que aquí estamos.

De cualquier forma, me dio miedito, así que hice trampa y me até una camisa porque estamos en el 2016 y sé que los trucos que se usaban en la primaria están de moda otra vez.

Sin embargo, me olvidé de que mi cuerpo es una especie de ilusión óptica extraña, así que volví atrás y tomé otras fotos de perfil para se vea bien que no estoy haciendo trampa:

"Síííííííí", le digo a una amiga después de mirar estas fotos. "Bueeeno. No voy a volver a usar este vestido". Me miró con una especie de tristeza y contesta: "quizás sea porque soy más alta que tú, pero este vestido no me parece tan malo como a ti".

Tiene un buen punto. Uno mira fotos como éstas y piensa, "Puaj, nena, no, perdóname pero no, no deberías ponerte eso". Pero ¿por qué piensas así? ¿Y tus razones para pensar así tienen algo que ver con quién soy y el trabajo que hago y la persona que soy como amiga y pareja?

No digo que estos prejuicios no existan en el mundo ni que puedo sacudirlos como si nada, pero por lo menos puedo reconocer tranquilamente que, dejando al mundo en el que vivimos de lado, nuestra preocupación de que algo no quede "lindo" es una razón muy estúpida para no usarlo.

Día 4: me puse una falda-pantalón y me di cuenta de lo mucho que me entrené a mí misma para salir lo mejor posible en las fotos:

Instagram: @itskristinchirico

Cuando estábamos tratando de tomar esta foto, no podía, por mi vida, posar para que se me viera la panza. Probamos muchas cosas: otra luz, otras poses. ¡EQUIPO FALDA-PANTALÓN BLANCO!

Entonces, me di cuenta de que cada vez que me tomaban una foto, reaccionaban metiendo la panza para adentro y parándome derecha, como un reflejo, inconscientemente, tratando de editarme sin parar.

Y fue muy, muy difícil dejar de hacerlo.

Día 5: me puse pantalones, mis más odiados enemigos.

Instagram: @itskristinchirico

Terminé teniendo que volver a la tienda a comprarme pantalones, así que decidí continuar el experimento en la oficina de BuzzFeed en Nueva York. Lo que es genial, porque está llena de humanos que no conozco y, por lo tanto, sólo tendré una cantidad limitada de oportunidades para fijar mi imagen en su memoria.

Y mientras que odio los pantalones, realmente tengo que sacar panza para que sobresalga en esta foto. Así que sí, sin duda está allí, pero probablemente no en el grado inconmensurable que me imagino.

Publicidad

También hice una presentación frente a algunos humanos de BuzzFeed, para asegurarme de que mi panza realmente estuviera a la altura de la vista.

Kristin Chirico/BuzzFeed

¿Ya dije que estos pantalones son súper cómodos? Entiendo que esto me convierte en una traidora ante los Caballeros que Se Oponen Contra Pantalones, pero qué importa, lo superarán.

Además, una de las 478.563 personas del trabajo que me gustan me dijo, sin que nadie sugiriera nada, que estaba linda, pero qué importa, miénteme, puedo con eso. (Y sí, ya sé que sólo hay 1.300 empleados en BuzzFeed. ES QUE TENGO APROXIMADAMENTE 368 FLECHAZOS POR CADA UNO.)

Día 6: no tenía idea de cómo combinar estos pantalones de motociclista, así que me puse una camisa de jirafas.

Instagram: @itskristinchirico

Repito, nunca jamás me hubiera comprado estos pantalones y estaba segura de que se iban directo a la cárcel del ropero apenas terminara todo esto. Y si bien al principio me sentí un poco como un zoológico muy abultado, estoy aceptando la forma divertida en que mi cuerpo llena estos pantalones. Salir de la rutina de tu estilo de ropa es como dar vuelta el colchón: son dos cosas que realmente debes hacer.

Día 7: quizás me pasé un poco con mis pantalones ajustados.

Instagram: @itskristinchirico

Quería ponerme algo ~atlético~ en mi último día. Así que decidí ponerme unos pantalones deportivos que ya había usado en otra publicación y que habían sido criticados por muchas otras personas.

Continuando con la temática del zoológico de ayer, estos me hicieron bastante camello en la entrepierna. Pero cuando publiqué esto en Instagram, las personas más que nada querían saber dónde había comprado los pantalones. De hecho, "¿Ey, dónde compraste esa [prenda de vestir]?" fue un tema MUY común toda esta semana entre mis interacciones sociales, y al poco tiempo, muchos de estos conjuntos pasaron a mi rotación de ropa regular.

Entonces, al final de la semana, ¿qué terminé aprendiendo?

1. Estaba equivocada sobre que no volvería a usar estas cosas: algunas prendas ahora forman parte de mis conjuntos de todos los días.

2. No tiene sentido dejar de probar una tendencia de moda que te guste sólo porque te preocupa la panza: hay una posibilidad más que factible de que te sientas más cómoda con esa ropa de lo que crees.

3. Vestirse de forma de que no se te vean los rollitos es una regla porque permites que sea una regla. Nada nuevo es aceptable al principio, pero cuantas más personas lo vean, más se dan cuenta de que no importa y no las afecta. Las personas también se quejaban de los talones a la vista.

4. La vida es corta. Ponte la mierda que quieras. Ama a las persones que hagan lo mismo y cree en lo cumplidos que te hagan las personas en el trabajo.

Every. Tasty. Video. EVER. The new Tasty app is here!

Dismiss