back to top

21 Confesiones brutalmente honestas de una partera

Realmente lo hemos visto todo.

publicado

1. Nos enojamos cuando la gente piensa que todo lo que hacemos es sostener la mano de una mujer durante la labor de parto.

youtube.com

Obviamente sí les damos apoyo emocional, pero tenemos grados y habilidades médicas. Ponemos gota a gota intravenosos, ponemos epidurales e infusiones de insulina, sacamos sangre y cosemos la piel en los lugares más íntimos que te podrías imaginar.

2. Nunca te dejas de maravillar.

imgur.com

Ser la primera persona en tocar y sostener a una nueva vida es asombroso. No importa cuán largo, sucio, estresante o cansado haya sido nuestro día, traer bebés al mundo nunca pierde el factor sorpresa. Contribuir a la llegada de un niño al mundo es un sentimiento realmente mágico.

3. Ver a los padres "nacer" también es asombroso.

instagram.com

Ser testigo de la transformación de un hombre o una mujer en un padre es realmente trascendental. Ves como su lenguaje corporal cambia completamente y se suaviza. Y en un instante, la escena cambia de una dramática a una de completa paz y alegría. Es fantástico.

4. Y vivimos por "la mirada".

BBC

Así es, la mirada de asombro en el rostro de una mujer cuando ve a su bebé por primera vez. Es lo que hace que absolutamente todo valga la pena y es por eso por lo que nuestros trabajos no hacen que no queramos tener nuestros propios bebés. Sabemos sobre la absoluta alegría y el amor inmediato que una mujer siente cuando sostiene por primera vez a su bebé y queremos experimentar eso.

5. El sentimiento de responsabilidad es enorme y aterrador.

Flickr: usarmyafrica / Creative Commons

Y eso es especialmente cierto cuando calificas por primera vez. Darte cuenta de que tienes una vida en tus manos, salud y bienestar de más de una persona es intimidante y todo el entrenamiento del mundo no te puede quitar por completo ese sentimiento.

6. Pensamos que todos los bebés son lindos.

imgur.com

Cuando tú dices "¿no es hermoso/hermosa?" y decimos sí, lo decimos en serio. No existe algo como un bebé con apariencia graciosa para nuestros ojos. Sabemos que vienen en todas las formas y tamaños y hemos visto cada forma y tamaño que existe.

7. Y les hacemos mimos cada vez que podemos.

BBC

A menudo no tenemos tiempo, claro está, pero cuando una nueva mamá te ofrece a su bebé para un poco de cariñitos, ¿quién se puede resistir? También, una de nuestras partes favoritas del trabajo es el olor único a "bebé nuevo". Deberían hacerlo un aromatizante para autos.

8. Las mujeres están muy aterrorizadas de hacerse popó durante el parto.

Channel 4

No podemos enfatizar esto lo suficiente: realmente no nos importa, estamos acostumbradas a eso, además es sólo un hecho de la vida. Pero algunas mujeres se preocupan y se enfocan tanto en ello hasta el punto en el que no pujan efectivamente, lo que puede hacer que el parto dure más. En pocas palabras, por favor, sólo hagan popó.

9. Algunas parejas puedes ser unos completos imbéciles.

imgur.com

Se toman selfies, caminan por ahí, tienen mal humor y, por supuesto, juegan Pokémon Go (aunque este chico está bien, ya que su esposa lo encontró gracioso). A veces quieres decirle a la mujer en labor que probablemente estaría mejor siendo madre soltera, pero, por supuesto, no lo haces. En vez de eso, sólo le dices a su pareja que está mal.

10. Nos gritan todo el tiempo y a menudo nos amenzan.

Bsip / Getty Images

Las mamás en labor de parto dicen groserías, gritan, nos llaman constantemente y hacen un montón de peticiones, pero todo es lo suficientemente justo. Lo peor es cuando las mujeres y sus parejas se vuelven agresivos físicamente, lo que ocurre más seguido de lo que creen.

11. Desarrollas relaciones intensas y profundas con la gente en muy poco tiempo.

Channel 4

Ves a la gente en su peor momento, pero también en el mejor. A pesar de que tenemos que apurarnos y tenemos que dividir nuestro tiempo entre docenas de mujeres, siempre nos sentimos privilegiadas de ser parte de un día tan importante en sus vidas.

