go to content

12 Formas increíblemente fáciles de ser el adulto de tus sueños.

La mejor parte de esto es la gran cantidad de dinero que también vas a ahorrar.

publicado

Soy una persona que ~se preocupa~ por el medio ambiente.

Sin embargo, aunque hago mi mejor esfuerzo por reciclar, consumo enormes cantidades de café en vasos desechables y compro demasiadas porquerías envueltas en plástico. Así que me dispuse a encontrar algunas formas de ser mejor con el planeta (y también con mi billetera). Estos son algunos de mis trucos favoritos para reducir los desperdicios y ahorrar energía.

1. Cambia a estados de cuenta y facturas electrónicas.

Los estados de cuenta electrónicos son fantásticos porque puedes optar por recibir notificaciones vía correo electrónico, las cuales, por lo regular, no abro, pero me recuerdan revisar periódicamente mi cuenta de correo para pagar mis facturas. Durante una época estuve recibiendo muchos correos de mi compañía de seguros, que me costaba mucho trabajo organizar, pero después de cambiar al correo electrónico, rápidamente podía revisar mi correo y escoger aquello de lo que necesitaba enterarme y lo que era irrelevante.

2. Compra más cosas en tiendas de segunda mano aun si no están en condiciones perfectas.

En cuanto a la ropa, puedes arreglar fácilmente cualquier rasgadura o botón suelto con un kit básico de costura. Compré este abrigo de lana marca Anne Klein (¡con capucha!) en Buffalo Exchange por 16 dólares. Tenía alrededor de tres rasgones a lo largo de las costuras, que pude coser rápidamente con una aguja y algo de hilo negro. Fácil. Y ni siquiera soy buena para coser. De igual modo, lo fantástico de comprar la mayor parte de mi ropa en tiendas de segunda mano es que, para cuando esté completamente desgastada, estaré lista para un nuevo guardarropa (lo cual, para ser honesta, ocurre después de un año).

3. Fija la temperatura de tu refrigerador entre 1 y 3 grados y aléjalo algunos centímetros de la pared.

La temperatura óptima de 1 a 3 grados mantendrá tus productos perecederos frescos y fríos, y aunque bajar más la temperatura parece algo tentador, eso solamente aumenta el monto de tu recibo de luz. Si no tienes un refrigerador que marque los grados de forma exacta, puedes conseguir un termómetro para refrigerador para determinar la temperatura.

Resulta útil alejar tu refrigerador de 2 a 5 centímetros de la pared porque eso hará más fácil mantener tu comida fría.

4. Maximiza el uso del espacio en tu refrigerador y congelador.

Esto mantiene la temperatura del refrigerador constante de modo que no esté utilizando energía adicional cuando abras y cierres la puerta. Afortunadamente, vivo con cinco compañeros de cuarto así que atiborrar mi refrigerador y congelador no resulta tan difícil. Si se te dificulta llenar el espacio extra, siempre puedes llenar jarras de agua y meterlas al refrigerador.

En cuanto al congelador, aquí tienes una fabulosa lista de todos los alimentos que puedes congelar.

5. Deja de utilizar toallas de papel y consigue algunas servilletas de tela.

Aunque, definitivamente, puedes comprar servilletas de tela, aquí tienes una forma realmente sencilla de hacerlas con trapos de cocina para que te salga más barato.

6. Además de reutilizar las bolsas del supermercado, comienza a utilizar bolsas reutilizables de PRODUCTOS AGRÍCOLAS.

La verdad es que no tenía idea de que estas cosas milagrosas existieran. Considerando que cocino una gran cantidad de vegetales frescos, tiro alrededor de 3 a 4 bolsas de productos agrícolas a la semana. ¡Qué horror! Ya sé. Lo bueno de estas bolsas es que mantienen tus verduras bien ventiladas así que durarán más (en el caso de los vegetales con hojas, no selles la bolsa firmemente o presérvalos durante más tiempo envolviéndolas en toallas hechas con sacos de harina). Si las usas para la fruta, también alejarán a las moscas de la fruta. Puedes encontrar esas bolsas de productos agrícolas de malla en The Container Store, Crate and Barrel o en Amazon por 12 dólares. Estas bolsas reutilizables que eliminan el gas etileno son también una excelente opción.

