back to top

19 Datos que la mayoría de las personas no conocen acerca de la diabetes tipo 2

Hablemos acerca de una de las enfermedades crónicas más comunes que hay en el mundo.

publicado

Antes de hablar sobre los mitos, definamos lo que es la diabetes tipo 2.

Wavebreakmedia Ltd / Getty Images / Via thinkstockphotos.com

De acuerdo con la Asociación Americana de Diabetes (ADA, por sus siglas en inglés), la diabetes tipo 2 (DT2) es una condición crónica que provoca que los niveles de glucosa (azúcar) en sangre sean más elevados de lo normal, a lo cual también se le llama "hiperglicemia". También se conoce como diabetes de aparición en adultos o diabetes sin dependencia de insulina.

"Se define como tener una hemoglobina A1C mayor a 6.5, que es una medida de qué tanta azúcar ha cubierto a tus glóbulos rojos a lo largo de los últimos 2-3 meses", dice Fink. Cuando tu A1C está elevada, significa que tu cuerpo no está procesando el azúcar correctamente y existe demasiada glucosa en tu sangre. La DT2 normalmente se trata con cambios en el estilo de vida, medicamentos por vía oral e inyecciones de insulina, pero varía de persona a persona.

1. Existen diversos factores de riesgo asociados con la diabetes tipo 2.

Instagram: @newyorkada / Via instagram.com

La diabetes no tiene solamente una causa; se trata de un diagnóstico multifacético. De acuerdo con la Clínica Mayo , estos son los factores de riesgo conocidos (aunque no todos ellos se aplican a todas las personas que tienen DT2):

* Peso: Tener sobrepeso o estar obeso.

* Distribución de grasa: Si tu cuerpo almacena grasa primordialmente en tu abdomen.

* Inactividad: Tener muy poca o nula actividad física.

* Historia familiar: Tener un padre o un hermano con diabetes tipo 2.

* Raza: Si eres negro, hispano, indio americano o asiático-americano.

* Edad: Tener 45 años o más.

* Prediabetes: Tener un nivel elevado de azúcar en la sangre, pero no lo suficientemente elevado como para asociarse con la diabetes, o un A1C entre 5.7 y 6.4.

* Diabetes gestational: Tener niveles elevados de azúcar en la sangre (hiperglicemia diabética) durante el embarazo.

* Síndrome de ovario poliquístico: Ser mujer con SOP, lo cual puede producir períodos menstruales irregulares, crecimiento de vello excesivo y obesidad.

Hablaremos más acerca de algunos de ellos en breve.

2. La diabetes tipo 2 no es una deficiencia o una ausencia de insulina.

Creatas Images / Getty Images / Via thinkstockphotos.com

A diferencia de la diabetes tipo 1, donde el cuerpo no produce la hormona insulina de modo que pueda metabolizar el azúcar, la DT2 ocurre cuando tu cuerpo no utilizala insulina de forma apropiada.

Cuando comes, la comida se convierte en glucosa para la obtención de energía. El páncreas liberan insulina para regular el movimiento de la glucosa desde nuestra sangre hasta las células de modo que ellas puedan utilizarla para alimentar los procesos de nuestro cuerpo. Cuando sobrecargas al cuerpo con azúcar, dice Fink, nuestro páncreas se pone como loco y primero trata de compensarlo produciendo insulina extra. Al final, no puede mantener el ritmo y deja de producir suficiente insulina para mantener bajo el nivel de azúcar en sangre, a lo cual se denomina "resistencia a la insulina".

"La insulina es como una llave que abre nuestras células de tal forma que la glucosa pueda entrar, y las personas con DT2 tienen la llave pero, simplemente, no pueden utilizarla más", dice Fink. Como resultado, el azúcar simplemente permanece en tu sangre, lo cual puede provocar problemas en los nervios, los ojos, los riñones y el corazón. Si no se trata, empeora con el tiempo.

Publicidad

3. La resistencia a la insulina no es provocada simplemente por comer demasiados dulces.

Yelenayemchuk / Getty Images / Via thinkstockphotos.com

Sí, el azúcar añadida es un factor, pero es solo una parte del rompecabezas. En primer lugar, el azúcar viene en formas muy diferentes (como almidones y carbohidratos), todas las cuales se descomponen en glucosa. "Si comes demasiados carbohidratos, tu cuerpo sigue estando abrumado con glucosa y tiene que trabajar mucho más para procesarlo todo", dice Fink. En algún punto, el páncreas está tan sobrecargado de trabajo que ya no puede utilizar la insulina que produce y, con el tiempo, el páncreas produce menos.

