Posted on 25 de mayo de 2018

    37 Señales rarísimas de que te estás convirtiendo en un adulto

    Te metes basura en la bolsa para no tirarla en la calle :)

    by ,

    1. Te das el gusto de comprar papel de baño ~de lujo~ en vez de irte por el más barato.

    2. Sientes la urgencia inexplicable de comprar una taza bonita.

    3. Los programas de TV sobre propiedades inmobiliarias son ahora tus shows favoritos.

    4. Lavas la ropa antes de quedarte sin ropa limpia.

    5. Te has comprado una vela para darte un gustito.

    6. Llegas a casa, ves el refrigerador vacío y te das cuenta que nadie más tiene la culpa sino tú.

    7. Escoges tus zapatos porque te quedan cómodos, no porque estén de moda.

    8. Eliges una película para ver basada en la duración, para no quedarte despierto hasta muy tarde (o para no dormirte mientras).

    9. Te paralizas de pura indecisión en el pasillo de cereales del súper.

    Loryn Brantz / BuzzFeed

    10. Perder la tapa de un tupper te hace enojar más de lo que debería.

    11. Te das cuenta de que puedes comer pizza cuando quieras y que no habrá nadie que te detenga.

    12. Siempre te aseguras de tomarte un vaso de agua antes de irte a dormir después de una noche de fiesta.

    13. Le has pedido a tus amigos que te den calcetines nuevos en tu cumpleaños.

    14. Las visitas al súper de repente se vuelven la forma más divertida de pasar el fin de semana.

    15. Subes por las escaleras en vez de por el elevador porque crees que será un buen ejercicio, aún y cuando te empiezas a arrepentir a mitad de camino.

    16. Recibes cuentas de servicios con tu nombre en ellas.

    17. Te das cuenta de lo pinche caro que es el queso.

    18. Empiezas a escuchar que canciones de tu adolescencia ya son "clásicos".

    19. Vas a un restaurante de comida rápida porque te conviene, no porque lo disfrutes.

    20. Te metes la basura en las bolsas cuando no hay botes de basura porque no quieres ensuciar la calle.

    Katrin Davis / BuzzFeed

    21. Cuando dices "no hice nada" el fin de semana, lo dices como algo bueno.

    22. Sientes remordimiento por todas esas siestas que te negaste a tomar en tu infancia.

    23. Te clavas con blogs de recetas de comidas y te nace amor por algunos.

    24. Tienes repuestos de cosas como tus cepillos de dientes y te emocionas cuando finalmente los vas a usar.

    25. Describes las comidas muy dulces como "poco saludables".

    26. Te empiezas a preocupar más por la calidad del vino que por lo barato que es y lo rápido que te emborracha.

    27. Pasas más tiempo en línea realizando compras hipotéticas de propiedades que de ropa.

    28. Prefieres los muffins a los cupcakes porque el glaseado es muy dulce.

    29. Tienes una taza favorita que sabes que te rompería el corazón si se te llegara a romper.

    30. A veces piensas "¡eso lo podría hacer yo!" cuando ves algo muy caro.

    31. Sientes el deseo de tomar cursos al azar como degustación de vinos y fabricación de quesos.

    Hanna Hillam / BuzzFeed

    32. Llevas una cuenta de los tuppers que has prestado, porque importa que te los devuelvan.

    33. Empiezas a formarte una opinión muy fuerte sobre qué tipo de madera es la mejor para los muebles.

    34. Te da una crisis existencial cada vez que te das cuenta de que ya hay adolescentes nacidos después del año 2000.

    35. Dices completamente mal el nombre de alguna celebridad sobre la cual no sabes mucho, p. ej.: "Dua Lipa".

    36. Sientes cómo te sube el estrés cuando ves a alguien arrojar un artículo no reciclable en un contenedor de reciclaje.

    37. A veces, cuando te preguntan tu edad, simplemente no la recuerdas
    .

    Este post fue traducido del inglés.

    ¿Quieres recibir contenidos para sentirte cada vez mejor?

    ¡Suscríbete a nuestro newsletter de Estilo y Bienestar!

    Newsletter signup form