back to top

9 ocasiones en que ir al gimnasio se te dio FATAL

Pero no dejes que las mancuernas te desanimen, aún hay esperanza.

publicado

1. Cuando te apuntas al gimnasio tienes las expectativas por las nubes:

Ya se encargarán la realidad y las agujetas de ponerte en tu sitio.
Marcos Chamizo / BuzzFeed

Ya se encargarán la realidad y las agujetas de ponerte en tu sitio.

2. Poco a poco descubres partes de tu cuerpo que no conocías.

Sobre todo, porque nunca antes te habían dolido.
Marcos Chamizo / BuzzFeed

Sobre todo, porque nunca antes te habían dolido.

3. La regla matemática de oro: un día de ejercicio = cinco días de andar como Chiquito por las agujetas.

No puedorl.
Nathan Pyle / BuzzFeed

No puedorl.

4. Pronto te encontrarás con la típica barrera infranqueable.

SIEMPRE SON LAS DOMINADAS, LAS PUTAS DOMINADAS.
Marcos Chamizo / BuzzFeed

SIEMPRE SON LAS DOMINADAS, LAS PUTAS DOMINADAS.

Publicidad

5. El deporte te ayuda a mejorar física y mentalmente.

O no.
Marcos Chamizo / BuzzFeed

O no.

6. Y aprenderás que cuando te lesionas lo que más duele no son los músculos.

Es el amor propio :(
Nathan Pyle / BuzzFeed

Es el amor propio :(

7. No puede faltar la música, aunque al final descubras que se te da mejor preparar listas para hacer ejercicio que hacer ejercicio.

Marcos Chamizo / BuzzFeed

8. Al poco tiempo ya habrás buscado tu propio enemigo de gimnasio.

Probablemente ya le hayas cogido manía al BRASAS de las selfies.
Marcos Chamizo / BuzzFeed

Probablemente ya le hayas cogido manía al BRASAS de las selfies.

9. Pero aguantas porque sabes que algún día, ALGÚN DÍA, todo tendrá recompensa.

Por eso y porque cuando llegue el verano, por primera vez, no querrás ir a la playa bajo un poncho.
Marcos Chamizo / BuzzFeed

Por eso y porque cuando llegue el verano, por primera vez, no querrás ir a la playa bajo un poncho.