back to top

We’ve updated our privacy notice and cookie policy. Learn more about cookies, including how to disable them, and find out how we collect your personal data and what we use it for.

5 claves que demuestran que tu chico es un auténtico caballero

Consejos de una dama a otra para que puedas reconocer al hombre de tus sueños.

publicado
Pexels

A menudo nos ponemos a salir con alguien y no tardamos en preguntarnos, ¿será este hombre un auténtico caballero? No basta con que te mande flores y bombones a la oficina, ni con que te sujete la puerta, te preste su chaqueta o te acompañe a casa después de una cita. Aquí tienes cinco puntos clave que te sacarán de dudas sobre si estás saliendo con un auténtico caballero.

1. Le ha jurado pleitesía a un rey o a su señor feudal, generalmente a cambio de la promesa de tierras o dinero, pero sobre todo por lealtad, valor y honor.

Touchstone Pictures

Este es un detalle clave que te podría advertir que te encuentras ante un auténtico caballero. Cuando le preguntas por sus gustos y aficiones te suele decir que son defender a los mas débiles, ser cortés con todas las mujeres, ser leal a su rey y servir a Dios en todo momento.

2. Te invita a verle participar en las justas.

Columbia Pictures / Escape Artists / Finestkind

Un auténtico caballero no juega al basket o al fútbol sala, así que no tendrás que ir a animarle a un partiducho con los colegas. Él te invitará a las justas, donde se medirá con otro caballero y te ofrecerá una rosa.

Publicidad

3. Viste armadura.

HBO

Que tú te quedas un poco en plan: "Sir José Luis, hace 39 grados a la sombra y vamos a tomar unas cervezas por Lavapiés, ¿no quieres ponerte un pantalón de lino y una camisa fresquita?". Pero él, que es un caballero, negará con la cabeza y se pondrá el casco.

4. Cuando vais a un restaurante, siempre prefiere sentarse en una mesa redonda.

New Line Cinema / Wingnut Films

También tiene muchísima facilidad para sacar espadas de rocas, matar dragones y poner a su caballo a dos patas cuando tiene el sol a la espalda mientras desenfunda su espada.