go to content

15 señales de que definitivamente tienes que dejar de tratar de bajar de peso

"Diet is 'die' with a 't.— Garfield

publicado

Mucha gente quiere perder peso.

Y es por eso que hemos compartido las inspiradoras historias, los consejos y los tips motivacionales de gente que ha logrado tener éxito en bajar de peso replanteándose la vida con nutrición y ejercicio de manera saludable, y que encontraron formas de mantenerse cuerdos en el proceso.

Pero también hay momentos cuando intentar bajar de peso puede no ser saludable e incluso perjudicial para ti, tanto emocional como físicamente.

instagram.com

Para ayudarte a entender las diferentes señales de tu cuerpo y tu mente a las cuales estar alerta porque significan que quizá sea tiempo de dejar de bajar de peso, BuzzFeed Life habló con la Doctora Mary Pritchard, profesora de psicología en la Boise State University y creadora de 30 Days to BodyLove y con Aaron Flores, RDN, nutriólogo con sede en California especializado en alimentación intuitiva y Health at Every Size (HAES).

Aquí están las señales a las que nos recomendaron estar alerta.

1. Tienes hambre todo el jodido tiempo.

Warner Bros. / Via giphy.com

Si tienes hambre constantemente significa que simplemente no estás comiendo lo suficiente para que tu cuerpo se sienta satisfecho. Aunque tu creas que sentir hambre no tiene importancia y algo natural de estar a dieta, Flores explica que es importante poner atención a estas señales porque es la forma de tu cuerpo de decirte lo que necesitas y cuando lo necesitas. Entre más lo entrenes a ignorarlas, más confundida te sentirás sobre cómo entender tus propias señales internas en el futuro, lo cual puede crear una relación poco sana con la comida que será difícil de desaprender.

2. Crees que sólo serás feliz hasta haber alcanzado tu meta de peso ideal.

giphy.com

Si estás extremadamente insatisfecho con tu cuerpo, por ejemplo, siempre estás hablando o pensando lo "gorda" que estás, y crees que lo único que te haría sentirte mejor es cambiar tu cuerpo a una idea tuya de la "perfección", lo más probable es que tu relación con tu cuerpo y con lo que comes se ha convertido en una obsesión.

3. Decides comer como loca una vez más, prometiendo reiniciar la dieta mañana. (Una y otra vez.)

giphy.com

El "efecto de última cena" es como Pritchard llama al hecho de que repetidamente te des la oportunidad de una última oportunidad épica de comer todo lo que quieres y en la cantidad que quieres con la intención de regresar a la dieta "mañana". Y por lo general terminas sintiendo que todo tu arduo trabajo se ha descarrilado y que has sido "mala". La doctora dice que esto es común en las personas que se privan de comida que de verdad desean (o en la cantidad que de verdad desean) por largos períodos de tiempo.

4. Tienes muchas reglas sobre lo que comes.

instagram.com

"Una de las señales de alarma que busco son las reglas," dice Pritchard. Por ejemplo, cuando la gente le pone etiquetas de "bueno" o "malo" a ciertos alimentos o declara un momento del día en que deben dejar de comer, esas son señales de que han desarrollado una relación no sana con la comida debido a las dietas, y es hora de darle a la dieta un descanso.

5. Eres un comedor compulsivo o estás constantemente luchando contra eso.

instagram.com

"La mentalidad de privación es cuando quieres tragar todo lo que puedas de todo lo que 'no deberías'," dice Pritchard. "Cuando te das cuenta que piensas 'Voy a matar a alguien si no me como una dona,' esa es una señal de que probablemente deberías comerte una dona."

Y quizá sería inevitable si has hecho dietas toda tu vida. Pritchard dice que las investigaciones sugieren que si consumes pocas calorías y te privas por un período de tiempo suficientemente largo, eventualmente querrás atacarte de comida.

6. Estás irritable y con cambios de humor.

instagram.com

O quizá tu le llamas estar furioso de hambre. Pritchard dice que los cambios de humor y la irritabilidad son respuestas comunes a los niveles bajos de azúcar lo que pasa cuando no estás comiendo lo suficiente o con la frecuencia necesaria.

7. Te ha dejado de llegar la menstruación.

instagram.com

Es una creencia común que las mujeres dejan de menstruar porque se han puesto súper flacas. Pritchard explica que sin importar tu peso, cuando tu metabolismo se hace lento porque has restringido las calorías, tu cuerpo, en un esfuerzo de ser más eficiente, pondrá un alto a la reproducción de hormonas y tu período podría detenerse. Esta es una señal de que probablemente has llevado tu dieta a un extremo enfermizo y necesitas darle un descanso a su cuerpo.

