back to top

13 animales completamente misándricos

¿Por qué estos animales radicales feministas odian tanto a los machos?

publicado

1. El dragón de Komodo:

Raul654 / Via commons.wikimedia.org

Los dragones de Komodo hembra odian tanto a los machos que descubrieron cómo reproducirse sin ellos. Los científicos recientemente descubrieron que los dragones de Komodo son la especie de lagartos vivientes más grande y son una de las 70 especies de vertebrados capaces de realizar la partenogénesis o reproducción asexual. Una dama-lagarto, Flora, del zoológico Chester en Londres, produjo 11 huevos viables, a pesar de que nunca copuló con un caballero Komodo. Que ésto sirva como una advertencia para los Komodos macho en todas partes: Flora y su especie los consideran obsoletos.

2. Los bonobos:

Thinkstock

Las bonobos son básicamente sólo unas calientes, lesbianas vegetarianas. Ellas viven en grupos matriarcales de hasta 100 bonobos, con una dama-bonobo tomando las decisiones. Las hembras bonobos jóvenes (o bono-hos) se integran a nuevos grupos seduciendo a las hembras de alto rango con una combinación de favores sexuales y de aseo. Los bonobos macho son más grandes y fuertes, sin embargo las hembras los controlan para reprimirlos con sus políticas feministas radicales.

3. Las ballenas francas australes:

Michaël Catanzariti / Via commons.wikimedia.org

Las ballenas francas australes femeninas no tienen consideración por los sentimientos masculinos. Ellas se aparean hasta con 6 machos a la vez y de lo único que se preocupan es de cuál de ellos tiene el pene más grande. Ni siquiera les importa quién es el padre de la cría. Después de su retorcida orgía entre ballenas, ellas simplemente se van nadando en el mar abierto, con un rastro de corazones de ballenas rotos detrás de ellas y una barriga llena de espermas de ballena.

4. La viuda negra:

Paul Sapiano / Via Getty Images

¡Uf!, la viuda negra es una devoradora de hombres. En serio. Literalmente, ella siempre se está comiendo a las viudas negras macho. Nunca sale con ningún macho durante todo el año, hasta que es momento de aparearse, matarlo y masticarlo. Una clásica viuda negra.

Publicidad

5. El pulpo:

Thinkstock

En una ocasión, la científica llamada Christine Huffard salió a observar pulpos en lo salvaje, y ella vio algo que debería ser una advertencia para todos los machos de todas las especies: un pulpo hembra copuló con un pulpo macho y después lo estranguló con tres de sus tentáculos hasta matarlo. Libro de texto misándrico.

7. Los caballitos de mar:

Thinkstock

Claro, ellos se aparean de por vida con un caballito de mar macho, pero eso es porque esos caballitos de mar machos son totalmente sumisos, ¿ya sabes? Es decir, ella literalmente lo hace embarazarse y después tiene que dar a luz hasta por 12 horas.

Publicidad

9. La arañas saltadoras:

Ian Kirk / Via commons.wikimedia.org

Las arañas saltadoras macho son la prueba de que los chicos buenos terminan de último. Ellos tienen que hacer un gran baile de apareamiento y si a la hembra no le gusta, lo mata. Después se lo come. Después probablemente lee "Jezabel".

10. La mantis religiosa:

video.nationalgeographic.com

La mantis religiosa siempre le arranca la cabeza a su macho. Literalmente, ella se aparea y después le arranca la cabeza de una mordida. A veces, también se come el resto de él. Alimentarse del cuerpo de su antiguo amante le provee del alimento que le ayuda a verse joven. Qué perra.

11. El Haplophryne mollis:

matome.naver.jp

El Haplophryne mollis también es conocido como el "ghostly seadevil", o el ghostly-SHE-devil, según lo que tenemos entendido. Las hembras de esta especie de peces rape de la profundidad del mar son mucho más grandes que los machos. Varios de ellos se prenden al mismo tiempo sobre la hembra y se fusionan a su cuerpo de forma permanente para proporcionarle su esperma. Si los machos no pueden encontrar una hembra poderosamente fuerte para colgarse de ella, mueren. Por lo tanto, los machos son considerados unos "parásitos sexuales".

12. Los pingüinos:

Junko Kimura / Via Getty Images

Cuando es momento de aparearse, los pingüinos macho se arreglan componiéndose las plumas con el pico y tienen que construir un lindo y cómodo nido para su futura familia. Y, ¿qué es lo que los pingüinos hembra hacen? Caminar balanceándose por los alrededores, decidiendo qué comunicación vocal les gusta más, antes de escoger al macho que consideran lo suficientemente bueno para aparearse con él. La hembra del pingüino emperador es la más peligrosa de los pingüinos misándricos. Después de dejar un único huevo, lo abandonan inmediatamente para nadar en los alrededores durante dos meses con sus compañeras, mientras que los amantes que trabajaron muy duro para cortejarlas, se sientan bajo los implacables vientos del Ártico, sin nada para comer y nada que pueda reparar su dignidad.

13. Las abejas de miel:

Thinkstock

No dejes que esta hermosa abeja de miel te engañe. Ella es parte de una colonia super misándrica que únicamente necesita a los machos (condescendientemente conocidos como "zánganos") para aparearse con su reina, un proceso que ocasiona que el pene del macho explote y regularmente lo mata. Si no esta completamente muerto, él será conducido desde la colonia hacia el frió invierno para que no pueda usar nada de su dulce, dulce miel. Nunca salgan con abejas de miel, muchachos. Es, literalmente, suicidio sexual.