back to top

El trabajo a tiempo completo de esta madre es publicar en Instagram y así es como funciona

Mila Stauffer tiene solo 3 años, pero ya tiene más de 3 millones de seguidores en Instagram. Sus fans se han reunido en Beverly Hills para conocerla, algunos la paran por la calle. Y las grandes empresas le pagan a su madre por anuncios.

publicado

Katie Stauffer publicó una foto de su hija Mila junto a una estatua de Marilyn Monroe en Instagram el domingo, y etiquetó el sitio como Beverly Hills Four Seasons. La niña de 3 años imita a Marilyn mientras se sostiene el vestido y mira de reojo. En 30 minutos, la foto tenía más de 75 000 me gusta y 500 comentarios.

“¿Podéis venir a Los Ángeles la primera semana de marzo?”, alguien escribió. “¡Estaré allí y me encantaría conoceros!”

"Mila, tú eres mucho más sexy", decía otro comentario de una mujer. "Lo clavaste, bebé".

Mila y su hermana gemela, Emma, han crecido en la cuenta de Instagram de su madre. "Bienvenidas al mundo, adorables niñas sin nombre", puede leerse en el texto de una foto de 2014. Las caras de los bebés son como nuevas y están hinchadas, con los ojos cerrados. Sus cesáreas se publicaron en la cuenta de YouTube de Katie el año siguiente.

Hoy en día, Katie crea contenido para más de 3.7 millones de fanáticos en Instagram, junto con seguidores sustanciales en YouTube y Facebook, todos llenos de gente devota de Mila. (Emma también aparece, pero es más tímida ante la cámara). La niña es conocida por sus vídeos pícaros y cercanos que Katie hace con su marido, Charley, y su hija Kaitlin, de 15 años. En los guiones, Mila retrata a una preciosa niña precoz con opiniones para todo, desde Papá Noel ("este tipo no tiene vida") hasta hacer ejercicio (un aburrimiento).

La fama online de Mila tiene repercusiones en su vida real. La gente la para y le pide fotos con tanta frecuencia que ahora es ella la que se acerca a la gente antes de que lo hagan ellos.

"Cuando estamos en la tienda, a veces se acerca a alguien y le dice: '¿Quieres hacerte una foto conmigo?'". Le contó Kaitlin a BuzzFeed News.

Mila tiene admiradores por todo el mundo: gente de India, China, Brasil y otros lugares claman por su atención a diario, con comentarios como "Amo a Mila". Katie cuenta que una vez un hombre la paró por la calle y besó a Mila en la mejilla, sin preguntar.

La marca de Mila, y el contenido patrocinado que puede vender, ha tenido tanto éxito que Katie renunció a su trabajo a tiempo completo como agente en septiembre y ahora se dedica a Instagram a tiempo completo.

Katie es solo una de las muchas madres que han podido convertir a su familia en negocio (pero con 3,7 millones de seguidores, es una de las más populares). Un ejemplo es Katie Ryan, cuya hija Ava lleva entreteniendo a las masas desde que fue un boom en Vine y ahora hace anuncios para Walmart. Naomi Davis, madre de tres hijos en Manhattan, conocida por su medio millón de seguidores como "Taza", ha trabajado con empresas como Lego y Apple. Amber Fillerup Clark, madre de dos hijos y la única de estas usuarias de Instagram que se acerca a Katie, con 1,3 millones de seguidores en Instagram, ha hecho anuncios paraOld Navy y Amazon.

La publicidad de Instagram se ha convertido en algo enorme para personas influyentes y empresas, pero en muchos sentidos, sigue siendo el Salvaje Oeste. Las directrices de la Comisión Federal de Comercio estadounidense se cumplen vagamente en Instagram y otras plataformas de redes sociales, y a menudo a los espectadores puede resultarles difícil analizar cuál es una publicación auténtica y cuál está haciendo publicidad de algo.

Kristen Strader, una coordinadora de campaña del grupo de defensa Public Citizen's Commercial Alert, contó a BuzzFeed News que "puede ser imposible para los consumidores determinar qué es un anuncio y cuándo se trata de una persona influyente que comparte un momento auténtico de su vida". "Se vuelve aún más complicado cuando las personas influyentes utilizan a sus hijos para promover el contenido pagado", añadió.

