Ir directo al contenido
  • Lola badge

21 historias reales de mujeres que han sufrido acoso en el trabajo

"A todos los hombres que en estos momentos se sienten atacados... igual deberíais probar a sonreír".

Le pedimos a la comunidad BuzzFeed de niñas y mujeres que compartiesen sus historias de terror en el trabajo hace unos meses, y hemos estado al tanto de lo que han enviado y lo hemos compartido con nuestros lectores. Estas son 21 historias más de personas que valientemente contaron sus experiencias.

1.

2.

"Trabajé en una instalación para niños y estaba en la sala de arte trabajando en un proyecto que me asignó mi director. Uno de mis supervisores va y me dice que deje de hacer lo que estoy haciendo porque un niño de un año y su madre habían llegado y debería relacionarme con ellos. Salgo y veo a tres compañeros de trabajo varones en el suelo de pie, bromeando, sin hacer nada. Señalo esto al supervisor masculino y le pregunto si podría hacerlo uno de ellos, ya que yo estaba trabajando en un proyecto. Pone el brazo alrededor de mis hombros y dice, "Sí, pero son chicas y sois muy buenas con los bebés". Hablé con mi directora más tarde, y le decepcionó que fuese una insubordinada. En el mismo trabajo, me enteré de que los hombres tenían una clasificación de culos de las empleadas, y me dijeron que me sentiría halagada de estar tan arriba". —kristenm4bbf4efe1

3.

"Hace unos años, trabajaba como directora de departamento en una tienda del hogar y ferretería. Estaba formando a un tipo en el departamento de ferretería, y los clientes siempre lo buscaban cuando necesitaban ayuda, suponiendo que sabía más. Una vez, cuando estaba cambiando un juego de cerraduras, el cliente se sentó a mirarme y continuó mirándome boquiabierto y me cuenta de lo asombrado que estaba de que una mujer supiera cómo cerrar una cerradura. Me costó un montón seguir siendo amable". —ginagabbard

4.

"Dos semanas después de conseguir mi primer trabajo a los 16 años, me vestí de negro, con maquillaje oscuro, un collar de cadena de gargantilla y maquillaje de "mordida de vampiro" en el cuello para Halloween. Entró un tipo sórdido que al menos me triplicaba la edad y me pidió un beso. Lo rechacé educadamente. Me dijo que le estaba excitando y que le debía al menos un beso. Lo rechacé varias veces, así que agarró la cadena de mi gargantilla, me sacó del mostrador y me dio un beso en los labios. Afortunadamente, otra persona entró en la tienda y se fue. Se lo dije a mi jefa cuando regresó, y resultó que él era un amigo de ella. Lo mencionaba cada vez que salía en una conversación, diciendo que había hecho una montaña de un grano de arena, que obviamente me gustaba y claramente debí haberlo animado o inducido de alguna manera". —sny

5.

6.

"Empecé como operadora de báscula de camiones en un depósito de chatarra y llegué a tesorera del litoral este de TODA la empresa. Un director especialmente gilipollas vino a mi oficina para entregar un depósito y pensó que sería gracioso saludarme agarrándome el estómago y diciendo: '¡HOLA, GORDI!' ¿CÓMO VA ESO?' Dejé la empresa unas semanas después. —ashleym403e33a32

7.

«Trabajo como cajera en un supermercado. Al preguntarle a un cliente masculino de alrededor de 50 años: "¿quiere que ponga su carne en plástico?", ya que las carnes crudas no deberían estar con otras comidas, todo lo que dijo fue: "eso fue lo que dijo ella" y se rió . No le dije a mi jefe porque no era algo amenazante, pero estaba horrorizada y ahora pienso en ese incidente cada vez que hago una pregunta a un cliente». —briannab47bf8874c

8.

"Un compañero de trabajo me dijo que realmente debería considerar la posibilidad de ponerme tetas. Después de eso, me dijo que no debería llevar tanto maquillaje porque nunca encontraría a un hombre. En ese momento tenía 17 años. Otro compañero mío denunció su conducta a mi jefe, quien inmediatamente despidió al tipo". —margauxt45fc7f052

9.

