back to top

17 Cosas que necesitas saber sobre estar deprimida durante el embarazo

Antes que nada, no estás sola.

publicado

Es probable que te hayan dicho un millón de veces que supuestamente el embarazo es un acontecimiento feliz y emocionante en tu vida, lo cual puede hacerte sentir terrible si no lo vives así.

La cosa es que, si no estás teniendo un embarazo perfecto y "para la foto", tu situación no es nada inusual y sin dudas no estás sola. Simplemente necesitas cuidarte un poco más.

Para ayudarte a entender todo lo que deberías saber sobre afrontar la depresión durante el embarazo, BuzzFeed Health habló con la psiquiatra de salud reproductiva y de mujeres, la Dra. Sonya Rasminsky; la psicóloga clínica Shoshana Bennett, Dra. y coautora de Beyond the Blues: Understanding and Treating Prenatal and Postpartum Depression & Anxiety; y la especialista en medicina maternofetal, la Dra. Wendy White. Aquí te contamos lo que ellas quieren que tengas en cuenta.

1. Primero lo primero: la depresión prenatal es una enfermedad real que muchas mujeres enfrentan.

Joey Thompson / Via unsplash.com

No es solo un malestar del embarazo o una sensación de melancolía. La depresión prenatal (o antenatal) es una depresión aguda que ocurre en algún momento del embarazo. Se trata de un problema clínico que merece ser tratado, según Bennett. Afecta a alrededor del 15% de las embarazadas.

"No es una debilidad ni una falla en la personalidad, ni se debe a que hayas hecho algo mal durante el embarazo", dice Bennett. "Es una enfermedad muy real que golpea de manera indiscriminada".

2. Tal vez confundas algunos de los síntomas con el hecho de estar embarazada, pero hay cosas a las que debes estar atenta.

The CW / Via gifsgallery.com

La fatiga y los cambios en el apetito y los horarios de sueño son esperables durante el embarazo, pero también son síntomas de la depresión, los cuales pueden ser confusos, sobre todo en el primer trimestre, cuando encima podrías sentirte superenferma.

"Debes estar atenta a cuando no puedas alegrarte ni disfrutar nada", dice Rasminsky. "Si no estás contenta de estar embarazada, te sientes desconectada del feto o te observas deseando que ya no estuvieses embarazada, se trata de señales de depresión prenatal".

También vale aclarar que es increíblemente común que la ansiedad coexista con la depresión prenatal, dice Bennett, de modo que si tus apabullantes pensamientos y preocupaciones te mantienen despierta de noche, no les restes importancia tomándolos como momentos de nerviosismo normales de la prematernidad.

Publicidad

3. No tengas miedo de contarle esto a tu médico, porque la depresión prenatal es 100% tratable.

CVS / Via giphy.com

La mayoría de los médicos te examinarán en búsqueda de esto, de todos modos, pero si no te hacen las preguntas necesarias, habla tú. "No esperes hasta que sientas que no puedes ir a trabajar o funcionar adecuadamente para comenzar el tratamiento", dice Rasminsky. "El camino por el que tu médico y tú se decidan para el tratamiento puede marcar una gran diferencia en etapas tempranas".

4. Y de ser posible, ver a un especialista, como un psiquiatra de la reproducción, puede ser de gran ayuda.

Charles Schulz / Via instagram.com

Los expertos están cada vez más informados y capacitados para tratar la depresión perinatal (prenatal y posparto), pero aún existen brechas en el conocimiento que podrían hacer que una consulta externa con un experto, como un psiquiatra de la reproducción, valga la pena.

"Hay mucha desinformación sobre la depresión perinatal, tanto en el público general como entre los médicos y los psiquiatras", dice Rasminsky. Por ejemplo, tal vez tengan preocupaciones obsoletas sobre los antidepresivos (más adelante trataremos esto) y te impidan recibir el tratamiento adecuado para ti.

Ella sugiere usar a Postpartum Support International para hallar a un experto cercano a ti.

5. Nadie es inmune, pero existen algunos factores que podrían volverte más propensa a desarrollarla.

NBC / Via Netflix

De acuerdo a Bennett, la depresión prenatal puede sucederle a cualquiera. Sin embargo, también podrías estar bajo un riesgo mayor en los siguientes casos: si tienes antecedentes de depresión, ansiedad u otros trastornos del ánimo; si tuviste o tienes problemas de tiroides, como hipotiroidismo; si tienes carencia de apoyo financiero o social; si estás embarazada de varios bebés; o si experimentas cambios anímicos negativos con el SPM o el control de la natalidad (ya que estas cosas pueden predecir el modo en que tu cuerpo responde a los cambios hormonales).

