back to top

Hemos esperado 40 minutos para comer unas hamburguesas

O sí.

publicado

Si vives en Madrid o si tienes en cualquier red social –sí, hasta LinkedIn– a alguien de Madrid, sabes que han abierto una nueva hamburguesería de la cadena norteamericana Five Guys en Gran Vía que, por lo visto, está que te cagas. Eso sí, es bastante más cara de lo que consideramos normal (es decir, McDonald's o Burger King) y, al menos por ahora, hay que hacer cola. Mucha. Así que nos fuimos a probarlas para ver si merece la pena la espera.

Preparación.

Guillermo: No me gusta nada la idea de esperar justo el día después del cambio de hora, porque llevo con hambre desde mucho antes de lo normal. Preguntamos a una trabajadora en la cola y nos dice que tardaremos "unos veinte minutos" en ser atendidos. Tanto ella como yo sabemos que miente vilmente, pero empezamos a esperar.

Guillermo: Con el hambre me pongo faltón, pero intento canalizar este odio hacia otras personas. Tras 15 minutos al sol todavía ni siquiera hemos entrado al establecimiento en sí, así que me resulta facilísimo enfocar todo este odio en la trabajadora que me dijo que solo tardaríamos 20 minutos.

Beatriz: ODIO HACER COLA ODIO HACER COLA ODIO HACER COLA ODIO HACER COLA ODIO HACER COLA ODIO HACER COLA ODIO HACER COLA ODIO HACER COLA ODIO HACER COLA ODIO HACER COLA ODIO HACER COLA ODIO HACER COLA ODIO HACER COLA ODIO HACER COLA ODIO HACER COLA ODIO HACER COLA ODIO HACER COLA ODIO HACER COLA ODIO HACER COLA ODIO HACER COLA.

Beatriz: ¿Os acordáis cuando la señora del Titanic decía aquello de 'han pasado 84 años'? Empatizo mogollón con ella después de llevar veinticinco minutos de cola a las dos y media de la tarde con el estómago vacío. Vale, a mi no se me hundió el amor de mi vida, PERO SE ME ESTÁ HUNDIENDO EL ALMA.

Dentro del local (el menú).

Beatriz Serrano / BuzzFeed

Guillermo: Decido probar un menú básico: hamburguesa con bacon y queso, patatas normales y agua (prefiero cerveza, pero he visto que son de cristal y no quiero sacar una botella a la calle, donde vamos a tener que comer). En total, 14,75 euros. Esto lo decido mientras seguimos haciendo cola, ya dentro del local. Hay cacahuetes. Me parece bien, pero, no sé, ¿por qué cacahuetes? Así, sin pelar. No me quejo, simplemente no lo entiendo y estoy ya demasiado irascible por el hambre como para este tipo de incertidumbres.

Beatriz: Decido probar el menú más salvaje (hamburguesa con bacon y queso all the way –es decir, con todos los toppings posibles–, patatas cajún y un batido con crema de cacahuete y plátano). ¿Que si me he venido muy arriba? Por supuesto. Sobre todo cuando descubro que las hamburguesas son dobles. El batido cuesta 5,75 y decido que debe estar hecho de aguacate y lingotes de oro, podías echarle un topping de bacon pero pienso que me gustaría vivir más allá de los 37 años. En total, todo me cuesta 18,5 euros.

Guillermo: Una vez pagado, pasas a otra cola. Bea ya se puede beber su batido y yo tengo mi botellita de agua para amenizar la espera. Me deja probarlo. Está rico, pero es denso nivel beber cemento. Más cacahuetes. Y mucho ruido. Me entretengo viendo cómo preparan las hamburguesas. Finalmente salimos pasados 40 minutos.

Beatriz / BuzzFeed

Beatriz: Este batido es una delicia, es como cemento dulce, siento que me está volviendo fuerte. Pronto podré derrotar a Kilgrave.

