back to top

Probamos el Sweaterall y sorprendentemente es lo más cómodo que hemos usado en la vida

Es como una pijama que puedes usar en la calle y no te querrás quitar jamás.

publicado

Hola, somos Greta y Daniela y aunque todo el mundo cree que somos unas hipsters-fashionistas-instagramers*, la verdad preferimos vestirnos con ropa cómoda y ya.

*Tampoco somos fashionistas y no nos gusta esa palabra.

Mucho menos hipsters.

Instagramers sí, ¿quién no? ----> @Grets & @DaniChain.

Un día estábamos en Internet, bueno la verdad vivimos metidas en Internet 24/7, y encontramos un invento que no habíamos visto jamás, se llama Sweaterall y, justo en ese momento, supimos que lo queríamos en nuestras vidas.

¿Es un sweater? ¿Es un overol? ¿Por qué la modelo se ve tan cómoda, guapa y estilosa? Son algunas de las interrogantes que inundaron nuestras cabezas, mientras que, acostumbradas a trabajar para Buzzfeed, contactamos al creador para que nos contara un poco más sobre esta loca e interesante creación.

"Todo empezó con la simple idea de combinar los básicos pantalones de ejercicio con una pieza clásica que, como se pude notar, está regresando a posicionarse en tendencia: los overoles", le reveló Rothstein a Buzzfeed en Español.

El Sweaterall es una pieza de vestir para gente que aprecia -citando al autor- "la comodidad, el estilo y la versatilidad". OMG, nuestra manera de vestir en una sola frase.

Por esta razón, y porque nos gusta probar cosas cool y novedosas, nos aventuramos a usar el, próximo a ser lanzado, Sweaterall en todas las oportunidades que pudiéramos.

Para asegurarnos de que el Sweaterall realmente cumpliera con lo que estaba ofreciendo, decidimos usarlo en todas las oportunidades que tocaron a nuestra puerta.

Nos propusimos a usar la pieza para que nos acompañara durante cuatro días en los cuales ejerceríamos algunas de nuestras actividades favoritas y/o cotidianas: ir a la oficina, a un brunch con amigos, pasear por la ciudad, y ejercitarnos un poco.

Daniela Cadena / BuzzFeed / Via ThinkStock

1. Elegir un look diferente para cada día, combinando el Sweaterall con las piezas de vestir que generalmente usamos.

2. Prohibido cambiarnos durante el día. La idea es permanecer con el Sweaterall puesto hasta llegar de regreso a casa.

3. No alterar nuestros planes solo porque teníamos el Sweaterall (afortunadamente nadie nos invitó a una boda durante los días en los que usamos la pieza).

Daniela [derecha]: La primera actividad fue la más fácil: ir al trabajo. Afortunadamente, trabajo en una compañía sin reglas de vestimenta, con tal de que vengas y hagas tu trabajo, puedes usar lo que te provoque. Si tu ambiente de trabajo es parecido, el Sweaterall es la pieza perfecta para ti. Es ideal para cuando te levantas tarde y no sabes qué usar. También funciona como outfit de transición entre el gimnasio y la oficina.

Fue un día atípico de invierno en Nueva York, así que por eso aproveche para usar el crop top. La camiseta en la cintura la lleve por precaución y para marcar las caderas.

Greta [izquierda]: Trabajar es Buzzfeed es genial, eso lo sabe todo el mundo, sobre todo porque no hay código de vestimenta, puedes ir a la oficina hasta en pijama (de hecho, hay un día oficial para eso) y nadie te va a decir nada. Sin embargo, pensando en que no todos trabajan en compañías tan libres y modernas, opté por vestir mi Sweaterall de forma "oficinística" pero divertida: botas con tacón mediano, un top negro, un chaleco largo y un collar. Listo, no sacrifiqué mi personalidad, y siento que me veo profesional sin lucir aburrida.

Greta [izquierda]: El look de "paseo" fue para mí el más atuendo versátil de todos los usados en el experimento. La razón es sencilla, se trata de un look que se puede prestar para todo: una cita, una visita al museo, o hasta para salir a tomarte fotos para Instagram. Básicamente yo hice las tres, por eso lo digo con tanta confianza. Lléve el Sweaterall para salir con mi novio a almorzar, luego fuimos a un museo, y terminé tomándome fotos para Instagram en una pared graffiteada en Dowtown LA. Lo usé con un half-up topknot en el pelo, un crop top manga larga y unos zapatos de plataforma que, aunque a simple vista pareciera que fuese a caerme de boca y romperme la cabeza, sinceramente son como caminar en una nube... una nube oscura y dark, pero me entienden: son cómodos, se los juro.

Daniela [derecha]: Este día me fui de paseo por Brooklyn y luego a la azotea de una amiga (a falta de patios, en Nueva York hay azoteas). Me recibió con un jugo rico y #fit que casualmente combinaba con mi suéter. Aunque el día no fue el más soleado y cálido, nos sentamos a hablar y tomar jugo con la ciudad de fondo, aprovechando que la primavera este año se nos adelantó. Ese día en mi intento de posar como ~sirena~ me di cuenta que hay tener cuidado con el camel toe sorpresa que el Sweaterall puede causar. PERO, hay que aclarar que estamos usando un prototipo, es decir los Sweateralls que llevamos puestos no están hechos a nuestra medida. De cualquier manera, siempre hay que tener cuidado con el camel toe.

Daniela.

Daniela: Esta fue mi actividad preferida del experimento. Brunch en Nueva York es como una religión. Es la excusa perfecta para desayunar tarde, mezclar jugo de naranja con alcohol y quejarte de la semana que tuviste.