Cuando le pregunté a Katie Stauffer cuánto le pagaban de media las empresas por una publicación patrocinada en Instagram, se negó a responder. Aunque Katie recibe un salario por su trabajo, Charley contó que están en proceso de establecer un fideicomiso para los bebés.

Evan Asano, fundador y director ejecutivo de la agencia de márketing de personas influyentes Mediakix, dijo a BuzzFeed News que las empresas pueden pagar miles de dólares por publicaciones en cuentas como la de Katie.

"Los usuarios de Instagram con tal cantidad de seguidores pueden cobrar entre 10 000 $ y 20 000 $ por publicación. depende de la marca y de la campaña o sociedad", contó Asano en un correo electrónico. "Para las publicaciones de vídeo la tarifa es más alta, pero los rangos varían más para los vídeos en base a los requisitos de la marca".

"Los usuarios de Instagram con millones de seguidores pueden gana 500 000 $ o más en ingresos anuales por patrocinios de marcas", añadió.

En noviembre, Katie contó a un canal local de Fox que gana más dinero que su marido, que es médico. También mostró su casa mientras señalaba los regalos que le habían enviado a la familia, como alfombras, un sofá, una mesa y un televisor.

instagram.com

Mila y Emma en un anuncio para Amazon.

El mes pasado estuve con la familia Stauffer en su casa de una calle tranquila de Arizona, con la esperanza de ver cómo es en realidad dirigir un imperio comercial de Instagram centrado en un niño pequeño. Cuando llegué, tanto Mila como su hermana gemela, Emma, vestían suéteres blancos y vaqueros, con el pelo recogido en sus peinados característicos: Emma en un moño, Mila en dos.

Antes de la publicación de este artículo, Katie publicó una historia de Instagram a sus millones de seguidores y etiquetó mi identificador de Instagram, diciendo que dirigí la entrevista bajo falsos pretextos. No hice ninguna promesa sobre este artículo.

video-player.buzzfeed.com

Hablé con Katie y Kaitlin, sentada en el sofá de su sala de estar. Charley, el esposo de Katie, se sentó frente a nosotras, al otro lado de la sala. Las gemelas rebuscaron en mi bolso y, ante la protesta de sus padres, se sentaron en el regazo de su padre y deambularon por la habitación mientras hablábamos.

Katie dijo que, en un día normal, generalmente tiene una cierta cantidad de fotos que debe hacer para cumplir con sus obligaciones con sus patrocinadores. También tiene que hacer fotos "normales" para asegurarse de que su cuenta no sea solo anuncios.

Las sesiones fotográficas nunca duran más de 15 minutos y pueden durar tan solo cinco. "Simplemente depende de si [las gemelas] cooperan", dijo.

A veces las sesiones de fotos deben incentivarse. "Definitivamente ha habido momentos en los que he tenido que decirles 'por favor, si hacemos esto, luego iremos a por helado'", dijo Katie. "Porque Emma se pone algo complicada cuando se trata de fotos y esas cosas. Simplemente no quiere hacerlo".

La fama de Instagram puede parecer glamurosa, pero Katie dice que supone mucho estrés. Tiene un poco de margen de acción porque sus estrellas son niñas pequeñas. Tengo dos fotos para el día de hoy que tengo que enviar [a los anunciantes]", dijo. "No los he hecho y tienen que estar listas para el final del día de hoy y me está estresando por completo".

Los vídeos de Mila son fácilmente los más rentables. Después de que los primeros se volvieran virales, la fama de los Stauffer y el número de seguidores se dispararon, y Katie dice que dan mucha felicidad a la gente. Una mujer le dijo que habló sobre los vídeos con su terapeuta, y un desconocido le envió un mensaje a Katie en Facebook en el que decía que las imágenes de Mila evitaron que escribiese una nota de suicidio.

Se puede tardar hasta tres días en hacer un vídeo, mientras Kaitlin le dice a Mila lo que tiene que repetir. La familia deja de grabar cuando Mila deja claro que ya ha terminado, y Katie explica que tiene cuidado de no presionar a Mila para que haga vídeos cuando no quiere.

"Porque en este momento ella lo hará y le gusta", dijo.

En un vídeo, Mila agoniza por una "cita" que tuvo con un chico llamado Sawyer, que estaba más interesado en el fútbol que en ella.

