back to top

Muere el oso polar más triste del mundo

Miles de personas solicitaron que Arturo fuera liberado de su jaula en un zoológico de Argentina.

publicado

Arturo murió el domingo a causa de un "desequilibrio de la circulación sanguínea".

Al parecer estaba enfermo desde hace algún tiempo. Tenía ceguera en el ojo derecho y perdió mucho peso en los últimos meses y su sentido del olfato había desaparecido.

El oso fue traído a Argentina en 1993. Pasó su vida en Mendoza, una ciudad donde la temperatura promedio puede alcanzar los 40 ºC.

Greenpeace había expresado que era inhumano mantenerlo allí y había iniciado una petición para llevar el animal a Canadá. Sin embargo, los funcionarios del zoológico lucharon duramente para conservar a Arturo, diciendo que era "cercano a sus cuidadores", informó la BBC.

Publicidad

Patrocinado