back to top

9 Fases que cualquier compradora compulsiva ha atravesado

No nos vamos a juzgar entre nosotras.

publicado

1. Entusiasmo desmedido.

Via img.buzzfeed.com

Donde las personas ven un montón de objetos innecesarios y materiales, vos ves un mundo de posibilidades. Todo parece ser una chance de felicidad mínima e irrisoria que no podés dejar pasar. Se te ilumina la mirada como si estuviera Billy Crystal a punto de declararte su amor... porque ese suéter viene en cuatro tonos diferentes, y los cuatro te quedan pintados.

2. Sentirnos agradecidas por el don de saber comprar.

Via i.gr-assets.com

¿Cómo a alguien se le ocurre dejar pasar un 2x1 en Farmacity sin volver a casa cargando bolsas como una mula? ¿Porque no necesitás shampoo anti caspa para albinos? ¿Y SI UN DÍA LO NECESITAS? ¿EH?

Publicidad

3. Autoconvencimiento en cantidades ridículas.

Via tumblr.com

La mayoría de las fases siguientes están conectadas profundamente al hecho de que necesitás autoconvencerte de que no sos una sacada que se entusiasma por cualquier cosa, y que por más que el resto del mundo NO TE COMPRENDA vos estás tomando las decisiones correctas.

4. Explorar el merecimiento como excusa perfecta.

Via tumblr.com

Si igual aunque ahorrara nunca llegaría a comprarme una casa ni nada mayor, ¿Por qué no lo comparía? ¿No trabajo acaso? ¿Para qué trabajo si me tengo que negar un gustito?

UN gustito = doce cuotas en la tarjeta.

5. Sentirnos ofendidas profundamente cuando alguien nos trata de compulsivas.

Via tumblr.com

Que uno no desee privarse de los siete modelos diferentes de jean que ofrecía el local no significa que no tenga autocontrol. Tengo... capacidades diferentes para ponerme límites, que es otra cosa.

6. Ponernos a la defensiva.

img.buzzfeed.com

Cada vez que alguien osa mencionar el temita de la caza indiscriminada de productos que llamamos compra, es como si nos tocaran una fibra sensible que tenemos que defender con uñas y dientes. ¿A qué te referís con "demasiado"? ¿Qué es demasiado? Sacá tu vara de mi camino, yo me mido sola.

(Aunque es una obviedad que tengan razón, esa defensa absoluta se llama negación, también mencionada en posts de ex parejas y comida con frecuencia)

7. La horrible, horrible culpa.

Via tumblr.com

Llegar a tu casa y empezar a sacar cosas de las bolsas que no recordabas haber comprado hace dos horas te hace replantearte un poco la vida que estás llevando. ¿Por qué me hago esto? ¿Cuántas de estas cosas necesitaba? ¿Por qué no puedo devolver NADA y recuperar la dignidad?

8. El auto consuelo.

Via tumblr.com

Bueno, ya está hecho, la próxima compraré menos. Si encima me paso todo este precioso tiempo de disfrutar mis nuevos mejores amigos recién llegados a mi vida y que aún no pagué, no es negocio.

(Esto es el falso final que se repite CADA VEZ que llegás a tu casa con más bolsas que dedos en la mano)

9. El momento de revisar los gastos (y tu actitud en la vida).

Via tumblr.com

El hermoso mundo de fantasía en el que vivimos se desmorona cuando finalmente caemos en la cuenta de que todo tiene un precio, nada era algo de lo que no pudiéramos prescindir y que sí... tal vez hay un problemita ahí que resolver.

Curiosamente, esta revelación suele aparecer en el momento del mes que miramos el resumen del banco, de la tarjeta de crédito, y vemos los números temidos al lado de ese anuncio de ¡¿20% DE DESCUENTO TODOS LOS JUEVES?!

Patrocinado

Every. Tasty. Video. EVER. The new Tasty app is here!

Dismiss