back to top

10 Pequeños hechizos que ayudarán a mandarle amor a tu cuerpo

¿Cuándo fue la última vez que hiciste una pausa para apreciar tu nariz?

publicado

1. Para tus labios:

Consigue bayas surtidas (las moras son las mejores). Aplástalas directamente en tus labios como si te estuvieras aplicando lápiz labial. Besa muchas cosas: tus manos, tu hombro, una carta, el refrigerador... cualquier lugar donde no te importe poner un poco de jugo. Deléitate con el desorden. Lame tus labios y diles que son los más besables.
Zoë Burnett / Buzzfeed

Consigue bayas surtidas (las moras son las mejores). Aplástalas directamente en tus labios como si te estuvieras aplicando lápiz labial. Besa muchas cosas: tus manos, tu hombro, una carta, el refrigerador... cualquier lugar donde no te importe poner un poco de jugo. Deléitate con el desorden. Lame tus labios y diles que son los más besables.

2. Para tu pelo:

Compra algo de confeti. Revienta la bolsa encima de tu cabeza y deja que los pedazos de confeti se junten en tu pelo. Pon tu canción movida favorita y sacude, sacude y SACUDE ese confeti de tu pelo por toda la habitación. Preocúpate por el desorden después. Gira el cuello 350 grados, lentamente, mientras tú mismo te das un profundo masaje en la cabeza.
Zoë Burnett / Buzzfeed

Compra algo de confeti. Revienta la bolsa encima de tu cabeza y deja que los pedazos de confeti se junten en tu pelo. Pon tu canción movida favorita y sacude, sacude y SACUDE ese confeti de tu pelo por toda la habitación. Preocúpate por el desorden después. Gira el cuello 350 grados, lentamente, mientras tú mismo te das un profundo masaje en la cabeza.

3. Para tu piel:

Reúne tus frutas favoritas. Observa, siente y exprime las capas externas. Pélalas, junta las cáscaras y hiérvelas a fuego lento en una olla de agua. Mientras esperas, desnúdate, tiéndete en una superficie que esté soleada y coloca la fruta pelada sobre tu cuerpo como una maldita obra maestra. Disfruta del sol y bebe tu agua frutal mientras ~centelleas~.
Zoë Burnett / Buzzfeed

Reúne tus frutas favoritas. Observa, siente y exprime las capas externas. Pélalas, junta las cáscaras y hiérvelas a fuego lento en una olla de agua. Mientras esperas, desnúdate, tiéndete en una superficie que esté soleada y coloca la fruta pelada sobre tu cuerpo como una maldita obra maestra. Disfruta del sol y bebe tu agua frutal mientras ~centelleas~.

4. Para tus senos:

Para todos los tipos y clases de senos: transfórmalos en picos nevados con pintura corporal (luz negra para un efecto dramático). Pinta flores. Agrega una puesta de sol. Representa tu idea del cielo en el pecho. Cuando hayas terminado, admira tu obra en el espejo y di: "Carajo, este es el mejor paisaje que solo alguien con suficiente suerte se podrá encontrar".
Zoë Burnett / Buzzfeed

Para todos los tipos y clases de senos: transfórmalos en picos nevados con pintura corporal (luz negra para un efecto dramático). Pinta flores. Agrega una puesta de sol. Representa tu idea del cielo en el pecho. Cuando hayas terminado, admira tu obra en el espejo y di: "Carajo, este es el mejor paisaje que solo alguien con suficiente suerte se podrá encontrar".

5. Para tus ~abdominales~.

Infla un grupo de globos de diferentes tamaños (o puedes usar plástico de burbuja) y amárralos a tu cuerpo, como si estuvieras creando un traje de globos. Salta de arriba abajo, baila y rueda en tu armadura de globos porque tu vientre es un hermoso escudo que se puede expandir y doblar y puede soportar un montón de locuras por las que no nos damos suficiente mérito.
Zoë Burnett / Buzzfeed

Infla un grupo de globos de diferentes tamaños (o puedes usar plástico de burbuja) y amárralos a tu cuerpo, como si estuvieras creando un traje de globos. Salta de arriba abajo, baila y rueda en tu armadura de globos porque tu vientre es un hermoso escudo que se puede expandir y doblar y puede soportar un montón de locuras por las que no nos damos suficiente mérito.