8. No tienes nada de hambre y tu apetito pareciera haberse ido de vacaciones.

Entonces, comiste un desayuno ligero y una comida pequeña e hiciste ejercicio intenso esta mañana. Ahora ya casi es hora de la cena y te das cuenta de que aunque no has comido en muchas horas no tienes ni un poco de hambre. Si has restringido tus calorías por tanto tiempo que estás acostumbrada a no hacer caso de las señales de hambre, es probable que tu cuerpo deje de enviarlas, dice Flores.

9. Estás deprimida y/o ansiosa.

20th Century Fox / Via giphy.com

Cuando tu cuerpo no está recibiendo los carbohidratos que necesita para hacer serotonina, el neurotransmisor que regula el ánimo, no sólo tendrás un furioso apetito, también puedes ponerte ansiosa y deprimida, explica Pritchard.

10. Ves la dieta y/o el ejercicio como castigos.

instagram.com

Si odias tu dieta y temes hacer ejercicio pero sientes que tienes que seguir con ambos, es probable que vayas a sentirte miserable. Pero Flores dice que mucha gente duda en dejar comportamientos restrictivos o castigadores como el contar calorías y ejercicios forzados porque tienen miedo que si dejan de ir al gimnasio un día o se comen un postre, regresarán a la rutina de los malos hábitos.

Flores recomienda aprender a confiar en ti mismo con la comida y el ejercicio haciendo un tipo de ejercicio que disfrutes que también te brinde un beneficio mental. "Descubrir cómo hacerle honor a tu cuerpo con algún tipo de cuidado de manera diaria te ayuda a crear esa confianza," dice. Si odias correr pero amas escalar con tus amigos, ¡deja de correr y empieza a escalar!

11. Siempres te sientes muy cansada.

Estar exhausta todo el tiempo es una señal de que no estás comiendo lo suficiente y tu cuerpo quiere más energía de la que le estás dando. "Esa es una señal clara de que tu cuerpo te está diciendo 'Necesito un descanso,'" dice Flores.

12. En realidad no disfrutas comer.

giphy.com

Si comer ha perdido todo su placer -- porque estás constantemente ansiosa por el aumento de peso, porque no estás segura cómo calcular las calorías de lo que comes, o porque has llegado a asociar el comer con un cuerpo que no quieres, etc. -- podría haber llegado el momento de dejar de hacer dieta y reencontrate con la dicha de comer comida deliciosa.

13. Planeas tu vida alrededor de tu dieta.

Sally Tamarkin / BuzzFeed

Una señal de que la dieta está controlando tu vida es el planear tus salidas y vacaciones alrededor de ella. Quizá te obsesiona agendar tus compromisos sociales para los días "libres" o planear tus vacaciones dependiendo de la comida que tendrás disponible o el ejercicio que podrás hacer.

14. El flujo y reflujo de tu autoestima depende de lo que dice la báscula.

instagram.com

Si una buena pesada te hace sentir maravillosa y una mala te hace sentir devastada o incompetente o sin valor, es probable que tu valía propia esté demasiado atada a tu dieta.

15. Simplemente estás jodidamente harta de hacer dieta.

instagram.com

La cantidad de control, fuerza de voluntad y restricción que la mayoría de las dietas tradicionales demanda puede ser agotadora y, bueno, hacerte sentir de lo peor. Está bien tomar la decisión en algún momento de no querer hacerlo más. Y si simplemente te sientes 100% harta, es un buen momento de tirar la toalla.

Por cierto, si decides que es buen momento de replantearte tu relación con la pérdida de peso, tu imagen corporal, o con la comida, hay montones de recursos que pueden ayudarte, empezando con lo que Pritchard recomienda aquí.

*Reentrena tu mente a amar tu cuerpo como es.

Pritchard recomienda el libro Madly in Love with ME: The Daring Adventure of Becoming Your Own Best Friend. También le dice a sus propios pacientes que sigan el ejemplo de Operation Beautiful y empiecen una "campaña de amor personal." Escribe post-its con mensajes inspiracionales y colócalos por todas partes. Pritchard dice que si no puedes verte en el espejo sin pensar algo terrible sobre tu peso, debes cubrir el espejo con notitas inspiracionales.

* Aprende sobre la relación entre la imagen corporal, los estándares de belleza y la autoestima.

Pritchard explica que para muchas personas la motivación de perder peso viene de tratar de alcanzar los estándares de belleza que ven en los medios. Ella recomienda educarse a si mismas sobre cómo la publicidad y los medios afectan nuestra autoestima con los documentales Killing Us Softly de Jean Kilbourne y America The Beautiful.

* Busca ayuda.

Hay terapeutas entrenados para ayudarle a la gente a lidiar con problemas de imagen corporal, desórdenes alimenticios y problemas de autoestima. Puedes encontrarlos buscando en Psychology Today.

Every. Tasty. Video. EVER. The new Tasty app is here!

Dismiss