32 Dulces mexicanos que pudiste haber olvidado

Prepárate para la máxima avalancha de azúcar.

publicado

Bebidas que rodean tu infancia mexicana:

4. Para abrir una lata de Jumex, tenías que morder la pestaña de aluminio en la parte superior y despegarla lentamente. Si lo hacías bien, tu labio inferior era aspirado dentro de la abertura.

8. Las aguas frescas servidas en un vaso de poliestireno, siempre serán un atavismo a las salidas de los domingos después de misa.

Los panes dulces para la refacción por los que le rogabas a tu mamá en el mercadito:

9. Las conchitas siempre venían en dos sabores: chocolate y vainilla, aunque no sabían para nada a chocolate o vainilla. Sólo sabían increíble.

12. Esta caja contenía las mejores galletas Gamesa. Si tenías una familia grande, éstas se iban en segundos.

15. Si te portabas bien, tu mamá podía servir éstos de postre. Podrían no verse como gran cosa, pero ¡quién sabía que los cupcakes con sabor a vainilla (sin glaseado) podrían saber tan deliciosos!

16. Estaban los clásicos buñuelos, que tus tías hacían cada Navidad. Golpear esa masa era siempre una sesión de ejercicios y no una opción.

livingmividaloca.com

Canela y azúcar encima de un crujiente refrigerio. A algunas personas les gusta grueso y suave, pero todo el mundo sabe que delgado y crujiente es el camino a seguir.

Los dulces que te harán recordar las fiestas de cumpleaños, bautismos y rosarios:

21. Siempre recordarás tu primera vez con reflujo ácido.

amazon.com

Sal y limón. Eso es todo. Luego, tus molares estarían demasiado sensibles para comer algo crujiente. Es una completa tortura ahora que lo pienso.

26. Siempre recordarás cuando tu mamá te obligó a probar uno de estos camotes.

wikipuebla.com

Nunca te gustó este dulce de ñame cuando eras niño, pero mientras más viejo te pones, más lo aprecias.