Una vez más, Bennett advierte que no hay que entrar en pánico si tienes alguno de los factores de riesgo: "¿Estas cosas significan que sí o sí sufrirás? No. Pero ¿significa que deberías estar atenta a ellas? Claro que sí".

6. La depresión no tratada ha sido asociada con complicaciones durante el embarazo y el alumbramiento.

The CW / Via jafaeldaily.tumblr.com

Algunos riesgos que han sido asociados con la depresión (aunque no causados por ella) durante el embarazo incluyen el bajo peso al nacer y el parto prematuro, así como complicaciones del embarazo como la diabetes gestacional y la presión sanguínea alta, de acuerdo a Rasminsky.

"También está el hecho de que si estás deprimida, no podrás cuidarte del modo que tú y tu bebé necesitan", dice Rasminsky. "No buscarás asistencia prenatal del mismo modo. No comerás bien. Te perderás citas o turnos. Tal vez seas más propensa a beber o fumar".

7. Tratar la depresión durante el embarazo también puede reducir el riesgo de desarrollar depresión posparto.

Pojoslaw / Getty Images / Jenny Chang / BuzzFeed / Via buzzfeed.com

Según Bennett, las mujeres que tienen depresión en el segundo trimestre tienen triple riesgo de padecer depresión posparto, y tener depresión al final del embarazo aumenta seis veces el riesgo.

"Parece que tratar la depresión durante el embarazo mitiga mucho el riesgo de padecer depresión posparto", dice Rasminsky. "Las personas que llegan con depresión prenatal y reciben tratamiento no son por lo general las que desarrollan depresión posparto".

Publicidad

8. Tu médico considerará muchas cosas al momento de decidir el camino más apropiado para el tratamiento.

Al8er / Getty Images

Existen algunos factores que podrían ayudar a predecir si la medicación o la terapia son adecuadas para ti. Tu médico mirará tus antecedentes personales y familiares, tu experiencia previa y el éxito con los medicamentos o la terapia, cómo está el sistema de apoyo de tu hogar y con qué clase de estresores lidias en tu vida.

También tendrá en cuenta tus valores personales, tus deseos y tus creencias. "Algunas mujeres se ponen muy nerviosas ante la idea de tomar medicamentos y no quieren hacerlo", dice Rasminsky. "El médico también tomará eso en cuenta".

9. Y un buen médico nunca te presionará para que sigas un tipo de tratamiento particular. Solo está para ayudarte a tomar la mejor decisión.

Al Boardman / Via giphy.com

"Ver a un psiquiatra de la reproducción no significa que alguien te va a decir qué hacer", dice Rasminsky. "La idea es tener a alguien que te ayude a sopesar los riesgos y beneficios, porque esa decisión puede ser muy abrumadora".

10. Los médicos coinciden en que las investigaciones apuntan a que tomar antidepresivos es seguros, por lo general, pero los expertos no pueden garantizar que no existan algunos riesgos.

Probablemente hayas oído de estudios que conectan el uso de los antidepresivos con anomalías de nacimiento, tales como los defectos cardíacos congénitos, la hipertensión pulmonar persistente y el autismo, pero es difícil atribuirles estas cosas a los antidepresivos, porque los investigadores no pueden controlar otros factores que podrían ser los responsables, según White. "Por ejemplo, es posible que la exposición a los antidepresivos esté vinculada a los defectos cardíacos congénitos, pero eso también podría deberse a una alimentación pobre, la cual está asociada con la depresión", dice White. "Desenmarañar todos estos factores y separar los riesgos de tener depresión durante el embarazo y tomar antidepresivos durante el embarazo es muy difícil".

De manera casi unánime, todos nuestros expertos coincidieron en que la decisión sobre riesgos y beneficios queda a favor de tomar antidepresivos si los necesitas, en especial para las depresiones moderadas a graves. "Si bien puede haber algunos riesgos, sabemos más concretamente que la depresión no tratada es probablemente más riesgosa que cualquier exposición a la droga", dice White.

11. De modo que al decidir si los antidepresivos son apropiados para ti, es importante poner las investigaciones actuales en perspectiva.

Flo Perry / BuzzFeed / Via buzzfeed.com

"Algo que sabemos con certeza es que estos medicamentos no son teratógenos, lo que significa que no son cosas que causen daños específicos, según lo que sabemos", dice Rasminky. "Si bien han surgido cosas vinculadas a su asociación con los defectos de nacimiento, no ha habido un patrón claro en muchísimos estudios".

Eso incluye estudios relacionados con el riesgo de autismo. “Existe una gran pregunta en estos momentos sobre si los antidepresivos aumentan el riesgo de autismo y la opinión actual es que probablemente la respuesta sea no”, dice Rasminsky. “Pero esto sigue siendo una controversia porque hay un par de estudios que muestran una asociación potencial. Pero la asociación no es lo mismo que la causalidad: el autismo es multifactorial. No sabemos por qué sucede, pero existen muchos factores de riesgo, y si los antidepresivos son uno de ellos, son uno pequeño”.