"Me concedieron un gran ascenso en mi trabajo, pero antes de firmar mi nuevo contrato se dieron cuenta de que estaba embarazada. (Las extremas náuseas de ese día me delataron). De repente, "no estaba en el presupuesto" darme el aumento de sueldo que debería haber conllevado el nuevo puesto, pero aun así me necesitaban para hacer el trabajo y volverían a tratar el tema dentro de unos meses. Volví a dirigirme a ellos en el momento especificado, con estadísticas de lo bien que había estado actuando y me dijeron que no de nuevo. Luego cuestioné la diferencia de 15 000 que había entre mí y el hombre que había estado anteriormente en el puesto, quien, dicho sea de paso, había sido despedido por un mal desempeño. Finalmente me dieron un aumento miserable y prometieron salvar la diferencia cuando volviera del permiso de maternidad. Por supuesto, cuando regresé me bajaron de puesto, no me dieron un aumento, y me trataron como un gran inconveniente. Me movieron y me trataron como si fuera una mierda hasta que finalmente me fui. Toda esta experiencia me ha dejado dudando si puedo tener una carrera profesional o valor como empleada mientras tengo hijos pequeños". —c480a9392b

10.

11.

«Trabajaba como recepcionista en un exclusivo restaurante y hotel en Beverly Hills. Me hice un corte nuevo, así que mi gerente pensó que era una invitación para preguntarme si llevaba ropa interior. También había estado acosando a otras empleadas e invitadas, incluida una camarera a la que invitó a su habitación y a la que tocó sin permiso. Ambas lo denunciamos a RR. HH., pero todos los gerentes son amigos de los propietarios, así que estoy segura de que simplemente lo cambiaron a una nueva ubicación y no pasó nada». —j4a1cfdfd2

12.

"Estaba trabajando a tiempo parcial como niñera para ahorrar, así podía estudiar para obtener un título en ciencias, y mi jefa, que no es científica, me dijo que el ámbito científico no era lo mío y que debería seguir trabajando para ella hasta que me casase. Dejé el trabajo tres días después". —emmanz

13.

"Una vez me senté en una reunión con mis dos directores de tienda y un socio de ventas mío. Los directores de tienda querían promocionar a mi socio a director adjunto de ventas después de una revisión que destacó sus habilidades y su contribución general a las ventas de la tienda. A mitad de la conversación, su apariencia externa se mencionó como quien toma las decisiones. Mis dos directivos le dijeron a mi socia que tenía que dejar de ponerse el pelo para arriba y empezar a usar lentes de contacto antes de poder conseguir un ascenso. Concluyeron la conversación dándole un gran descuento en ropa de mujer (que la compañía vendió) para renovar su armario. Después de que mi socia saliese de la sala, les dije a mis dos directores que ella estaba más cualificada que yo y que yo estaba disgustada/consternada por lo que tenía que hacer (en su opinión) para obtener el ascenso. Su respuesta fue que yo no entendía qué se necesitaba para representar a la compañía, y que estaba equivocada al pensar que sus habilidades eran la única cualificación. Negué con la cabeza cuando salí de la sala y, afortunadamente, abandoné la empresa unos meses después". —mollym48fdbf321

14.

"Cuando tenía 18 años trabajé en una tienda de tabaco local. Hacía mis turnos sola y lo disfrutaba, porque no me gustaba tener jefes mirándome por encima del hombro. Pero a veces podía resultar incómodo. Un día vino un hombre con un cuaderno y un papel. Me dijo que trabajaba en el periódico y me preguntó si quería poner un anuncio. Le dije que no estábamos interesados y siguió paseándose por la tienda y mirando nuestros productos. Me dijo que se acababa de mudar a la ciudad, tenía unos cincuenta y cinco años y pensaba ir al bar de al lado. 'Parece que va a tener un buen día', le dije. Ya me estaba empezando a dar un poco de grima, pero de pronto me preguntó si tenía novio. Le dije que sí, y entonces me dijo: 'Bueno... si cambias de idea estaré en el bar de al lado por si quieres tomar algo, o igual puedo venir luego a saludar', y dejó su número de teléfono. Este hombre, que era mayor que mi padre, me estaba tirando los tejos en un edificio en el que yo estaba sola. Cuando se marchó envié un mensaje de texto a mi jefe explicándole lo que había pasado, y también le envié el número de teléfono de aquel hombre. Mi jefe le amenazó y afortunadamente el hombre no volvió". —mrsdoubtfire2

15.

16.

"Había cumplido 16 años el día anterior a mi primer día y trabajaba en una heladería delante de mi casa. Mi jefe no era muy bueno, y solo había contratado a tres chicas durante todo el verano. Cada una de nosotras trabajaba sola durante todo el turno de 15:00 a 22:30. Muchos hombres mayores entraban y notaban que estaba sola y se me insinuaban. Algunos hombres venían y prácticamente me exigían mi número de teléfono o me pedían cosas realmente repugnantes. Les decía que solo tenía 16 años, y por lo general se retiraban, pero siempre decían cosas como: "Oh, no sabía que eras joven. Pareces lo suficientemente sexy como para ser mi chica". No hace falta decir que me fui antes de que terminara el verano". —elliel45c6f7c8c

17.

