Ir directo al contenido
  • Lola badge
Updated on 3 dic. 2018. Posted on 9 oct. 2018

17 mujeres que fueron pintoras, a pesar de que la historia del arte te hace pensar que todo se trató siempre de hombres

Siempre ha habido mujeres artistas; es solo que históricamente han recibido menos atención.

1. Sarah Paxton Ball Dodson (1847 – 1906)

Creative Commons / Via en.wikipedia.org

Sarah Dodson fue una artista estadounidense. Su padre no estaba de acuerdo con la idea de que las mujeres pudiesen crear arte, y a pesar de los claros y tempranos indicios de talento de su hija, la capacitación formal de Dodson no comenzó sino hasta después de la muerte de su padre.

2. Alma Woodsey Thomas (1891 - 1978)

Frances Young Tang Museum, Michael Fischer

Alma Thomas fue una artista estadounidense que pasó la mayor parte de su vida como maestra de arte, y no se dedicó por completo a su pintura sino hasta los 60 años. Encontró el reconocimiento en la última etapa de su vida, justo en el año 1972 (a la edad de 88 años), donde tuvo una exposición individual en el Museo Whitney de Arte Estadounidense, hazaña que la convirtió en la primera mujer afroamericana en tener una. Sin embargo, a pesar de este estatus, se negó a ser definida por su identidad y exigió ser vista como una artista ante todo.

3. Marie-Guillemine Benoist (1768 – 1826)

Creative Commons / Via en.wikipedia.org

Marie-Guillemine Benoist fue una pintora parisina. La pintura de arriba, Retrato de una negra, se exhibió seis años después de la abolición de la esclavitud y rápidamente se convirtió en un símbolo de la liberación de la mujer y los derechos de las personas negras. Pronto se convirtió en una pintora muy popular e incluso abrió una escuela de arte para mujeres. Trágicamente, su carrera se vio interrumpida durante la Restauración borbónica en Francia, y tuvo que poner un alto a su pintura y a su escuela de arte debido al creciente conservadurismo europeo, a pesar de estar en el apogeo de su popularidad.

4. Phoebe Anna Traquair (1852 – 1936)

Creative Commons / Via nationalgalleries.org

Phoebe Anna Traquair fue una artista irlandesa que influyó increíblemente en el movimiento de artes y oficios en Escocia durante el siglo XIX y principios del siglo XX. Este fue un movimiento que valoró las habilidades creativas y decorativas tradicionales, como la carpintería, el bordado y la tapicería; y que buscó inspiración en las épocas medievales. Las dos imágenes anteriores son grandes obras de arte bordadas conocidas como «The Progress of a Soul», realizadas entre 1895 y 1902. En la vida real, son iridiscentes y pareciera que brillaran.

5. Mary Cassatt (1844 – 1926)

Creative Commons / Via en.wikipedia.org, Creative Commons / Via en.wikipedia.org

Mary Cassatt era una pintora estadounidense y una partidaria abierta de los derechos de las mujeres, quien llevó a cabo campañas por la igualdad de los derechos académicos y por el derecho al voto. A pesar de que en sus obras no hizo ninguna declaración explícita sobre la política, siempre hubo una sugerencia de una vida interior más profunda en sus personajes mayormente femeninos.

6. Rachel Ruysch (1664 – 1750)

Creative Commons / Via en.wikipedia.org

Rachel Ruysch fue una pintora de naturaleza muerta muy influyente que tuvo una carrera exitosa durante más de seis décadas. Fue internacionalmente conocida durante toda su vida y tenía su propio estilo que la distinguía. Ruysch fue una figura clave en el Siglo de oro neerlandés.

7. Zinaída Serebriakova (1884 – 1967)

Creative Commons / Via en.wikipedia.org

Zinaída Serebriakova proviene de una familia noble y artística. Durante la mayor parte de su juventud, sus pinturas fueron optimistas y llamativas, las cuales capturaban la belleza tanto del paisaje ruso como el de las personas que lo habitaban. Sin embargo, la Revolución de Octubre de 1917 convirtió su vida en un verdadero caos y no tuvo ningún ingreso después de la muerte de su esposo. Finalmente, le encargaron que creara una obra en París y no se le permitió regresar a la Unión Soviética después. Serebriakova nunca regresó a la Unión Soviética y sus obras no se exhibieron allí sino hasta el año 1966, cuando fueron recibidas con gran elogio.

8. Sophie Gengembre Anderson (1823 – 1903)

Creative Commons / Via en.wikipedia.org, Creative Commons / Via en.wikipedia.org

Sophie Gengembre Anderson fue una artista británica nacida en Francia que también vivió en los Estados Unidos. Tuvo un éxito comercial increíble durante su vida, y su pintura «No Walk Today» (a la derecha) se vendió por un millón de libras esterlinas en el año 2008.