Dicho esto, un efecto colateral sobre el cual los médicos sí advierten a los pacientes tiene que ver con la posibilidad de desarrollar el síndrome de adaptación posnatal, que es esencialmente una abstinencia que podría hacer que tu bebé esté más quisquilloso, nervioso o irritable. Suele irse en unos días y es más algo de lo que hay que ser consciente que algo por lo cual preocuparse, dice Rasminsky, ya que no hay consecuencias a largo plazo.

12. Está demostrado que la terapia es un método de tratamiento igual de eficaz para algunos.

Los medicamentos no son la única opción. "La terapia puede ser extremadamente útil y puede ser suficiente para ayudar a una mujer a sobrellevar el embarazo", dice Bennett. "Se trata de ver qué te funcionará a ti".

Esto también podría implicar trabajar junto a tu médico en el diseño de un régimen que incluya la fototerapia y los suplementos.

Publicidad

13. Fuera de los tratamientos profesionales, también hay cosas que puedes hacer para mejorar tus síntomas día a día, como dormir y hacer ejercicio.

Obviamente, es más fácil decir esto que hacerlo cuando estás embarazada y deprimida, pero ambas expertas coincidieron en que estas cosas pueden marcar una tremenda diferencia. Haz todo lo posible para dormir sin interrupciones y haz el ejercicio que te sientas capacitada a hacer, ya sea simplemente caminar hasta la esquina o tomar una clase de yoga prenatal.

"De ningún modo son curas, pero son extremadamente útiles para aliviar los síntomas de la depresión y hacen que la vida sea un poquito más fácil", dice Bennett.

14. Come viendo la hora porque no puedes confiar en que tu cuerpo te dirá cuándo comer cuando estás deprimida y con ansiedad.

E! / Via perezhilton.tumblr.com

Bennett sugiere comer seis comidas a lo largo del día y que cada una tenga una buena fuente de proteínas y un carbohidrato complejo, que básicamente ayudan a producir serotonina, la cual ayudará con los síntomas de la depresión. "Programa tu reloj para que suene seis veces a lo largo del día", dice Bennett. "Cada vez que suena, aunque no sientas hambre, pones algo en tu cuerpo".

15. Arma un sistema de apoyo y habla de lo que estás viviendo.

The CW / Via ginnysweasley.co.vu

No puede negarse que el estigma en torno a las enfermedades mentales sigue estando, pero es importante recordar que lidiar con la depresión no es nada de lo que una deba avergonzarse y no es algo que debamos esconder. Comparte lo que estás viviendo con tus seres queridos para que tengas más apoyo cuando necesites ayudes.

¿Quién puede hacerte la comida cuando no puedes levantarte de la cama? ¿Quién puede encargarse de la casa cuando estás en un mal día? ¿A quién puedes descargarle lo que te está pasando? "El apoyo físico y el apoyo emocional son importantes", dice Bennett, "así que asegúrate de tener ambos".

16. Si tienes antecedentes de depresión, puede ayudar muchísimo armar un plan de acción de salud mental antes de quedar embarazada.

-hope-for-the-hopeless-.tumblr.com

"Es muy difícil levantar el teléfono y pedir ayuda cuando estás en la agonía de una depresión, así que si estás preocupada por que esto sea algo con lo que podrías lidiar, habla de tus preocupaciones con tu médico y ten lista una estrategia", dice Rasminsky. "Si haces eso, es más fácil llamar y decir: '¿Vio eso de lo que hablamos que podía suceder? Creo que está sucediendo. ¿Puedo pedirle un turno?'".

Lo mismo aplica si has lidiado con la depresión perinatal anteriormente. "Podrías estar bajo un riesgo mayor, pero eso no significa necesariamente que volverá a ocurrir", dice Bennett. "Puedes tener lista una fuerte estrategia de bienestar y tener una experiencia completamente distinta en tu próximo embarazo".

17. Al final del día, recuerda que mereces recibir ayuda y que hay tratamientos disponibles para ti.

CVS / Via giphy.com

"Sentimos la necesidad de justificar el recibir ayuda por la salud del bebé, pero también es importante que vas a estar lidiando con esto durante nueve meses", dice Rasminsky. "Es mucho tiempo para estar deprimida. Eso tiene su costo. ¿Por qué sufrirías tanto tiempo? Ese es para mí el argumento más poderoso para recibir la ayuda que necesitas".

Every. Tasty. Video. EVER. The new Tasty app is here!

Dismiss