Sin embargo, es mucho más que tu dieta lo que provoca estos cambios fisiológicos en el cuerpo. El ejercicio, el peso, el embarazo y los factores genéticos, todo ello contribuye al metabolismo de la glucosa en el cuerpo y contribuye al desarrollo de la resistencia a la insulina.

4. La genética juega un papel pequeño, pero una historia familiar no significa que definitivamente vas a desarrollar DT2.

imgur.com

"Sí, la historia familiar es una realidad desafortunada y tendrá influencia en el riesgo de padecer DT2, pero se puede hacer mucha prevención en relación con el estilo de vida y la alimentación, los cuales están bajo tu control", dice Fink. Así que, aunque no puedes cambiar tu historia familiar, los cambios correctos en el estilo de vida pueden ayudar a disminuir tus riesgos.

5. No tienes que tener sobrepeso para desarrollar DT2.

ericb007 / Getty Images / Via thinkstockphotos.com

Sí, tener sobrepeso es un factor de riesgo importante, porque el consumo excesivo de azúcar y carbohidratos normalmente produce aumento de peso además de los problemas con el páncreas y la insulina.

Sin embargo, es importante mencionar que la DT2 puede ocurrir en cualquier persona de cualquier talla. El sobrepeso no siempre es un precursor de la diabetes: algunas veces la condición y el aumento de peso se desarrollan a la par, a lo cual se denomina comorbilidad.

Estar delgado o tener un metabolismo rápido no te hace tampoco inmune. Sin importar tu peso, puedes seguir sobrecargando tu cuerpo y tu páncreas con demasiada azúcar y provocar resistencia a la insulina, dice Fink. Estos casos no son tan comunes, pero, definitivamente, se presentan. Es importante que se disipe este mito porque las personas delgadas que se basan en el azúcar procesada y en los carbohidratos podrían encontrarse en el rango prediabético, o tener una DT2 en etapas iniciales sin siquiera estar conscientes de ello hasta que se ponen verdaderamente enfermos.

6. La diabetes tipo 1 y tipo 2 no son mutuamente excluyentes. De hecho, puedes tener ambas.

Instagram: @rachd7 / Via instagram.com

Aunque existe una clara diferencia —una es cuando el cuerpo tiene una condición autoinmune que mata a las células que producen insulina y la otra es cuando el cuerpo no es capaz de utilizar la insulina— el diagnóstico no es siempre blanco y negro. En algunos casos, la diabetes tipo 1 puede presentarse como tipo 2, especialmente en los adultos. A esto se le llama diabetes tipo 1 resistente a la insulina o "diabetes doble".

"A menudo, cuando alguien no tiene un sobrepeso significativo y les da diabetes tipo 2, podría ser una diabetes tipo 1 subyacente o una combinación de ambas, y el resultado son complicaciones bastante graves", dice Fink. Esa es la razón por la que es importante que hables con tu doctor acerca de tu dieta y tu nivel de azúcar en sangre.

7. Puedes tener DT2 prácticamente en cualquier momento de tu vida.

Aiden Franklin / Getty Images / Via thinkstockphotos.com

Aunque normalmente se presenta en la adultez pasando los 45 años (provocado por una resistencia a la insulina que ha estado desarrollándose durante años o, incluso, décadas), también puede ocurrir durante la niñez o en los años de adolescencia si tu cuerpo está sobrecargado de azúcar y el páncreas tiene que sobrecompensar.

Esto ocurre especialmente a personas jóvenes con factores de riesgo tales como tener sobrepeso, tener una historia familiar de diabetes, ser una persona de color y tener SOP. Desafortunadamente, las tasas de DT2 están aumentando en los Estados Unidos, dice Fink. "Hemos descubierto que los niños se están llenando de alimentos azucarados altamente procesados que simplemente no existían hace 50 años a una edad cada vez más temprana en la vida". Los niños podrían también estar en riesgo si sus padres son obesos o padecen DT2 porque esto podría influir en la nutrición de toda la familia y en el enfoque que se tiene hacia los alimentos, dice Fink.