9. Maria van Oosterwijck (1630 – 1693)

Creative Commons / Via en.wikipedia.org

Maria van Oosterwijck fue una influyente pintora holandesa que se especializó en la pintura de naturalezas muertas de flores. Su estudio era opuesto al de Willem van Aelst, otro influyente pintor de flores holandés, quien la cortejaba. Él le propuso matrimonio a ella, y ella no deseando ofenderlo por rechazarlo, le dijo que solo se casaría con él si pintaba todos los días durante un año. Desde la ventana de su estudio ella podía ver a van Aeist en su caballete, y dejaría una marca en el alféizar por cada día que él no pintara. Después de que pasó el año, van Aeist vio la gran cantidad de marcas en el alféizar y aceptó la derrota; ella permaneció soltera y fue muy exitosa como artista a lo largo de su vida.

10. Louise Abbéma (1853 – 1927)

Creative Commons / Via en.wikipedia.org, Creative Commons / Via en.wikipedia.org

Louise Abbéma fue una artista francesa que nació en una familia noble y amorosa. Su primer trabajo que recibió un reconocimiento público fue un retrato de su amiga de toda la vida y actriz, Sarah Bernhardt, de la que algunos especularon que también era su amante.

11. Marie Laurencin (1883 – 1956)

wikiart.org, Creative Commons / Via en.wikipedia.org

Marie Laurencin fue una artista francesa y una de las pocas pintoras cubistas. Su trabajo fue influenciado por otros pintores de vanguardia de la época, pero se distinguió por su enfoque en temas femeninos y un enfoque único de abstracción.

12. Madeleine Jeanne Lemaire (1845 – 1928)

Creative Commons / Via en.wikipedia.org

Madeleine Jeanne Lemaire fue una pintora francesa. Fue muy exitosa comercialmente, especialmente cuando se trataba de sus pinturas de flores, tanto que comenzó a ser conocida como la «Emperatriz de las rosas».

13. Henriette Browne (1829 – 1901)

Creative Commons / Via en.wikipedia.org

Su nombre de nacimiento fue Sophie de Bouteiller, pero tomó el seudónimo de Henriette Browne para mantener su vida personal y laboral separadas, ya que se consideraba impropio para una mujer ser artista en esa época. Viajó extensamente por gran parte del norte de África, ya que su esposo era diplomático. Sus pinturas documentan mucho de lo que vio a través de sus viajes.

14. Evelyn De Morgan (1855 – 1919)

Creative Commons / Via en.wikipedia.org, Creative Commons / Via en.wikipedia.org

Evelyn De Morgan fue una pintora inglesa influenciada por el movimiento prerrafaelista. Se enfocó en temas ambiciosos y cerebrales que exhibían la espiritualidad y la mitología en sus obras (la mayoría de ellas fantásticas).

15. Julia Beck (1853 – 1935)

Creative Commons / Via en.wikipedia.org, Creative Commons / Via en.wikipedia.org

16. Florine Stettheimer (1871 – 1944)

Florine Stettheimer fue una pintora estadounidense que logró gran parte de su reconocimiento después de su muerte. Tuvo solo una exhibición individual durante su vida, en la que exhibió doce obras, y de las cuales ninguna se vendió. Era acosada por su crianza adinerada, por lo que continuaba buscando la pintura como un interés puramente privado, ya que tenía poca necesidad de ganar dinero con ella. Su posición privilegiada se evidencia en sus pinturas, las cuales a menudo representan eventos de la sociedad. A pesar de que deseaba que todas sus pinturas fueran destruidas después de su muerte, su hermana se opuso a esto, y ha habido retrospectivas de su trabajo en MoMA e ICA Boston.

17. Dame Laura Knight (1877 – 1970)

Creative Commons / Via en.wikipedia.org, Creative Commons / Via en.wikipedia.org

La pintura de arriba, «Autorretrato con desnudo », fue muy controvertida cuando se exhibió por primera vez en 1913 y ofendió a muchos críticos. Sin embargo, fue una declaración política y radical en la que una mujer que era artista se atrevió a presentarse exactamente como era, una artista destacada, con sus ropas cotidianas, pintando su personaje. Se presentó de la misma manera que los artistas masculinos se presentaron en sus autorretratos durante siglos, aunque ellos estaban con sus mejores ropas y en una postura halagadora que es fácilmente digerible por una audiencia patriarcal. Fue la primera mujer elegida como miembro de pleno derecho de la Royal Academy of Arts en 1936.

Este artículo ha sido traducido del inglés.

BuzzFeed Daily

Keep up with the latest daily buzz with the BuzzFeed Daily newsletter!

Newsletter signup form