back to top

En Venezuela están abandonando a los perros porque no alcanza el dinero para comprarles comida

El fotógrafo Carlos García Rawlins capturó imágenes de los animales que han sido abandonados en un refugio mientras el país enfrenta una crisis económica sin precedentes.

publicado

Los venezolanos que tienen perros se han visto obligados a abandonar a sus mascotas, ya que la agobiante crisis económica del país no les permite mantenerlos.

Carlos Garcia Rawlins / Reuters

La situación actual ha llevado a una inflación de tres dígitos y una grave escasez de provisiones esenciales como alimentos y medicamentos.

Esto ha obligado a los venezolanos a abandonar a sus mascotas, ya que no tienen forma de alimentarlos.

Mientras que el salario mínimo en el país socialista está en $23 dólares al mes, un paquete de comida para perros de 20 kilos puede costar hasta $50 dólares en el mercado negro, el doble del precio que en los Estados Unidos.

El fotógrafo de Reuters, Carlos García Rawlins, y el periodista Girish Gupta viajaron al refugio Famproa en Los Teques, en las colinas cerca de Caracas, para visitar a los perros que han sufrido la difícil situación del país.

Publicidad

La fundadora del refugio, María Arteaga, de 53 años, le dijo a los periodistas que el número de perros que han llegado en los últimos meses ha aumentado. En las últimas dos semanas, abandonaron a nueve caniches.

"La crisis nos ha afectado mucho. La gente está abandonando a los perros porque no tienen dinero para comprarles comida y porque se están yendo del país", dijo Arteaga.

Durante la visita al refugio, Rawlins tomó fotos conmovedoras de los animales, mientras una de las empleadas del lugar, María Silva, contaba las historias de los perros.

Celo

Carlos Garcia Rawlins / Reuters

Le dieron el nombre de Celo porque la abandonaron afuera del refugio en medio de su etapa fértil. "Cuando los voluntarios llegaron, el lugar era un revoltijo. Todos los machos, a pesar de que estaban castrados, se volvieron locos".

Enfermera

Carlos Garcia Rawlins / Reuters

"Ella sufrió un derrame cerebral y aunque nunca se recuperó totalmente, es una perra guardián muy buena. Vive fuera del refugio y cuando alguien se acerca, comienza a ladrar".

Pintica

Carlos Garcia Rawlins / Reuters

"Ella era la niña elegante del refugio, no le gustaba mojarse las patas. Todos los perros solían atacarla y por eso no le gustaba salir de la perrera".

Gusaniao

Carlos Garcia Rawlins / Reuters

"Él estaba lleno de gusanos, literalmente, se lo estaban comiendo vivo, pero después de una semana de tratamiento y cuidados, finalmente empezó a comer bien y se está recuperando".

Publicidad

La China

Carlos Garcia Rawlins / Reuters

"Era cariñosa pero miedosa y no le gustaba salir del lugar donde dormía, ni para comer". Una semana después de que fue tomada la foto, La China murió.

El Mocho

Carlos Garcia Rawlins / Reuters

Le dieron el nombre de El Mocho después de haber perdido una pata en un accidente de tránsito. "Vivía en una perrera en el refugio, pero hace unos meses se escapó y ahora le gusta vivir en la calle que está delante del refugio. Tiene muy mal genio, siempre corre detrás de las bicicletas, le ladra a los autos y muerde a las personas que pasan cerca de él".

Pastora

Carlos Garcia Rawlins / Reuters

"Es muy tranquila y nunca se pelea con nadie, pero le tiene miedo a la gente. Cuando alguien se le acerca, inmediatamente reacciona como si fueran a golpearla".

Álvaro

Carlos Garcia Rawlins / Reuters

"Un vecino llamado Álvaro lo trajo al refugio después de ver cómo un auto lo atropelló. Estaba en muy mal estado y casi se muere, pero en vez de sacrificarlo, decidimos darle unos días y esperar a ver si se podía recuperar".

Ojitos

Carlos Garcia Rawlins / Reuters

Le dieron el nombre de Ojitos por sus ojos azules: "Ella llegó al refugio hace dos años y ha sido muy cariñosa desde el primer momento. Nunca se pelea con los otros. La hemos ofrecido en adopción en muchas ocasiones, pero nadie ha querido quedársela".

Publicidad

Bolibomba

Carlos Garcia Rawlins / Reuters

"Ella llegó al refugio hace dos años y es muy juguetona. Le encanta el agua. Siempre que puede, se mete dentro de un balde o recipiente con agua. Si viviera en una casa con una piscina, nunca saldría de ella".

Carita

Carlos Garcia Rawlins / Reuters

"Llegó al refugio casi muerta y toda llena de sarna, a tal punto que le sangraba la cara. Carita es muy agresiva, ataca a cualquier perro que está cerca y ha matado a varios en peleas. Ahora tiene que vivir encerrada en una perrera".

Pichurra

Carlos Garcia Rawlins / Reuters

Pichurra es un perra de edad y una residente antigua del refugio: "Ella es sumamente tranquila, nunca se pelea con nadie, ni tampoco ladra. De hecho, los voluntarios tienen que estar muy alerta a la hora de comer, porque si otro perro le roba la comida, ella no se queja".

Cucurucha

Carlos Garcia Rawlins / Reuters

"Nunca la hemos puesto en adopción porque es muy nerviosa. Cuando alguien se acerca, ella comienza a aullar y reacciona inmediatamente. Nunca se pelea con nadie, pero le gusta robar la comida de los otros perros".

Mamá

Carlos Garcia Rawlins / Reuters

A Mamá la dejaron afuera del refugio con su camada de cachorros: "Todos los cachorros fueron adoptados, pero nadie la adoptó a ella. Mamá está vieja y casi ciega, así que no suele salir del lugar donde duerme y no comparte con otros perros".

Patón

Carlos Garcia Rawlins / Reuters

"Todos los que vienen al refugio se enamoran de él porque es sumamente cariñoso y juguetón y siempre está feliz. Siempre quiere estar cerca de la gente".

Every. Tasty. Video. EVER. The new Tasty app is here!

Dismiss