back to top

19 secretos que los empleados de Zara no quieren que sepas

No, Amancio Ortega no es nuestro padre.

publicado
Publicidad

3. Por cierto, le persona que está en la caja necesita que un encargado o encargada autorice cualquier devolución o cambio.

4. No se lo digáis a nadie, pero antes de abrir la tienda el primer día de rebajas, el primer turno se da antes una vuelta por el almacén por si hay alguna ganga.

The CW

Le pide a un superior si puede quedársela y así hay prendas que ya ni siquiera llegan a estar fuera.

5. Y aunque haya cierta flexibilidad de las devoluciones, no queda bien (y es algo MUY frecuente) que traigas algo con marcas blancas de desodorante en los sobacos o de maquillaje en el escote.

Twitter: @EvKitCat

O que vengas a cambiar un pantalón porque no te gusta cómo te queda y lo traigas puesto. Sí, esto ha pasado.

Publicidad

8. Sí, sabemos que Amancio Ortega tiene mucho dinero y que su carrera para mucha gente es admirable, pero no somos familiares suyos, hay clientes que nos felicitan como si así fuera.

9. En el hipotético e improbable caso de que en la tienda esté todo ordenado o que no tengas ningún cliente en la caja, nunca puedes quedarte de brazos cruzados.

11. Tenemos que marcar las taras de las prendas que se devuelven por estar defectuosas. A veces es muy obvio, otras no tanto.

Twitter: @ElviraM

Y como algo hay que poner, es posible que algún empleado haya acabado creando la tara harto de buscarla. Un pequeño cortecito con el cúter y listo.

12. Por cierto, estimado cliente, Zara no vende prendas defectuosas y no hace descuentos aunque usted se encuentre alguna y quiera ahorrarse unos eurillos.

Publicidad

16. Y si hay una alarma invisible, es la de los zapatos, pero existe.

Twitter: @JNJMNZ

Tanto es así, que muchas veces, y por razones que desconocemos realmente (cosas del magnetismo), acaba reactivándose y es posible que vuelvas a pitar en las tiendas.

Patrocinado