back to top

10 Cosas que tal vez no sabías sobre Don Gato y Su Pandilla

Demóstenes no sabía leer la hora, pero era el único que tenía reloj.

publicado

1. El nombre de Don Gato en inglés es Top Cat.

Hanna-Barbera / Via giphy.com

Y hace referencia al sombrero de copa que se relaciona directamente con dos cosas: el poder económico y la magia. El sombrero de Don Gato no es precisamente el más elegante, así que ni tan rico, ni tan buen ladrón.

2. El show duró únicamente 30 episodios al aire en Estados Unidos.

Hanna-Barbera

Sin embargo en México, Chile, Perú y Argentina la serie obtuvo casi el mismo éxito que Los Picapiedra. La serie se sigue transmitiendo una y otra vez.

3. Tal es el éxito de estos gatos callejeros que una productora mexicana y una argentina compraron los derechos y lanzaron una película en 2011.

Publicidad

5. En la versión mexicana de la caricatura, Cucho es originario de Mérida, Yucatán.

Vea este vídeo en Youtube

youtube.com

En inglés se llamaba Choo Choo y por supuesto, no hablaba como yucateco.

6. El show es una crítica a la relación entre policías corruptos y criminales.

Matute siempre es retratado como un poli incompetente, incapaz de parar las actividades ilícitas de los felinos. En la época dorada de los gánsters en Nueva York, era sabido que los policías fingían no poder detener a los criminales a cambio de una tajada del motín. ¿Suena parecido?

7. Demóstenes es tartamudo en referencia al antiguo filósofo griego.

Demóstenes tenía la ilusión de ser un gran orador, pero debido a la limitación de su tartamudez, sus sueños de hablar en público se vieron mermados.

Publicidad

8. El programa de Ibero 90.9, Radio Internacional de Pocajú es una referencia a Don Gato.

Hanna-Barbera / Via youtube.com

En el episodio 2, aparece el Marajá de Pocajú. Un hombre que daba propinas con rubíes. Don Gato planeaba robarle, a espaldas de Matute. La Radio Internacional de Pocajú, se transmite desde una isla ficticia, en honor al Marajá.

9. Espanto era un beatnik.

Hanna-Barbera

La caricatura fue producida a principios de los sesenta, cuando comenzaba la explosión contracultural en las grandes ciudades de Estados Unidos. Espanto tocaba en una banda de jazz y su personaje se aventaba referencias literarias de vez en cuando.

10. Las voces de Benito Bodoque y Cucho eran de Jorge “El Tata” Arvizu, considerado uno de los monstruos del doblaje en Latinoamérica.

Vea este vídeo en Youtube

youtube.com

“El Tata” usó las voces de estos gatitos para apoyar a Andrés Manuel López Obrador en las elecciones mexicanas de 2012.