back to top

9 cosas que no entiendes por qué te suceden explicadas a la perfección

Es ciencia, tío, CIENCIA.

publicado

1. Por qué tus resacas a partir de los 25 son horribles.

The Weinstein Company / Mosaic Media Group / Via Giphy

Si a los 20 podías beber como si tuvieras un hijo en prisión sin consecuencias, te darás cuenta que a partir de los 25 tus resacas empeoran aunque bebas menos (e incluso mejor). Esto se debe a que la enzima alcohol deshidrogenasa, que sirve para eliminar el alcohol tóxico de nuestro organismo, es menos eficiente con el paso de los años. También tenemos menos líquido y más grasa que a los 20, así que nos convertimos en el blanco perfecto para las resacas más atroces, que se dan por deshidratación. Resumiendo: que ya no estás para estos trotes.

2. Por qué tienes ganas de vomitar cuando hueles algo desagradable.

Fox

Aunque el vómito es una reacción de tu estómago ante algo que le ha sentado mal (como una comida copiosa que no puede digerir o el jaggerbömb) a menudo sentimos el impulso de vomitar por el simple hecho de oler algo desagradable. El vómito a veces se produce por una reacción psíquica en la que ante un olor fuerte se despierta la corteza de tu cerebro estimulando el centro del vómito. El asco es una medida de precaución del cerebro ante la posibilidad de estar frente a algo en estado de descomposición.

3. Por qué te deprimes cuando llega el invierno.

LITTLEANIMALGIFS.TUMBLR.COM / Via LITTLEANIMALGIFS.TUMBLR.COM

Es normal estar más triste cuando llega el invierno: en primer lugar te mueves menos (fuera hace mucho frío) y la falta de movimiento hace que liberes menos serotonina que es (sí) una de las hormonas de la felicidad. También pasas menos tiempo al aire libre lo que conlleva un problema de adaptación a "tu nuevo medio" (el sofá). El frío también despierta deseos de realizar comidas más abundantes (y a veces poco sanas) por lo que tu organismo se resiente. En invierno también nos relacionamos menos, lo que nos lleva a aislarnos y estar más tristes. Y por supuesto, la falta de luz es otro plus que afecta a nuestro estado de ánimo. Solución: cómprate un buen abrigo y sal a la calle, no hay otra.

Pese a lo extendido que está llamar a esto Trastorno Depresivo Estacional (TDE), médicos afirman que no hay que utilizar este término a la ligera, puesto que sentirse un poco más triste en invierno no es sinónimo de tener depresión.

4. Por qué bostezas cuando otra persona bosteza.

lalocadelosgatos.com / Via lalocadelosgatos.com

A pesar de que existen varias teorías, la que tiene más adeptos es la que dice que los bostezos se relacionan con la empatía: un bostezo nos hace interpretar cómo se siente el otro, nos ponemos en su lugar y cedemos sin querer a la tentación de dormir. Esto se produce por las famosas neuronas espejo, que se activan cuando vemos a otro ejecutar una acción e inconscientemente la integramos en nuestro cerebro.

Publicidad

5. Por qué te despiertas justo antes de que suene el despertador.

ABC / Via Giphy

El ritmo circadiano es lo que conocemos normalmente por reloj biológico, una zona en nuestro cerebro que controla la temperatura, la presión arterial y el sentido del tiempo. La eficacia de este relojito mejora con la rutina, por lo que si sueles levantarte y acostarte a la misma hora, tu cerebro regula a tu cuerpo y por eso te despiertas antes de que te lo diga el despertador.

6. Por qué se te pone la piel de gallina.

Fox / Via Giphy

El término médico es piloerección. Y nos encanta. Dilo en voz alta: PILOERECCIÓN. Y no es más que un vestigio evolutivo heredado de nuestros antepasados como forma de reacción ante situaciones que nos causan emociones extremas, ya sea miedo, frío o placer. La adrenalina es la responsable de esa reacción.

7. Por qué cuando te enamoras te vuelves gilipollas.

Disney

Ah, el amor. Capaz de elevarte a las nubes o bajarte a los infiernos. En las primeras etapas del enamoramiento, nuestro cerebro no deja de liberar endorfinas, encefalinas y feniletilamina, hormonas que producen bienestar o felicidad. Es lo que los antidepresivos obligan a tu cerebro a producir cuando tienes depresión. O lo que LAS DROGAS obligan a que liberes en los festivales de música. Tranquilo, se pasa.

8. Por qué estornudas cuando miras directamente al sol.

Disney.

Se llama estornudo fótico y es un reflejo de estornudo por luz brillante que padecen aproximadamente una sexta parte de los humanos. Lo que lo produce es una alteración congénita que afecta al envío de información desde el nervio óptico y el nervio trigémino (el que envía información sensitiva de nuestro rostro) al cerebro tras recibir una exposición luminosa. La buena noticia es que nadie palma de esto, pero no les recomiendan pilotar aviones :(.

9. Por qué el dolor puede llegar a causarte placer.

Universal Pictures / Focus Features / Michael De Luca Productions / Trigger Street Productions / Via Giphy

La línea que separa el placer del dolor es tan fina como una mujer francesa del siglo XVIII. Las dos sensaciones físicas activan el mismo circuito cerebral que general dopamina (un químico cerebral parecido al efecto que provocan las drogas*). Cuando algo te duele, la reacción del cerebro es la de intentar calmar ese sufrimiento... generando la misma droga que te provoca el placer. ¡Tachán!

*Niños, no os droguéis.