go to content

10 Sugerencias para hablar con tus padres de tu salud mental

Es difícil, pero valdrá la pena.

publicado

Bienvenidos al consultorio de salud mental de BuzzFeed, donde les pedimos a los especialistas que respondan nuestras preguntas sobre salud mental. ¿Tienes alguna duda sobre salud mental o emocional, sobre tu felicidad, tus relaciones, el estrés o algún otro tema? Comunícate a través de MentalHealthQs@buzzfeed.com.

La pregunta de esta semana: ¿Cómo hablar con mis padres sobre temas complicados de salud mental?

Al Boardman / alboardman.tumblr.com / Via giphy.com

P: ¿Qué hacer si uno ha intentado muchas veces hablar con sus padres sobre la depresión y la ansiedad pero siempre se pone demasiado nervioso y acaba diciendo que todo va bien? Es que me paraliza la ansiedad y no logro decir nada. Me sucede desde hace unos dos años y ya no sé qué hacer. Sé que necesito ayuda pero tengo demasiado miedo de pedirla.

—Anónimo

¡Hola, Anónimo! Muchas gracias por preguntar. Antes que nada, deberías saber que no estás solo. Hemos recibido docenas de preguntas de quienes luchan prácticamente con lo mismo, y con razón: hablar con los padres sobre estas cosas es muy difícil.

Para ayudar a responder tu pregunta, consultamos a un psicólogo clínico especialista en adolescencia, el Dr. Jerry Weichman, y a un psicólogo clínico, el Dr. Jamie Howard, director del Servicio de trauma y resiliencia del Centro de ansiedad y trastornos anímicos del Child Mind Institute.

He aquí sus sugerencias.

1. Primero, recuerda: No es necesario que tus padres entiendan exactamente lo que te está sucediendo. Solo es necesario que sepan que tienes un problema para poder conseguir la ayuda que necesitas.

Nathan Pyle / BuzzFeed Comics / Via Twitter: @BuzzFeedSports

Parte de tu ansiedad puede deberse a que no eres capaz de expresar claramente cómo te sientes, pero tampoco tienes que hacer eso en realidad. La depresión, la ansiedad y otros trastornos de salud mental no siempre pueden describirse fácilmente, en especial a quienes no tienen experiencia personal en eso. Lo importante es que tus padres sepan que no estás bien y que necesitas ver a un profesional, aunque no lleguen a comprender el meollo de la cuestión, dice Howard.

2. Puedes contribuir a reducir la ansiedad que te genera la conversación planeando lo que vas a decir.

journaling-junkie.tumblr.com / Via giphy.com

Howard sugiere escribir un libreto si te sientes nervioso. Pero si te preocupa que la situación te someta a mucha presión, no intentes memorizar todo un discurso: bastarán un par de puntos.

Al presentar tus temas de conversación, concéntrate en cómo tus síntomas han influido en tu vida. Es normal que todos nos pongamos tristes o ansiosos de vez en cuando, por eso te conviene asegurarte de que tus padres se enteren claramente de aquello que te aflige. "Diles que te sientes tan ansioso que estás evitando cosas muy importantes para ti", dice Howard. "O que te sientes tan deprimido que no pasas tiempo con amigos, no entregas la tarea a tiempo ni disfrutas la vida".

También puedes darles algo que leer si crees que será útil. Algo tan simple como imprimir un resumen general y un listado de síntomas que resalten lo que has estado sintiendo puede hacer que tus padres lo entiendan de un modo más concreto, dice Weichman. El Instituto Nacional de Salud Mental o la Anxiety and Depression Association of America son fuentes excelentes para esto.

3. Piensa en las diferentes maneras en que podría avanzar la conversación para no verte desviado por sus reacciones.

FOX / Via hurricaneabigail.tumblr.com

No te conviene pensarlo tanto que el estrés te haga desistir de esa conversación, pero Weichman dice que la preparación mental es importante para que no te encuentren con la guardia baja. Estas son algunas de las situaciones para las cuales puedes prepararte:

* Sentimientos de culpa. Puede que tus padres digan algo como: "¡Tienes una vida excelente! Tienes un techo/muchos amigos/lo que sea. ¡No deberías estar deprimido!" Si hacen eso, contéstales así: "Sí, tienen razón. Estoy de acuerdo. No debería sentirme así, y por eso sé que necesito ayuda".