12. Los nacimientos prematuros son extra desafiantes.

imgur.com

Usualmente tenemos que pasar mucho tiempo calmando a estas mamás preocupadas. Los resultados de los bebés prematuros a menudo son buenos y estar estresada no te ayudará a hacerle frente al parto. Tratamos de mantener las cosas tan positivas como sea posible.

13. Estamos más ocupadas en otoño.

imgur.com

Los excesos de Navidad y Año Nuevo llevan a un gran aumento en la tasa de nacimientos alrededor de septiembre y terminamos trabajando mucho. Así que si aún no quieres un bultito de alegría, no te olvides de tomar precauciones en esas festividades.

14. A veces tenemos que llevarnos a los bebés cuando nacen.

Flickr: salimfadhley / Creative Commons

Desafortunadamente, no todo mundo es apto para ser padre y a veces las mujeres están sometidas a una orden de remoción de un trabajador social, lo que significa que puedes ser responsable de separar a una familia. También, algunos bebés nacen siendo adictos a la heroína o a otras drogas y experimentan síndrome de abstinencia, lo que a veces es muy duro de ver.

15. Nuestros turnos son largos y rara vez terminamos a tiempo.

instagram.com

Tenemos turnos de 9 a 12 horas en rotación cambiante, lo que significa que no podemos tener garantizado tener un día libre en ocasiones especiales. Además, regularmente trabajamos después de que se terminan nuestros turnos para completar el extenso papeleo: evaluación de riesgos, formularios de necesidades especiales, planes de cuidado, formularios de catéteres, formularios de cánulas... se siente interminable.

16. Prácticamente no tenemos descansos.

Channel 4

Por lo general no tenemos tiempo de almorzar o no tomamos más de una bebida en 14 horas. Nunca nos sentamos durante más de cinco minutos y eso sólo pasa si tenemos mucha suerte. Básicamente, siempre estamos cansadas, con dolor de pies y hambrientas.

17. Tenemos que lidiar con la amenaza constante de perder nuestra licencia o ser demandadas.

Channel 4

Las cosas a veces salen mal durante el parto, especialmente ya que estamos lidiando con una población cada vez menos saludable. La licencia de partera está en nuestras manos y, en situaciones desafiantes, algunos días sientes que tendrás que despedirte de ella.

18. El embarazo no siempre tiene un final feliz.

miracleinprogress.co.uk

Si un bebé nace muerto, siempre es una tragedia. Siempre tenemos que tener especial cuidado con estos hermosos bebés, limpiarlos y vestirlos, tomar fotografías de los padres con sus bebés, escribir una etiqueta con el nombre y crear pequeñas impresiones de manos y pies que puedan atesorar por siempre. Estas cosas ayudan a hacer una situación terrible un poco más soportable.

19. Lloramos mucho.

imgur.com

A veces son lágrimas de alegría, a veces son lágrimas de cansancio, a veces son lágrimas de preocupación, tristeza y frustración. Pero nadie dijo que ser partera era fácil, pero la mayoría de nosotras no esperaba que fuera tan difícil.

20. A menudo nos queda muy poco para dar.

Lifetime / Channel 4

Es muy emocionalmente agotador darle apoyo a las madres en labor de parto y si estás en un turno largo, a menudo estás demasiado cansada para tener mucha energía de reserva al final. Ocasionalmente sientes que sólo puedes dar el apoyo básico, lo que no se siente genial.

21. Pero no podemos dejar de regresar día tras día.

Bsip / Getty Images

Mentiríamos si dijéramos que no pensamos a veces en renunciar, especialmente después de un turno realmente difícil, pero la mayoría de nosotras no dejaría la vida de partera. Extrañaríamos "esa mirada" demasiado. Sin mencionar todos los mimos.

Esta publicación fue compilada con ayuda de una partera del hospital NHS. También nos quitamos el sombrero ante studentmidwife.net.

Every. Tasty. Video. EVER. The new Tasty app is here!

Dismiss