Publicidad

8. Muchas mujeres desarrollan diabetes durante el embarazo, aun si no la tuvieron antes.

Dimitar Petrovski / Getty Images / Via thinkstockphotos.com

De acuerdo con la ADA, la diabetes gestacional ocurre en muchas mujeres cuando su embarazo está avanzado debido al drástico aumento de peso y a un aumento en los niveles de azúcar en la sangre. De hecho, los doctores no están seguros de qué es lo que provoca la diabetes gestacional, pero podría tener algo que ver con las hormonas liberadas durante el embarazo que bloquean la insulina de modo que no pueda utilizarla y la glucosa se acumula en la sangre. "A menudo se deriva del sobrepeso, pero puede presentarse en pesos más bajos, así que, en realidad, deja al descubierto un factor de riesgo genético distinto para la diabetes gestacional", dice Fink.

Aunque normalmente desaparece después del alumbramiento, en algunos casos puede permanecer. "Puede ser, en verdad, como una 'prueba de estrés' sobre el cuerpo, y, de hecho, pone al descubierto los riesgos para la DT2 o, incluso, para la diabetes tipo 1 que, de otra manera, las mujeres no conocerían", dice Fink. Es importante que vigiles tus niveles de glucosa en sangre después del alumbramiento si tuviste diabetes gestacional para asegurarte de que tu cuerpo esté utilizando ahora la insulina de forma apropiada.

9. Para la mayoría de las personas, la primera línea de tratamiento tiene que ver con cambios en el estilo de vida.

Instagram: @amdiabetesassn / Via instagram.com

"Las personas nunca deberían subestimar el poder de los alimentos y del ejercicio como medicina", dice Fink. Perder peso no es tarea fácil y requiere mucho tiempo y esfuerzo, pero es una forma natural de reducir tu necesidad de tomar medicamentos y recibir inyecciones de insulina, y de mejorar tu prognosis. Muchos pacientes con DT2 requerirán píldoras o insulina con el paso del tiempo, pase lo que pase, dice Fink, pero eso no significa que sea demasiado tarde para llevar a cabo cambios drásticos y de largo plazo en el estilo de vida como parte del tratamiento.

Dicho esto, la DT2 puede avanzar a un punto muy grave, y cuando se combina con las complicaciones de la obesidad puede ser una enfermedad fatal. Por esta razón, el bypass gástrico puede ser una cirugía necesaria de cambio de vida para muchos pacientes con diabetes tipo 2 que son obesos, dice Fink. Sin embargo, debería verse como un último recurso. "Veo a muchos pacientes que tienen que pasar por esta cirugía costosa e invasiva y simplemente pienso que si nos hubiéramos visto antes habríamos utilizado medicamentos y cambios en el estilo de vida para manejar la diabetes", dice Fink.

10. Alterar tu dieta puede ayudar en verdad a manejar la diabetes.

Instagram: @jay.pee1975 / Via instagram.com

Aun si estás tratando la DT2 con insulina o con medicamentos para ayudar a regular los niveles de azúcar en la sangre, hacer cambios en tu dieta puede también ayudar. "Si eliminas el azúcar refinada y los carbohidratos simples de tu dieta, comenzarás a ver que tu A1C empezará a bajar", dice Fink.

A pesar de que no puedas revertir por completo o curar la DT2 con ajustes drásticos en la alimentación, puede ser de ayuda para que no tengas que tomar tantas medicinas y se retrase el momento en el que tengas que comenzar a tomar insulina.

11. En efecto, el ejercicio puede ayudar también con los requerimientos de azúcar en sangre y de insulina.

zhudifeng / Getty Images / Via thinkstockphotos.com|Asian%20and%20Indian%20Ethnicities|61202|Ethnicity/R|Asian%20and%20Indian%20Ethnicities|61202|Ethnicity/R|Chinese%20Ethnicity|61211|Eth

Además de ayudar a los pacientes a perder peso, el ejercicio puede, de hecho, disminuir sus requerimientos de insulina, dice Fink, porque ayuda a que los músculos absorban la glucosa de manera más eficiente. Piensa en ello como una ventaja adicional para ayudar a que tu cuerpo procese el azúcar, de modo que necesites menos insulina para hacer el trabajo. "Quemar calorías y perder peso es tan solo otro de los beneficios de hacer ejercicio, pero los pacientes también deberían verlo como otra forma efectiva de manejar los niveles de azúcar en sangre", dice Fink.

12. Las inyecciones de insulina no alivian o mejoran los síntomas de forma instantánea.

Robertodavid / Getty Images / Via thinkstockphotos.com|One%20Person|65803|NumberOfPeople/f=CPIHVX/s=DynamicRank

Las personas que tienen diabetes tipo 1 dependen de las inyecciones de insulina para ayudar a regular su azúcar en sangre, pero ese no es el caso de las personas con tipo 2. De hecho, la mayoría de las personas con DT2 dependen de los medicamentos que se administran por vía oral para regular sus niveles de azúcar en sangre, dice Fink.