* Minimizar la situación. Puede que digan: "Todos los adolescentes están algo deprimidos de vez en cuando. Solo tienes un mal día. ¡El estrés es normal!" En ese caso, puedes responder algo así: "Entiendo lo que dicen, pero es más que eso. Esto está afectándome a mí y a mi capacidad de vivir la vida. No sé cómo manejarlo solo y necesito ayuda".

* Tomarlo como un problema propio. Que piensen: "He fracasado, soy muy mal padre, ni siquiera puedo criar un niño que sea feliz". En este caso, puedes decir algo así: "No es que no estés haciendo lo suficiente. No digo que haya que cambiar nada en la familia, en la escuela o en el ambiente que nos rodea; es solo que yo necesito ayuda".

4. Una vez que estés listo para tener esa conversación, piensa en un momento que sea conveniente para ti y para tus padres.

NBC / Via benatural-beyou.tumblr.com

Quizás en vez de hablar justo cuando vuelven del trabajo y están preparando la cena, elige un sábado por la tarde, cuando no esté sucediendo nada. "Elige un momento en que tengas toda su atención y sea más probable que lo tomen en serio", dice Howard.

Además, hazlo cuando te sientas bien y no estés en crisis, para no correr el riesgo de echar a perder el mensaje. "Si estás agitado, puede que tus padres digan: 'Bueno, solo estás enojado, no sabes de qué estás hablando'", expresa Howard.

5. Puede que sea más fácil conversar si les preguntas a tus padres sobre sus experiencias.

Amelia Giller / Via giphy.com

Preguntarles a tus padres si alguna vez se han sentido deprimidos o ansiosos, o incluso si hubo algún momento en sus vidas en que estuvieran tristes, desesperanzados o estresados es una manera excelente de romper el hielo si estás nervioso.

"Eso te ayuda a ver que tus padres pueden identificarse con lo que estás por decir más de lo que crees", dice Weichman. "También les refresca a tus padres el recuerdo de esos sentimientos y los prepara para la conversación que quieres tener. Aunque digan que no, al menos es una pequeña introducción que puede facilitar las cosas".

6. No es indispensable dialogar en persona: escribirles una carta, correo electrónico o mensaje de texto también es posible.

etsy.com

Si estás superansioso o tienes una mala relación con tus padres al punto de que desistes de esa conversación, escribirles es una manera excelente de empezar un diálogo. "Eso ayuda porque no pueden comenzar a discutir, interrumpir ni desviar la conversación", dice Weichman. "Tienen que estar presentes y recibir lo que les estás diciendo".

7. Un consejero escolar puede ayudarte a darles el mensaje a tus padres si no quieres tener esa conversación solo.

FOX

Ya sea si necesitas alguien con quien practicar la conversación o alguien que se acerque a tus padres a decirles lo que está sucediendo, un consejero escolar es una persona excelente para tener de tu lado. "También te hará un seguimiento a ti y a tus padres para ver si luego se te da la ayuda que necesitas", dice Weichman.

8. Otra opción es encontrar una excusa para ir al medico para que pueda tener esa conversación con tus padres en lugar de ti.

SNL Studios

Es preferible un consejero escolar ya que tiene más herramientas para darle seguimiento a tu situación, pero en caso de que no cuentes con eso, esta es otra opción. Puede que tengas que inventar una excusa para ir si no quieres decirles a tus padres qué sucede realmente. De cualquier modo, dile a tu médico los síntomas que tienes: sabe cómo comunicarles ese mensaje a tus padres y recomendarles prestadores locales. "A veces los padres escuchan con mayor atención a quienes tienen autoridad", dice Howard.

9. Una vez que todo se haya hablado, asegúrate de que tus padres se hagan responsables por conseguirte ayuda; podrían postergarlo.

Disney / Via gifs-for-the-masses.tumblr.com

Weichman advierte que puede que tengas que esforzarte un poco tú mismo para que el asunto se ponga en marcha. Si tus padres se demoran, sugiere que uses el buscador de terapeutas de Psychology Today, con el que encontrarás proveedores que acepten tu seguro médico, sean especialistas en los temas que te aquejan y se encuentren cerca de ti. Busca algunas opciones para mostrárselas a tus padres y darles el impulso que necesitan.

10. Mientras tanto, no dudes en aprovechar otros recursos que estén disponibles si los necesitas.

instagram.com

No deberías quedarte sin ayuda solo por no haber dado el paso de hablar con tus padres. Si bien no pueden reemplazar la ayuda profesional, hay muchos recursos en internet donde puedes encontrar grupos de apoyo en línea y cerca de donde vives.

Every. Tasty. Video. EVER. The new Tasty app is here!

Dismiss