"Cabello y uñas... para nada", se queja.

"¿Qué hace esta gente?", Pregunta en otro vídeo sobre el gimnasio. "¡Gente que corre y que no llega a ningún sitio!"

En otro vídeo dice que su cumpleaños fue “un fracaso” porque le regalaron un cepillo de dientesl. (El vídeo estaba patrocinado por el fabricante cepillos de dientes e incluía la etiqueta "#ad", de anuncio).

"Me gustaría que este cachorro fuera una varita mágica", dice sobre el cepillo de dientes. “Sería genial”.

Sin embargo, en persona, Mila es una niña muy normal. No dijo ningún tipo de frase pícara cuando habló conmigo. De hecho, ella (apenas) tiene coherencia, de la manera deliciosamente incoherente que los niños pequeños se comportan.

"Eres una buena chica", me dijo Mila, seria y efusiva, con una gran sonrisa. "Encantada de conocerte".

"Encantada de conocerte", le susurré. Me hizo sentir especial. Después de todo, es una estrella. Y preciosa.

Aunque las palabras de los vídeos no son de Mila, Katie dijo que han cambiado la forma en que habla la niña (Katie insiste en que la personalidad pícara es algo natural en su hija) y que Mila repite frases de los vídeos "todo el tiempo".

“Cuando ayer íbamos al aeropuerto, iba diciendo 'tirando regalos', una frase que Mila dice en un el vídeo de un anuncio deDuracell,antes de que aparezca una imagen de Salt Bae. La publicación tenía la etiqueta #ad.

Katie describió la atención que reciben sus hijas como "divertida" y no abrumadora, y dijo que nunca ha recibido un comentario que la alarmara.

La gente ha comentado sobre robarle a Mila, pero Katie dijo que ella misma le había dicho lo mismo a gente, como a su amiga que acaba de tener un bebé.

"Incluso los comentarios que recibimos por parte de hombres en mis páginas, como 'Me encanta Mila', creo que son de otras culturas y, por extraño que suene, es es normal para ellos", dijo. “No sé. No puedo explicarlo sin que suene extraño, hasta a mí misma me lo parece”.

Ofreció una explicación similar para el hombre que en Nueva York los paró y, sin permiso, besó a Mila en la mejilla. "Yo nunca le haría eso a un niño pequeño. Pero ellos eran, creo, de Francia, donde eso es normal. Es así es como saludan a la gente o lo que sea", dijo.

En noviembre, Katie celebró una reunión con las gemelas en un pequeño café de Beverly Hills. Contrataron seguridad, añadió.

"Fue superincreíble. Lo que quiero decir es que creo que podría haber venido un asesino en masa, no sé, pero tuvimos suerte", dijo.

Nada incomodó a Katie en el evento, el cual, según dijo, estaba lleno de "madres e hijas" y "parejas de novios".

"La gente decía, 'Me parece extraño que haya hombres que quieran hacerse una foto con ella'. Bueno, casi el 99 % de los hombres que querían sacarse una foto con ella: uno, tenían novia, y dos, eran de otro país donde eso es normal. Así es su cultura", añadió.

Instagram: @kcstauffer

Mila y Emma en un encuentro con sus fanes.

Sin embargo, Katie toma algunas precauciones de seguridad, como esperar a que su familia y ella se vayan de un lugar antes de etiquetar el lugar en Instagram. También contó que quiere conseguir que su dirección no sea fácil de encontrar en internet.

La madre se ha estado beneficiando de Instagram durante años. Hace unos seis años comenzó a compartir fotos de sus tres hijos mayores, Kaitlin, Finn y Charles. Sus fotos de Finn se hicieron populares y las empresas comenzaron a enviarle regalos y obsequios gratuitos, que ella, a cambio, publicaba en su cuenta. (Ahora "quieren ser tan grandes como Mila", dijo Katie sobre sus otros hijos, con una sonrisa).

Con el tiempo, otras personas influyentes de Instagram le dijeron que estaba "arruinándolo" al no cobrarle a las empresas por los anuncios. Así que lo hizo, al trabajar con marcas como Duracell, Honest Company y Volvo.

Katie dijo que probablemente dejará de hacer vídeos para marcas, como el de Duracell, "porque simplemente arruina el vídeo de Mila".