El tratamiento de cada persona dependerá de la etapa en la que se encuentra su diabetes y de qué tan severos son sus síntomas, pero, definitivamente, existe un rango. "Entre más temprano adquieras la DT2, mayor variedad y flexibilidad tienes en los tratamientos para ayudar a revertir el diagnóstico", dice Fink. Si avanza, las inyecciones de insulina pueden ser necesarias, pero no son la única respuesta para disminuir los niveles de azúcar en sangre.

Publicidad

13. No existe una dieta estricta para las personas que padecen DT2.

g-stockimages / Getty Images / Via thinkstockphotos.com

De acuerdo con la ADA, una dieta óptima ayudará a mejorar la glucosa en sangre, la presión sanguínea y el colesterol. En qué consistirá es algo que va a variar, pero debería estar compuesta por una variedad de alimentos ricos en nutrientes procedentes de estos grupos centrales: granos enteros, carnes magras como pollo o pescado, frijoles, verduras, frutas y productos lácteos sin grasa.

"No necesitas ajustarte a una dieta estricta o a un plan de comidas, porque vas a trabajar dentro de tus normas culturales o étnicas", dice Fink. Una gran parte de los alimentos se relaciona con la cultura y con cómo fuimos educados, y no deberías sentir que tienes que abandonarlo para estar saludable. "Si tu nueva dieta ha de constituir un cambio de estilo de vida duradero, necesitas adaptarla a ti y a tu familia para que funcione", dice Fink.

Lo único universal que tiene una dieta amigable con los diabéticos es lo que debería eliminar: carbohidratos altamente procesados y azúcares añadidos. Sin embargo, en lo que se refiere a lo que puedes comer, hay mucho espacio para experimentar con diferentes cocinas.

14. Sin embargo, sí, la mayoría de las personas que padecen DT2 tendrán que reducir drásticamente la cantidad de azúcar añadida en su dieta.

OcusFocus / Via thinkstockphotos.com

Los azúcares naturales (en oposición a los añadidos) son esenciales para que el cuerpo y el cerebro funcionen, así que no hay razón para considerar al azúcar como el enemigo. Dicho esto, es importante de dónde viene el azúcar, dice Fink. "Alguien con diabetes definitivamente debería evitar comer azúcar blanca refinada y dulces, o, al menos, hacer de ellos un gusto muy esporádico", dice Fink. Ellos harán que el azúcar en sangre alcance su máximo nivel de modo que una persona se sienta enferma y necesite insulina.

Está bien incluir en la dieta frutas y bayas porque son más bajas en azúcares naturales y tienen algo de fibra, que también forma parte de una dieta nutritiva, dice Fink. También es importante enfocarse en incluir alimentos integrales para crear una dieta equilibrada y nutritiva en lo general, así que es un cambio positivo. Considerar que un plan de comidas para el diabético simplemente consiste en eliminar todos los alimentos procesados y azucarados puede crear una mentalidad negativa y restrictiva.

15. Idealmente, nos gustaría detectar la prediabetes antes de que avance hacia una DT2, pero eso no siempre es posible.

Instagram: @vickyjeudy / Via instagram.com

La prediabetes es definida por la ADA como tener un nivel de hemoglobina A1C entre 5.7 y 6.4, y un nivel de "glucosa plasmática en ayunas" (GPA) de 126 o superior. "Sabemos que podemos detectar la DT2 lo suficientemente temprano como para requerir únicamente cambios en la dieta y ejercicio de modo que puedas revertirla por completo y jamás necesitar tomar medicamentos", dice Fink. Ya que la prediabetes es también un factor importante de riesgo para la enfermedad cardiaca, es importante saber si caes en esta categoría de modo que puedas trabajar con tu doctor para prevenir futuras complicaciones.

No obstante, a pesar de las pruebas que hay disponibles, sigue siendo difícil de diagnosticar. "Existen pruebas adicionales que utilizamos porque la A1C y la prueba de glucosa en sangre no siempre son exactas o lo suficientemente sensibles como para detectar la prediabetes", dice Fink. Normalmente a una persona se le realizarán pruebas si tiene suficientes factores de riesgo o si experimenta síntomas como presión arterial elevada. Sin embargo, la severidad de la prediabetes y los síntomas varían en cada individuo. Del mismo modo, se desarrolla de manera distinta dependiendo de la persona y de su cuerpo, así que, en realidad, no existe una cronología o etapas definidas de la prediabetes como referencia, dice Fink.

