11 cosas de todos los días que podrían haberte matado

O al menos haberte arruinado la vida para siempre.

1. Los sombreros

Hulton Archive / Getty Images

¿Sabes cuál era el secreto de los hombres para verse tan pulcros en la década de los años 1800? Mercurio. Los sombrereros usaban este elemento tóxico cuando le introducían la piel a los sombreros. El envenenamiento por mercurio podría causar que se comportaran de una manera errática —incluso hasta podían ponerse a temblar — que es de donde proviene la frase “loco como un sombrerero”. Así que cuando Alicia se encontró al Sombrerero Loco en el País de las Maravillas, no estaba tan alejado de la realidad.

2. El maquillaje

Contrario a nuestra pasión por los bronceados, verse fantasmal estuvo de moda hace siglos. El Plomo, el mercurio y el arsénico eran algunos de los ingredientes de los productos usados o vendidos para aclarar la piel.

3. El papel tapiz

Flickr: wdwbarber / Creative Commons

Si las paredes de la década de los años 1800 hubieran podido hablar, probablemente te hubieran gritado que escaparas. Los tintes que contenían arsénico para darles un hermoso tono verde eran usados en el papel tapiz, las cuales resultaron ser venenosas — aún sin consumirlo. Aunque la causa de la muerte de Napoleón se sigue debatiendo, algunos investigadores especulan que los altos niveles de arsénico encontrados en su cuerpo pudieron haber sido absorbidos de los alrededores (incluyendo su papel tapiz verde).

4. Las bebidas alcohólicas

Flickr: uhmlibrary / Creative Commons

Pues obvio. Pero estas bebidas alcohólicas no es de aquellas con las que las fiestas terminan en borracheras. Durante el período de la Ley Seca en Estados Unidos, los contrabandistas le pidieron a los químicos que le quitaran las sustancias no potables de la industria del alcohol (usadas para pinturas y otros suministros) para hacerlas potables. Ya que odiaban la diversión, el gobierno estadounidense ordeno que se agregaran más sustancias venenosas para hacer eso imposible, matando a cientos de personas.

5. El agua

Flickr: gizmodoc / Creative Commons

Antes de que la gente descubriera que la radiación no era tan favorable como Alex Max sí descubrió, el radio era usado para curarlo todo. En el apogeo de la radiación, el adinerado industrial Eben Byers se prescribió un tónico que contenía radio llamado “Radithor” cuando se lastimó el brazo. Luego tomar una enorme cantidad de agua, su cuerpo se fue deteriorando lentamente —¡incluso la mayor parte de su mandíbula! — hasta que murió en 1932.

6. Los relojes

Flickr: darronb / Creative Commons

Aún no hemos dejado de hablar de la radiación: el drama de la situación de las trabajadoras de las fábricas que pintaban con radio — que brillaba en la oscuridad — las manecillas del reloj, les valió el apodo de “Las Chicas del Radio”. Las mujeres murieron como resultado del envenenamiento por radio — o sufrieron efectos secundarios desastrosos, sobre todo porque lamieron la punta de sus pinceles para mantenerlos con punta.

7. La pintura

Flickr: compleo / Creative Commons

Antes de que la Comisión para la Seguridad de Productos de Consumo de los Estados Unidos prohibiera la pintura a base de plomo en 1977, los niños que comieron trocitos de pintura o cualquier persona que respirara el polvo de ella (después de lijar, por ejemplo) también estaba ingiriendo enormes cantidades de plomo. Lo cual, como puedes imaginarte, puede tener consecuencias graves para la salud. Esta pintura todavía sigue en muchos de los apartamentos antiguos.

8. Los tampones

Flickr: imjustkimmie / Creative Commons

Las mujeres saben acerca de la amenaza latente del síndrome del choque tóxico (TSS por sus siglas en inglés), una infección bacteriana de los tampones que puede ser mortal. Después de una ola de casos vinculados con los tampones de alta absorbencia de marca “Rely” a finales de la década de los años 70, se presentaron demandas contra los fabricantes de tampones y la marca fue retirada. Hoy en día, todavía se presentan demandas contra otras compañías, pero los casos de TSS se han reducido drásticamente desde 1980.

9. Los lápices

Flickr: 25073464@N05 / Creative Commons

Los lápices de plomo es un nombre poco apropiado ya que su interior en realidad está hecho de grafito y arcilla. Pero el revestimiento exterior de los lápices solía contener plomo, haciendo que los niños propensos a moder sus lápices se expusieran al envenenamiento por plomo antes de que fuera regulado en los años 70.

10. El alcohol en gel

Flickr: winnipeglovesmyrone / Creative Commons

Vivimos en un planeta asqueroso, por lo que el alcohol en gel es algo increíble para tener a la mano. A menos que sea alcohol en gel marca “Clarcon”, que en realidad contenía las bacterias causantes de infecciones que podrían necesitar atención medica (o cirugías). Aún peor, fue ofrecido como tratamiento para heridas abiertas y la piel lastimada. La Administración de Alimentos y Medicamentos lo retiró en el año 2009.

11. Las bolas de neftalina

Flickr: fourtwenty / Creative Commons

La amenaza de las bolas de neftalina, que contienen posibles sustancias químicas cancerígenas, sigue estando presente. Los peligros para la salud, llamadas naftaleno o paradiclorobenceno, son los que dan las bolas de naftalina ese delicioso olor característico y se ha demostrado que causa cáncer en animales. ¡Dile a la abuela que mejor use bolas de cedro!

Check out more articles on BuzzFeed.com!

 
  Tu reacción
 

Reacciones

Buzzing ahora