"No queremos que sea tan de anuncio", dijo. "Sinceramente, si pudiéramos hacer un vídeo de Mila normal con una empresa y ella solo tuviera que tener el producto en la mano y no decir nada, tal vez lo hagamos".

Dicho esto, a mediados de enero, Mila estaba en otro anuncio en vídeo, en este caso de alimentos Kidfresh.

A veces los anuncios pueden ser íntimos. Por ejemplo el de Honest Company, en el que Katie discute el entrenamiento de para ir al orinal de Emma y Mila junto a una foto de las gemelas en pantalones de entrenamiento.

Cuando se le preguntó si le preocupaba que las gemelas pudieran sentirse avergonzadas por anuncios como este cuando sean mayores, Katie dijo que no creía que les importase.

“No las he publicado desnudas” dijo. "He intentado no publicar nunca fotos desnudas. Llevan ropa. Llevan un pañal con unicornios".

Katie también aceptaba productos regalados, pero su mánager le aconsejó no publicar un producto en su Instagram sin que le pagaran.

"Target me ha enviado paquetes con regalos. Bueno, me encanta Target. Me encantaría trabajar con ellos Entonces, [mi mánager] me dice, no publiques demasiadas cosas gratis, como lo que te envían, porque eso es lo que están tratando de hacer", explicó. Según las directrices de FTC, las publicaciones de las personas influyentes que muestran productos regalados son equivalentes a anuncios, y se deben presentar como tales.

Katie es fan de los regalos. "Es una cosa divertida que hacemos en familia. Sinceramente, el dinero y las cosas son divertidos", dijo la madre. "Pero para mí, la parte divertida son (mi mánager se burla de mí todo el tiempo) las cosas gratis".

Pero a medida que su negocio crece, también lo hace la reacción negativa. La gente la ha acusado de sacar un provecho injusto de sus hijas y de obligar a Mila a hacer vídeos. Charley mencionó que Mila frecuentemente pide hacer vídeos cuando él llega del trabajo.

Katie dijo que cree que es injusto que la gente la juzgue por sacar provecho de su Instagram. Dice que solo comenzó a recibir comentarios duros cuando pasó a tener una cantidad enorme de seguidores.

"La mayoría de la gente tiene trabajo; este es simplemente el mío. Y [para algunas personas] eso no es aceptable y simplemente apesta", dijo.

También dijo que la gente asume que su marido y ella "ganan dinero con [sus] hijas".”

“Pero es para ellas” dijo. En su mente, Mila es como una actriz infantil.

"Las niñas actúan y obtienen dinero por ello, entonces, ¿dónde está la diferencia", dijo. "Simplemente piensan que Charley y yo estamos comprando mansiones y barcos y de todo con todo este dinero".

Anne Henry, cofundadora de BizParentz Foundation, una organización sin ánimo de lucro que defiende a los niños de la industria del entretenimiento, dijo a BuzzFeed News que los padres de jóvenes influyentes operan en una industria que efectivamente no tiene ley.

"No se rigen por nada de eso", dijo, después de enumerar las protecciones proporcionadas a los actores infantiles en California, como las restricciones en las horas de trabajo y la cantidad de dinero que debe ir para ellos. "Por lo tanto, los padres se están agitando".

Watters' World / Via youtube.com

Entonces, ¿qué viene a continuación? En una feria de juguetes de Nueva York en febrero, las gemelas volverán a encontrarse con gente. “Ven a conocer a Katie, Mila y Emma Stauffer, la familia más influyente de Instagram”, decía una invitación enviada por un publicista a BuzzFeed News el miércoles.

Además, las gemelas comienzan preescolar este año. Katie no cree que sus compañeros de clase las reconozcan, pero dice que sus padres podrían hacerlo. Y la familia tiene los ojos puestos en Hollywood.

"Hay conversaciones con empresas reales para un programa de televisión en el que Kaitlin escribiría y participaría, y sería una comedia", dijo Katie.

El mes pasado, Mila estuvo en el programa Fox News de Jesse Watters para hablar de sus vídeos virales sobre Santa Claus.

"Así que eres una gran estrella de internet, Mila. ¿Cómo es ser famosa? Watters le preguntó a Mila, que estaba sentada en el regazo de su madre.

“Um, no sé”, contestó.

Este artículo ha sido traducido del inglés.