"Trabajé en un restaurante durante el verano, y uno de los gerentes hizo una broma pesada sobre mí y consiguió que todos mis compañeros de trabajo se rieran de mí. No recuerdo la última vez que me sentí tan sola, y simplemente tuve que hacer caso omiso como si nada estuviera pasando". —minnie394

18.

"Una noche estaba trabajando en una tienda de vídeo con mi compañero, un chico. Entró un grupo de chicos adolescentes

evidentemente borrachos. Se acercaron al mostrador con una revista porno, riéndose y haciéndome preguntas indiscretas como cuándo se acababa mi jornada, lo buena que estaba, etcétera. Al final se marcharon, pero se quedaron fuera sentados haciendo gestos sexuales con las manos y la boca. Mi compañero salió y amenazó con llamar a la policía, y se marcharon. Pero uno volvió unos 25 minutos más tarde diciendo que sus amigos le habían dejado tirado. Necesitaba usar el teléfono para llamar a alguien que fuera a buscarle. Le dejamos llamar pero le obligamos a esperar fuera. Pasa una hora y el chico sigue ahí sentado, mirándome y haciendo gestos. Mi compañero salió y le dijo que iba a llamar a la policía. Cuando llegó la policía ya había desaparecido, pero hicieron un barrido de la zona para estar seguros y se lo encontraron en la parte de atrás de la tienda, masturbándose". —breelightyear

19.

"Trabajé para una compañía de algas como becaria/asistente el verano pasado para obtener experiencia laboral en la Universidad, y mi jefe era horriblemente misógino y racista. Nos dijo a mi amiga y a mí que nuestras opiniones eran "indeseadas" porque éramos mujeres DESPUÉS de que él nos preguntara de qué color debería pintar su patio. Por no mencionar que llamó vagos a todos los nativos americanos y dijo que solo quiero vivir de la asistencia social y malgastar el dinero de los contribuyentes. Mi amigo es un cuarto cherokee y francés, mientras que yo soy una mezcla de caucásico, cherokee, navajo y cree. Ni que decir tiene que una vez que el verano terminó, los dos salimos de allí y nunca miramos atrás". —elizabethmorganw

20.

"Después de 10 años como especialista mercadotecnia visual y más de cuatro años como gerente, me estaban entrevistando para un trabajo de media jornada en el departamento de expositores de una tienda de muebles local. Rellené la solicitud y al día siguiente tuve una entrevista telefónica previa con la responsable de recursos humanos, que me dijo que era raro recibir solicitudes de personas con tanta experiencia como yo. Vayamos al momento de la entrevista: un hombre de cincuenta y tantos y una mujer aún mayor leyeron mi currículum y me preguntaron por qué me había molestado en rellenar una solicitud para una tienda de muebles cuando toda mi experiencia claramente tenía que ver con la moda. ¿De verdad creía que eso se iba a traducir bien? ¿Eso cómo me iba a ayudar a cumplir los requisitos necesarios para trabajar en interiorismo? La mujer se giró hacia el hombre y preguntó: '¿Pero por qué nos manda esto la de recursos humanos?' Entonces él me dijo: 'Este es un trabajo muy físico. Tienes que traer muebles desde el almacén y mover cosas grandes, a menudo sola. No creo que seas la persona adecuada'.

Yo estaba completamente anonadada por la situación. Quería defender lo fluidamente que se traduce la mercadotecnia y muestrarios en la moda a la decoración de hogar y diseño de interiores, y lo irrespetuoso que era realizar una entrevista sin llegar a entrevistarme. Pero en vez de eso dije, con una sonrisa de oreja a oreja: '¡Gracias! Les deseo mucha suerte para encontrar una persona fuerte que les mueva los sofás'. Imbéciles". —mpiquette1983

21.

Sigue a la Comunidad de BuzzFeed en Facebook y Twitter para compartir tus experiencias en otras publicaciones.

También puedes leer:

25 historias de terror de acoso sexual que les ocurrieron a chicas y mujeres en el trabajo

23 cosas horripilantes que les han ocurrido a las mujeres en el trabajo

Este artículo ha sido traducido del inglés.

BuzzFeed Daily

Keep up with the latest daily buzz with the BuzzFeed Daily newsletter!

Newsletter signup form