Contesta este cuestionario para averiguar si tienes riesgo de tener prediabetes.

16. La diabetes tipo 2 no puede curarse, pero puede revertirse.

"Puedes revertir la diabetes tipo 2 en la medida en la que hayas regulado el azúcar en sangre y no necesites tantos medicamentos o ninguno de ellos", dice Fink. Desafortunadamente, eso no significa que esté completamente curada ya que las personas siguen teniendo que monitorear el estado de su diabetes y su salud por el resto de sus vidas.

"Aun si de algún modo lo reviertes, siempre tienes un riesgo muy elevado porque, técnicamente, sigues teniendo DT2 y puedes volver a desarrollar síntomas graves", dice Fink. Sin embargo, una combinación de medicamentos e insulina, una dieta amigable para diabéticos y el ejercicio pueden ayudar enormemente a disminuir la glucosa en sangre a un nivel cercano a lo normal a partir de un estado hiperglicémico. "No es fácil y se requiere mucho trabajo, así que cada paciente necesita encontrar la mejor opción de tratamiento relacionado con el estilo de vida para sus propias necesidades y su vida diaria", dice Fink.

17. Aunque se trata de una condición crónica y que, a menudo, pasa desapercibida, la DT2 puede seguir siendo muy grave e incluso, fatal.

Karagrubis / Getty Images / Via thinkstockphotos.com

"Un enorme problema es que las personas piensan que solo porque no va a matarte el día de mañana como un cáncer en etapa cuatro, la DT2 no es tan grave y puede posponerse el tratamiento", dice Fink. No obstante, como cualquier enfermedad crónica, puede tener graves complicaciones, especialmente si no se tiene un tratamiento apropiado.

"La diabetes puede afectar a todos los órganos del cuerpo y los pacientes pueden terminar con diálisis, con alguna extremidad amputada, muriendo de un ataque al corazón, de derrames cerebrales, etcétera", dice Fink. La DT2 no es solo un efecto secundario de la obesidad; es una enfermedad crónica grave que puede disminuir la calidad y la longitud de tu vida.

18. Los factores socioeconómicos pueden afectar también tu riesgo de desarrollar DT2.

Medioimages / Getty Images / Via thinkstockphotos.com

El estatus socioeconómico es un enorme factor para la DT2, dice Fink, porque determina a qué alimentos tienen acceso las personas y si pueden o no pagarlos. Desafortunadamente, muchas familias pobres están limitadas a la compra de productos envasados baratos y altamente procesados y comida rápida porque estas son las únicas opciones disponibles que se adaptan a su presupuesto. Cuando es más difícil y costoso comer comida fresca y saludable, las personas se ven forzadas a depender de las opciones no saludables para su ingesta de calorías, dice Fink, aun si están conscientes de las consecuencias para su salud.

La diabetes también afecta de manera desproporcionada a las personas de color. Los datos muestran que las tasas de diabetes diagnosticada por antecedentes de raza/étnicos son: 15.9% de indios nativos americanos/nativos de Alaska, 13.2% de negros no hispanos, 12.8% de hispanos y 9.0% de asiáticos americanos, comparado con el 7.6% de blancos no hispanos. Los investigadores apuntan a una combinación de factores genéticos y medioambientales tales como la falta de acceso a alimentos nutritivos o a atención médica y bajo estatus socioeconómico, lo cual contribuye a un mayor riesgo.

19. La DT2 es un diagnóstico complejo, no algo que sea "tu culpa".

Instagram: @defeat_diabetes / Via instagram.com

Aunque la dieta y el ejercicio juegan un papel importante en el desarrollo de la DT2, existen muchos factores situacionales que influyen en el riesgo de una persona. "Las personas quedan encasilladas en situaciones donde tienen un riesgo mucho mayor de desarrollar DT2", dice Fink.

Eso puede incluir una tormenta perfecta de factores de riesgo, incluyendo una predisposición genética, la falta de conocimiento acerca de la dieta y el ejercicio, y barreras para una alimentación y cuidados saludables. Crecer con opciones alimenticias limitadas o con un entendimiento limitado de las opciones saludables puede hacer que resulte increíblemente difícil cambiar tus hábitos en la edad adulta. Así pues, aunque es importante sentirse empoderado acerca de lo que puedes hacer para mitigar tu riesgo y recibir el mejor de los cuidados, también es cierto que la DT2 es un problema de salud pública que va en aumento y que es digno de una mayor consideración.

Every. Tasty. Video. EVER. The new Tasty app is here!

Dismiss