En este caso me reuní con unas amigas para ir a lo que llaman un ​˜boozy brunch˜​ lo que implica que, por pagar unos $10-$20 dólares extra, tienes derecho a barra libre mientras comes, o sea, a las 4 p. m. ya estás borracho y las 8 p. m. tienes resaca. Nos sentamos a las 2 p. m. y salimos a las 4:30p. m. (calculando un consumo de aproximadamente ocho mimosas por persona) con ganas de seguir la fiesta. Camino a la azotea de una de mis amigas, conocimos a dos chicos guapos que estaban de visita en la ciudad, digamos que se llamaban "Juan" y "Pedro". Mientras hablábamos con Juan y Pedro en frente de una pared cubierta de corazones, Juan interrumpió lo que estaba diciendo para preguntarle a un extraño que pasaba por la calle si se llamaba Matteo. Resulta que SÍ, efectivamente era Matteo, su amigo de la infancia que llevaba 10 años sin ver. Se encontraron en una calle de Nueva York por casualidad, mientras Juan hablaba con un grupo de chicas borrachas que ni conocía. En fin, nos tomamos una foto con Juan, Pedro y por supuesto, Matteo.

Cuando salí de mi casa esa tarde, la verdad que no esperaba terminar el día ebria antes de las 6 p. m., en una azotea con nuevos y viejos amigos. PERO, gracias a dios estaba cómoda, feliz y estilosa con mis Sweateralls. Son excelentes para ir de fiesta espontáneamente y hacer nuevos amigos.

Greta.

Greta: Mi mejor amigo vive en Nueva York y estaba pasando unos días, por motivo de trabajo, en Los Ángeles. Obviamente una de las primera cosas que hicimos juntos fue ir a un brunch alrededor de West Hollywood a comer y, sobre todo, beber mimosas mientras nos contábamos todos los chismes, decíamos cuánto nos extrañábamos, quejábamos de todo y llorábamos de la risa al mismo tiempo. Luego, fuimos por un café y ahí seguimos en lo mismo: chisme, risa, queja, y darnos cuenta de lo genial que sería que viviéramos en la misma ciudad.

Luego de haber vivido todo esto, debo admitir que el Sweaterall fue perfecto para mi salida. De hecho, me atrevería a decir que para mí debería ser el traje oficial de los sábados en la mañana.

Greta [izquierda]: Así me vestí un domingo para salir a hacer "hiking urbano", es decir, no escalé una montaña, sino que aproveché el día soleado para explorar la ciudad a un paso acelerado y así, según yo, quemar calorías al mismo tiempo en que la pasaba genial viendo cosas en la calle.

Como la parte de abajo del Sweaterall es similar a la de unos pantalones de ejercicio, solo necesité agregar zapatos deportivos, cabello recogido y una camiseta cualquiera. Sobre esta experiencia, aunque no me sentí incómoda en ningún momento, mi única recomendación sería llevarlo en días más fríos porque la tela es de sweater y la idea no es derretirte de calor.


Daniela
[derecha]: Hace poco empece a hacer yoga y pilates así que me pareció buena idea usar el Sweaterall para esto. También hago spinning, pero no recomiendo que usen el Sweaterall para ninguna actividad cardiovascular. Aunque el Sweaterall es un poco grueso, me pareció súper cómodo, sobre todo para hacer yoga.

Daniela: Yo soy fan enamorada de los overoles, así que estaba súper feliz de usar mi Sweaterall porque es algo que va con mi estilo ~flojo chic~. Además de cómodos, le dan un toque único a cualquier look. Así estés yendo a yoga con un brasier deportivo, o a brunch con una camisa blanca, creo que el Sweaterall lleva a cualquier outfit a otro nivel. Es el producto perfecto para los que buscan algo diferente pero nada extremo, es decir, creo que el Sweaterall se adapta al estilo personal de cualquier persona. De todo esto concluí que el Sweaterall, al igual que un buen par de jeans y una camiseta blanca, puede convertirse en una de esas piezas básicas que necesitas tener en tu clóset para cualquier ocasión.

Estilo: 7/10

Comodidad: 10/10

Describe el Sweaterall en una palabra: Prácticos.

Situación ideal para usarlos: Para Netflix and chill en casa, o para salir a hacer nuevos amigos en una azotea.


Greta:
Empezaré por decir que es la primera vez, desde que tenía 13 años, que me he vuelto a poner un par de overoles. Estaba consciente de que habían regresado a estar "de moda", como absolutamente todo lo noventero, pero simplemente sentí que no era algo para mí ya que estoy acostumbrada a usar más faldas y vestidos que pantalones. Sin embargo, mi experiencia con el Sweaterall fue diferente a lo que tenía en mente: me sentí cómoda y tranquila al llevarlos. No es como el típico jean duro y, en su mayoría, incómodo, sino que es suavecito y te hace sentir a gusto.

Del experimento aprendí que para mí resulta ser la pieza perfecta para usar los fines de semana cuando tengo que salir rápido de casa, sin gastarme la mitad de la mañana tumbando el clóset para conseguir algo entre moderno y relajado.

Estilo: 6/10

Comodidad: 9/10

Describe el Sweaterall en una palabra: Suavecitos.

Situación ideal para usarlos: Un sábado en la mañana para ir por un café.

"Ok, no quiero uno, sino DOS Sweateralls, ¿qué tengo qué hacer?"

Es tu día de suerte, el Sweaterall está disponible para ser pre-ordenado en sweateralls.com con un tiempo estimado de lanzamiento oficial para el mes de mayo.

Estarán a la venta en negro y azul, con un costo de $68 y ya comenzaron a diseñar un corte unisex. ¡YASSS!

Para más actualizaciones síguelos en Instagram @Sweateralls.

Every. Tasty. Video. EVER. The new Tasty app is here!

Dismiss