6. Para tu estatura:

Elige tres de tus lugares favoritos (pueden ser afuera o adentro, públicos o privados). Tómate una foto en cada ubicación (recluta a una amiga o usa un temporizador automático): una donde estés acostada boca abajo, otra donde estés mirando desde arriba y otra donde estés al nivel del lente de la cámara. Eres igual de maravillosa sea cual sea tu estatura.
Zoë Burnett / Buzzfeed

Elige tres de tus lugares favoritos (pueden ser afuera o adentro, públicos o privados). Tómate una foto en cada ubicación (recluta a una amiga o usa un temporizador automático): una donde estés acostada boca abajo, otra donde estés mirando desde arriba y otra donde estés al nivel del lente de la cámara. Eres igual de maravillosa sea cual sea tu estatura.

7. Para tu nariz:

Reúne todas tus velas aromáticas favoritas para una fiesta. Enciéndelas por separado ¡o todas juntas! Lo que sea que quieras hacer para hacer feliz a tu nariz. Luego, haz algo de yoga con la nariz a la luz de las velas. Muévela. Apriétala. Jálala (pero ten cuidado). Ensancha las fosas nasales por un rato. Después, para recuperar, colócate un paño húmedo en la nariz (remójalo en lavanda si quieres) y pon tu nariz a dormir.
Zoë Burnett / Buzzfeed

Reúne todas tus velas aromáticas favoritas para una fiesta. Enciéndelas por separado ¡o todas juntas! Lo que sea que quieras hacer para hacer feliz a tu nariz.

Luego, haz algo de yoga con la nariz a la luz de las velas. Muévela. Apriétala. Jálala (pero ten cuidado). Ensancha las fosas nasales por un rato. Después, para recuperar, colócate un paño húmedo en la nariz (remójalo en lavanda si quieres) y pon tu nariz a dormir.

8. Para tus piernas:

Compra tallos grandes, como brócoli, acelga o margaritas gerbera. Juega con ellos como si fueran figuras de acción. Admira sus tamaños y plántalos firmemente en la tierra (puede ser el piso) mientras dices: "Todo tiene algo que lo sostiene, ya sea un tronco, una ramita o un chapitel. A mí me sostienen estos fuertes pedúnculos míos y los amo".
Zoë Burnett

Compra tallos grandes, como brócoli, acelga o margaritas gerbera. Juega con ellos como si fueran figuras de acción. Admira sus tamaños y plántalos firmemente en la tierra (puede ser el piso) mientras dices: "Todo tiene algo que lo sostiene, ya sea un tronco, una ramita o un chapitel. A mí me sostienen estos fuertes pedúnculos míos y los amo".

9. Para tus genitales:

Toma una foto de lo que sea que tengas. (Si tienes una vulva, a lo mejor es la primera vez que la ves y si es así, trata de mirarla en el espejo primero). Dibújala. Memorízala. Ámala. Decora tu dibujo con pegatinas de flores, cactus, conejitos o algo que te guste.
Zoë Burnett / Buzzfeed

Toma una foto de lo que sea que tengas. (Si tienes una vulva, a lo mejor es la primera vez que la ves y si es así, trata de mirarla en el espejo primero). Dibújala. Memorízala. Ámala. Decora tu dibujo con pegatinas de flores, cactus, conejitos o algo que te guste.

10. Para las otras partes con las que te has sentido insegura:

Encuentra unos cuantos objetos que te recuerden esa parte de tu cuerpo. O que sean cosas que esa parte del cuerpo disfrute (piensa en los cinco sentidos). Construye tu propio hechizo. Di algo que te haga sentir poderosa y sexi y dilo sin escepticismo. Se puede sentir estúpido la primera vez, pero si sigues haciéndolo, podrías terminar creyendo en él y amando todas tus partes.
Zoë Burnett / Buzzfeed

Encuentra unos cuantos objetos que te recuerden esa parte de tu cuerpo. O que sean cosas que esa parte del cuerpo disfrute (piensa en los cinco sentidos). Construye tu propio hechizo. Di algo que te haga sentir poderosa y sexi y dilo sin escepticismo. Se puede sentir estúpido la primera vez, pero si sigues haciéndolo, podrías terminar creyendo en él y amando todas tus partes.