back to top

14 historias sucedidas en Tinder que dan mogollón de vergüenza

SO-CO-RRO.

publicado

Hemos preguntado a la comunidad de BuzzFeed cuál ha sido la peor historia que les ha pasado en Tinder. Agarra un cojín para taparte la cara porque aquí van algunas de las mejores respuestas.

2. El trío inesperado.

Quedé con un chico de 16 años (yo tengo 18). Cuando llegué a la cafetería, él había venido con su padre, que decía que venía a asegurarse de que yo no era un pedófilo. Se fue tras 15 minutos de interrogatorio. Y yo me fui 5 minutos después.

Publicidad

3. Una cuestión de prioridades.

Giphy

Le di like a un tío que tenía una foto con un gato adorable. Al segundo de hacer match me dijo "hola, si quieres quedar esta es la última noche que estoy en tu ciudad, así que ya sabes ;)". Le contesté que sólo le había dado a like por su gato. Me bloqueó.

4. El miedo al compromiso.

Quedé con un chico guapísimo. La primera cita me pareció encantador, nos liamos. Volvimos a quedar. Me dijo que si éramos novios. EN LA SEGUNDA CITA. Corrí y no miré para atrás.

6. La cita con la reptiliana.

Acababa de salir de una relación de 4 años y me hice Tinder, empecé a hablar con una chica que parecía muy maja y pronto tuvimos muy buen rollo. Me dijo de quedar. El caso es que estaba muy nervioso porque hacía siglos que no quedaba con una chica que no fuera mi novia y un amigo mío me dijo que me fumase un porro con él antes. ERROR. La marihuana me sienta de puto culo.

Llegué a la cita y me empecé a notar muy paranoico. La chica me hablaba y yo respondía pero de repente me empezó a dar la neura de que NO PESTAÑEABA así que me quedé mirándola muy fijamente durante media hora. Después de la cita me bloqueó. NORMAL. Si alguna vez lee esto que sepa que lo siento mucho.

7. Cuando el amor por el alcohol es más fuerte.

Comedy Central

Me encontré en Tinder a un chico que me parecía supermono desde hacía tiempo e hicimos match. Como teníamos amigos en común y tal no tardamos en tener una cita y, JODER, era la persona más muermo que había conocido en mi vida. Era TAN muermo que me quise ir a los 5 minutos pero el hecho de tener amigos en común me hizo empatizar así que, básicamente, me fui poniendo muy borracha mientras teníamos una conversación que no puedo rememorar porque no tenía NADA trascendente.

El problema es que cuando me levanté, después de llevar sentada hora y pico aguantando el equivalente en conversación a una película sobre la II Guerra Mundial me entraron ganas de potar. Y me fui a potar, claro. El caso es que el chico se tomó regular esto último y le dijo a mis amigos que le resulté "muy mona" pero "muy borracha".

Publicidad

8. El 'pero, PERO, ¡¿QUÉ?!'.

Knowyourmeme.com

Tenía un match con una tía. Entré en su perfil y bueno, la chica parecía simpática, así que le contesté y todo eso aunque en realidad me parecía un poco choni. Un día me propuso tomar algo en una terraza de por aquí, y bueno, accedí­ aunque no me molaba mucho el rollo. Había algo que no me cuadraba. Era como una sensación extraña. Pero bueno dije que sí, total era una Coca-cola. Nada más. Sin presiones. Si veía algo raro me piraba.

Cuando llegué ya estaba sentada en la terraza donde habíamos quedado. Me presenté, me senté con ella y hablamos de cosas intrascendentes. La verdad es que mi teoría de que era un poco choni se confirmaba con cada una de sus movidas sobre su genial día de piscina. Había ratos que la tía hablaba como en futuro. Como haciendo planes entre nosotros y ahí ya empecé a acojonarme un poco. Yo que soy un poco cagao’ con que me monten numeritos en lugares públicos, así que asentía como un maldito cobarde que soy.

De repente se acerca un niño de unos cinco o seis añitos, con un balón en los brazos y se pone en un lado de la mesa y le dice la chica esta, "¿qué, ya te has cansado?". Él asiente. Y entonces es cuando va el niño, me mira y dice...

-¿Papi, puedes pedirme un vaso de agua?

La tía lejos de corregirle, me miraba como orgullosa de que me había llamado papi. Como si fuera algo que me he ganado con el tiempo. Aguanté el tirón como pude y me mantuve allí en plan gracioso por no ser un puto desagradable y que ella se diera cuenta. Hasta que ella empezó a decirme cosas como "pues os parecéis mucho" refiriéndose a su hijo y a mí. El niño se volvió a ir a jugar con el balón, estaba dando balonazos contra una pared, y yo pues empecé a mirarle. Le miraba a él porque no podía mirarle a los ojos a ella, se iba a dar cuenta que todo estaba siendo muy incómodo. Y me suelta, "oye, si te apetece ir a jugar con él al futbol por mí no te cortes, que esas cosas me encantan, además se nota que se te dan bien los niños, siento que tenéis felin, ¿se dice felin, fili, filin? Bueno, tú me entiendes." Y bueno, antes de irnos le dijo al niño que se pusiera al lado mía para hacernos una foto con el móvil.

Estaba pirada.

9. La cita que podría llevarse el premio al Mejor Drama.

E!

Quedé con un chico después de un par de días hablando. Todo iba bastante bien, hasta que de repente me contó que su padre había fallecido cuatro días antes (o sea, dos antes de que empezásemos a hablar). Se puso a llorar y se fue a casa. No volvimos a hablar.

10. Las apariencias engañan.

Fui a una cita y en lugar de encontrarme al maromazo de 24 que aparecía en las fotografías apareció un señor de 34 medio calvo. Me pareció un timo. QUE ME DEVUELVAN EL DINERO. Me largué sin terminar la cerveza.

12. El retorno de los ex.

Me encontré a mi ex en Tinder, hice match en plan LOL y me escribió diciendo: "Me parece fatal que ya hayas superado lo nuestro, imaginé que te vería por aquí, feliz vida".

13. Follamos o ke.

Un tío me abrió conversación diciendo: follamos o ke?

Every. Tasty. Video. EVER. The new Tasty app is here!

Dismiss