25 Cosas que nadie te dice sobre tu primer apartamento

Desafortunadamente, el hada del papel higiénico no te hará ninguna visita.

1. podrías comprometerte un poco

Porque la búsqueda de apartamento, especialmente en una ciudad como Nueva York, es un infierno tragicómico en el que debes lanzar cada moneda que te has ganado.

2. Si estás trabajando con un agente inmobiliario, te puede ayudar a hacer realidad todos tus sueños…

3. …o convertir tu vida en un chiste en el que desangres dinero.

“Sé que dijiste que querías un soleado y tranquilo apartamento de tres habitaciones, ¡pero encontré este estudio con un baño compartido y una plaga de ratas por sólo tres veces tu presupuesto! Además, es accesible solo por barco en la oscuridad de la noche”.

4. Y cuando encuentras un lugar que se adecue a ti, requerirá una montaña de papeles que debes producir en el lugar.

Shutterstock

Todos los del contrato de alquiler probablemente necesitarán que pruebes tu empleo, los tres recibos de tus pagos más recientes, una declaración de impuestos y un estado de cuenta bancario. Si hay un garante en el grupo, también necesitarán toda esa información. Si realmente quieres mudarte rápidamente a un lugar o estar en un mercado competitivo (por ejemplo, el esplendor anteriormente mencionado, es decir, la Gran Manzana) debes tener todas esas cosas a la mano cuando vas a ver un apartamento.

5. Mudarse tiene como resultado más cajas de las que imaginaste.

Y después tienes que romperlas, doblarlas, dejarlas en la acera, y esperar que el nuevo casero te grite porque lo hiciste mal.

6. Tendras que medir absolutamente todo.

Resulta que las ventanas vienen en diferentes tamaños, igual los tubos de las cortinas, y los necesitas para que tu vecino de al lado del eje de ventilación deje de ver siempre que traes a alguien a la casa.

7. Hay infinitas maneras de arruinar las construcciones de Ikea.

Especialmente una vez que has intentado armarla por dos días seguidos.

8. Y no hay mejor manera para destruir una buena y perfecta relación.

9. Tienes que comprar cosas aburridas como papel higiénico y mayordomo.

Y, si eres una chica, o (DIOS NO LO QUIERA) varias chicas, necesitarás más de lo anterior de lo que imaginaste.

10. Existen muchos artículos que no sabías que necesitabas hasta que no los tenías.

“Agh, como sea, solo pondré mis cuchillos de carne en este cajón - OH CARAJO”.

11. Cuando vas al supermercado, tienes que gastar todo tu dinero en comida de personas mayores.

También conocida como lechuga y aceite de oliva, menos cerveza y chocolate.

Lo que pasa más frecuentemente de lo que imaginaste.

12. Y aunque puedes comprar todo tipo de comida, algunas cosas se pudrirán antes de que las uses.

Shutterstock

Todas esas noches que imaginaste con paninis prensados maravillosamente, tiradas a la alcantarilla.

13. Instalar un aire acondicionado es difícil. Pagarle a alguien un salario semanal para que te lo instale es más difícil.

Realmente no es tan difícil como parece, solo es pesado (especialmente si el novio de tu amiga solía trabajar en Lowe’s y esta dispuesto a hacerlo por ti a cambio de bebida y gratitud eterna).

14. Si tu calefacción o estufa funcionan con aceite, instala esa cosa lo más rápido que puedas.

Aunque funcione bien cuando llegues, puede que sean restos de los inquilinos anteriores, y el horno dejará de funcionar en el segundo en el que necesites una pizza personal congelada.

15. En algún momento verás un ratón, y no será lindo y amigable como te han hecho pensar.

Además, buena suerte sacando ese ruido rechinante de tu cabeza.

16. Tu contrato de arriendo podría requerir que pongas alfombras.

 

Especialmente si tu casa está encima de la casa de alguien más - poner alfombra ayuda a amortiguar el ruido.

17. Tendrás que encontrar sillas que le hagan juego a la mesa que los padres de tu compañero de cuarto* dejaron que sacaran de su sótano.

Shutterstock

Tristemente, los muebles de Ikea no vienen en “café claro con manchas de agua y lleno de termitas”.

  • / pareja / del pariente distanciado y perdido hace mucho tiempo.

18. Hablando de vivir con otra persona: una vez han juntado todas sus posesiones mundanas, lo más probable es que tengan 64 tenedores y 0 cuchillos.

Shutterstock

Es sólo física.

19. Un refrigerador compartido puede llenarse mucho más rápido de lo que piensas

“Perdón amigo, tiré tu pollo rostizado para que cupieran otras cosas”.

20. A menos, por supuesto, que vaya al otro extremo.

Shutterstock

Oh perfecto, seductora sirena de pesadilla.

21. Pasa lo mismo en la ducha: puede estar muy llena o tener una triste botella casi vacía de Dr Bronner’s.

22. Eres plenamente capaz de manejar desastres menores en el hogar.

NBC / Via 0dg.tumblr.com

Y si no lo eres, es por eso que Dios inventó a los comisarios y a los billetes de veinte dólares.

23. (Incluso aunque algunas de tus soluciones sean menos ideales.)

Toma ESTO, Pinterest.

24. Estarás muuuuy orgulloso de lo bien que limpiaste, y luego, horas después, volverá a estar exactamente como antes.

25. No hay nada como regresar a casa a un lugar que es, no importando lo pequeño que sea, tuyo.

Check out more articles on BuzzFeed.com!

Senior editor, noted cactus-killer.
 
  Tu reacción
 

Reacciones

Buzzing ahora