En 1906 ya llamaban a las mujeres 'feminazis'

¿Feminazi? ¡Di mejor suffragette!

publicado

Corría el año 1906 cuando el periódico británico 'Daily Mail' acuñaba el término suffragette para definir, de forma despectiva, a las mujeres que reivindicaban su derecho a voto. Para ellos, una cosa eran las sufragistas (un grupo de mujeres moderadas y prudentes que buscaban alcanzar sus derechos legalmente) y otra las suffragettes, quienes, buscando lo mismo, pretendían imponer su visión mediante huelgas de hambre, manifestaciones y repartición de panfletos propagandísticos.

i.imgur.com

Las suffragettes, para los sectores más conservadores, no buscaban la igualdad entre mujeres y hombres, ni se contentaban con el derecho al voto. Las suffragettes eran mujeres misándricas que querían exterminar a los hombres, sacarles de la esfera pública, encerrarlos en las cocinas y dedicarse a bailar, fumar y a desatender a sus hijos, tal y como podemos ver en la ilustración de arriba.

A partir de mediados del siglo XIX, las mujeres sufragistas iniciaron campañas en varios países democráticos para obtener el derecho al voto. Pese a que estas campañas fueron en su mayoría pacíficas, los estándares de respetabilidad, decoro y saber estar de las mujeres eran mucho más elevados que los actuales por lo que, en el siglo XIX y XX, estas mujeres (que tan solo querían votar, recordemos) fueron el objeto de burlas y caricaturas.

Conforme el movimiento sufragista ganaba fuerza, el movimiento anti-suffragette también se extendía como la pólvora.

Via historyoffeminism.com

En esta viñeta antisufragista explican el 'Origen y desarrollo de una suffragette: a los 15 una mascota, a los 20 una coqueta, a los 40 todavía no se ha casado, a los 50 se vuelva suffragette'.

La mayoría de las caricaturas con las que representaban a las sufragistas mostraban a mujeres amargadas, necesitadas de un hombre e increiblemente feas.

En contraposición, este tipo de propaganda seguía abogando por la figura de la buena mujer, el ángel del hogar, que siendo querida por su marido, a sus ojos no tenía ningún tipo de necesidad de unirse a su movimiento.

La mayoría de esta propaganda iba dirigida, en gran medida, a los hombres, puesto que ellos tenían capacidad de decidir en cuanto al futuro de las mujeres y su derecho a voto.

CelebrateBoston.com

"¿Qué se pondrán los hombres cuando las mujeres se pongan los pantalones", 1915, Estados Unidos.

Toda esta cartelería ridiculazaba a los hombres que no se oponían al sufragio femenino mostrándoles, cómo no, en el rol habitual de las mujeres. La intención de esta propaganda era crear miedo en los hombres ante las "alas de libertad" de las mujeres y ejercer poder sobre ellos para que ellos ejercieran, a su vez, poder sobre sus esposas.

Resulta curioso, cuando menos, la actual distinción entre feminista y feminazi. Igual que ante el movimiento sufragista se creó la idea de "sufragista moderada" y "sufragista radical o suffragette", en la actualidad observamos la misma distinción entre la feminista moderada o la que todo el mundo aprueba y la feminista radical o feminazi misándrica.

s22.com.mx

En la actualidad, no solo existe la misma dualidad entre feminista buena o moderada y feminista mala o radical, sino que también se dan los mismos argumentos (feas, malfolladas, radicales, amargadas) para hablar de esas malas feministas.