back to top

Esto es lo que la prohibición de fumar ha hecho realmente por nuestra salud

Han pasado cinco años desde que se prohibió fumar en los locales españoles. Un nuevo e importante estudio ha analizado su impacto.

publicado

En 2006, el gobierno ilegalizó que se fumara en los lugares de trabajo en España. Pero con la modificación de esta ley en 2011, ésta se extendió a cualquier tipo espacio de uso colectivo, local abierto al público, que no estuviera al aire libre.

El objetivo era reducir el tabaquismo pasivo, también conocido como «humo de segunda mano» o HSM.

La exposición al HSM se asocia con un mayor riesgo de sufrir derrame cerebral y otros problemas cardiovasculares, enfermedades respiratorias y diversas formas de cáncer.

Se esperaba también que la prohibición de fumar hiciera que la gente dejase de fumar o que no empezase a hacerlo en primera instancia.

Ahora, un nuevo e importante estudio ha analizado el impacto que la prohibición de fumar tiene sobre la salud.

ThinkStock

La Biblioteca Cochrane ha elaborado una de sus revisiones sistemáticas, las cuales recogen las mejores investigaciones sobre un tema determinado y las recopila en un único y superpotente estudio.

Se trata de la actualización de una revisión de 2010, que determinó que las prohibición de fumar había reducido la exposición al humo de segunda mano y también el número de ingresos en el hospital por problemas cardíacos.

La nueva revisión tuvo en cuenta 77 estudios de 21 países: Argentina, Bélgica, Canadá, Dinamarca, Inglaterra, Francia, Alemania, Hong Kong, Irlanda, Italia, Países Bajos, Nueva Zelanda, Noruega, Panamá, Escocia, España, Suecia, Suiza, Turquía, Uruguay y EE. UU.

ADVERTISEMENT

La revisión encontró pruebas «consistentes» de que en aquellos países en los que existía prohibición de fumar, la gente tenía menos probabilidades de ser ingresada en el hospital por problemas cardíacos y derrame cerebral.

La reducción exacta del riesgo variaba de un estudio a otro, pero un ejemplo bastante típico concluyó que en Escocia los fumadores tenían un 14% menos de probabilidades de ser ingresados por síndrome coronario agudo (SCA) tras la prohibición, mientras que los exfumadores tenían un 19% menos de probabilidades y las personas que nunca habían fumado eran un 21% menos propensas.

Encontró pruebas menos concluyentes de que la prohibición de fumar reduce los problemas pulmonares.

ThinkStock

La revisión observó una reducción en el número de ingresos en el hospital por asma y por enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), pero la evidencia no eran tan clara: solo 21 de los estudios prestaron atención a los problemas respiratorios y no todos coincidían. Aún con todo, el estudio dice que la prohibición de fumar tiene un impacto al respecto.

También observó que el número de muertes por enfermedades relacionadas con el tabaco había descendido.

Una vez más, las pruebas fueron menos concluyentes (solo 11 estudios prestaron atención a las tasas de mortalidad y solo ocho de ellos consideraron que las tasas habían descendido), pero aún son convincentes.

Curiosamente, la evidencia de que hubiese provocado que la gente dejase de fumar era mucho menos clara.

La Dra. Kate Frazer, autora principal de la revisión, dijo que «en el periodo previo a la prohibición, se pudo percibir un descenso en el número de fumadores», ya que muchas personas intentaron dejar de fumar en vista de la prohibición, aunque muchas de ellas fracasaron y el número pronto comenzó a aumentar nuevamente. Dijo que «probablemente haya evitado que la gente fume, probablemente haya reducido el número de cigarrillos consumidos, pero las pruebas no son concluyentes».

Es muy difícil poder decir que la prohibición de fumar es la causa de cualquiera de estas cosas.

ThinkStock

La forma clásica de demostrar, en la ciencia, que una cosa causa otra (por ejemplo, que los antibióticos hacen que la gente se recupere de las infecciones) es tomar un gran número de personas y dividirlas aleatoriamente en dos grupos.

Luego, se le da a un grupo aquello que se quiera probar y al otro grupo una versión falsa o placebo. Esto se hace sin decir a nadie en cuál de los grupos se encuentra. Se llama «ensayo controlado aleatorio» o ECA.

Obviamente, esto no se puede hacer con fumadores pasivos, ya que no podemos ordenar que la gente permanezca en una habitación y se exponga al humo ni que otra gente fume cigarrillos placebo.

Pero los investigadores se muestran bastante seguros de que la prohibición es el motivo de que se haya reducido el daño derivado del tabaco.

Dado que no podían hacer ECA recurrieron a experimentos naturales. Estudiaron áreas que introdujeron prohibiciones para ver cómo cambiaba el comportamiento justo después en comparación con áreas similares que no introdujeron prohibiciones.

No es perfecto pero Frazer dice que aunque no pueden decir con certeza que es un vínculo causal, los daños disminuyen poco después de la introducción de prohibiciones. Además hay un efecto "dosis-respuesta". Es decir, cuanto más estricta es la prohibición o cuanto más tiempo lleva en vigor, más disminuyen las enfermedades relacionadas con el tabaco. Eso indica claramente que la prohibición de fumar causó la reducción.

El titular del hallazgo entonces es: la prohibición de fumar parece haber hecho exactamente lo que estaba pensado que hiciera, reducir los daños provocados por el tabaquismo pasivo.

«La prohibición de fumar probablemente conduce a una mejor salud, mediante una reducción de la exposición al humo de segunda mano», dijo Frazer.

Every. Tasty. Video. EVER. The new Tasty app is here!

Dismiss