Esperamos unos 20 minutos más con una música atronadora y mucha gente preparando millones de hamburguesas como si estuviéramos en una película de cine mudo. Finalmente nos dan nuestra comida y nos dirigimos a comer a la Plaza de la Luna (¡no hay sitio dentro!). En total hemos tardado 40 minutos.

Las hamburguesas.

Guillermo del Palacio / BuzzFeed

Guillermo: Es un hecho aceptado –y posiblemente, científicamente probado– que las patatas que mejor saben son las que se quedan dentro de la bolsa. Pues aquí te echan como dos puñados de ellas directamente ahí. O eso, o somos imbéciles y se nos han caído. Pero el caso es que a mí se me conquista con los pequeños detalles y esto se ha hecho un huequecito en mi hambriento corazón.

Guillermo del Palacio / BuzzFeed

La hamburguesa tiene queso por todos lados. Estoy seguro de que esto es marketing. Ves la hamburguesa rebosante y sucia y es completamente distinta a las de comida rápida a las que estás acostumbrado. Es lo típico que un columnista compararía con un polvo sucio, una canción de rock o un whisky con hielo en una barra de bar. Las patatas están buenísimas.

Guillermo del Palacio / BuzzFeed

Beatriz: ¿Sabéis esos niños pequeños que se ponen potrosos cuando tienen hambre o no han dormido siesta? Bien, ese era un poco mi animal espiritual al llegar y sentarme en la Plaza de la Luna. Pruebo las patatas: pican pero me gustan. Veo el quesazo cayéndose por todas partes de la hamburguesa y me hago un Homer. Tenemos que hacer fotos como instagramers. Esto es lo que se llama poner por delante tu profesión a tus deseos. Está siendo horrible.

Primer bocado.

Guillermo del Palacio / BuzzFeed

Guillermo: Vale, está buenísima. El queso sabe mucho a queso y está presente en todos los bocados, la carne es rica y bastante jugosa y podría casarme con el bacon. De tamaño, bien. Es correcto, aunque creo que las hamburguesas pequeñas deben ser diminutas.

Beatriz Serrano / BuzzFeed

Beatriz: Is this the real life... or is just fantasy?

A ver, está muy rica, las cosas como son. Tiene todos los toppings del mundo, la carne es jugosa y no parece en absoluto salir del calzado de un corredor profesional, el queso está por todas partes (it's raining queso!) y el bacon es muy crujiente. También tengo hambre nivel me comía a mi primogénito y eso puede influir en mi juicio.

Veredicto.

Beatriz Serrano / BuzzFeed

Guillermo: Una de las mejores hamburguesas que he comido, aunque he de reconocer que nunca he sido muy de este plato. Suelo conformarme con las de McDonald's y cuando salgo a cenar me pido otras cosas. ¿Repetiría? Puede ser. El precio no me echa especialmente atrás si me lo planteo como algo puntual, pero yo no espero 40 minutos ni para entrar en el cielo. Si se pasa la novedad, me lo plantearía; si veo cola en la entrada, busco otro sitio.

Guillermo del Palacio / BuzzFeed

Beatriz: ¿Repetiría? Depende. En esta zona de Madrid tienes otros tantos (no hablo de McDonald's o de Burger King, sino de hamburgueserías bien) lugares donde sentarte y disfrutar de una hamburguesita gourmet por el mismo precio, sentadita y sin esperar 40 minutos.

Sí, es cierto que la hamburguesa estaba muy buena y las patatas eran espectaculares, pero no me gusta pagar una tarifa 'premium' (18 pavos) por recibir un trato de comida rápida (colas, esperas, falta de espacio, volumen de la música, etc) . Puede que cuando se pase el hype tenga más sentido volver, pero es que yo esperar no esperaría ni al amor de mi vida. Y 40 minutos es demasiado tiempo.

Every. Tasty. Video. EVER. The new Tasty app is here!

Dismiss