7. Averigua qué es lo que en verdad puedes y no puedes reciclar en tu ciudad.

The Daily Green Online / Via rp.undr.com

Sé que ciertos plásticos pueden ser engañosos y, algunas veces, un bote de basura puede ser, simplemente, igual de fácil que esperar a que llegue un contenedor de reciclaje. Sin embargo, todos podemos hacerlo mejor. En verdad. Somos seres humanos capaces.

Investiga lo que tu comunidad puede o no puede reciclar aquí y utiliza este cuadro que puedes marcar como un útil recordatorio.

8. Deja de imprimir tus boletos de avión y utiliza tu Passbook.

Christina Lan / Buzzfeed

Antes de optar por los boletos portátiles, siempre era un tanto estresante sacar los boletos ya fuera de mi correo electrónico o de mis textos (especialmente, considerando las conexiones tambaleantes en los aeropuertos). Sin embargo, eso fue ANTES de descubrir la magia de Passbook de Apple. Si abres el boleto portátil en un navegador web previamente, puedes añadirlo automáticamente a tu Passbook, y, como magia pura, aparece cuando lo subes como una fotografía a tu teléfono. Toma nota de que no puedes agregar boletos desde tu aplicación de correo electrónico: tienes que hacerlo desde un navegador.

9. Ordena los comestibles en línea porque así se comparte el vehículo para los comestibles.

Ordenar los comestibles ahorra tiempo, gas y estrés. A continuación te presentamos una lista de más de cincuenta lugares donde puedes ordenar tus comestibles en línea. Simplemente no ordenes los comestibles cuando se avecina una tormenta apocalíptica. Solo tú puedes defenderte. 💀

10. Asegúrate de que tu horno esté apropiadamente aislado y actualizado.

Puedes verificar si tu horno está apropiadamente aislado utilizando un termómetro de horno. O puedes probar este loco truco donde pones a prueba dos lotes de azúcar: uno a 180 grados Celsius (354 grados Farenheit) y otro a 190 grados Celsius (375 grados Farenheit). El que se prueba a la mayor temperatura se cristalizará ¡gracias a la ciencia! Puedes observar con detalle cómo funciona esto aquí.

11. Si te gustan las velas, trata de utilizar velas de cera de abeja o de soya.

Las velas de cera de abeja o de soya (libres de pesticidas y no transgénicas) se queman durante más tiempo y son más limpias que las velas regulares (de parafina). Un quemado limpio indica menos toxinas y químicos en la vela. Asegúrate de que tengan un pabilo de algodón, el cual extiende su tiempo de quemado. Si te preocupan los precios elevados, Paddywax ofrece envases de 6 dólares de tamaño viaje y una variedad de velas de soya accesibles en cristalería reciclada.

Cuando compré una vela de soya a mitad de precio (¡!) en Target durante mi último año de la universidad, la prendía al menos una vez a la semana durante varias horas y me duró todo un año. Como todavía estaba fuerte, tuve que regalársela a mi antigua compañera de cuarto cuando me mudé, y fue una partida triste.

12. Consolida tus aparatos electrónicos con el uso de multicontactos, haciendo más fácil ahorrar energía.

Yo utilizo una combinación de dos multicontactos con supresor de picos y una extensión para proporcionar energía a las cosas que tengo en mi habitación de modo que pueda apagar todos los electrónicos con presionar un solo botón antes de partir para comenzar mí día. Puedes encontrar supresores de picos aquí. Sin embargo, no utilices demasiados supresores de picos ni los conectes en cadena. Si vas a utilizar más de dos en la habitación, no ocupes todos los contactos de cada supresor pues esto puede provocar incendios.

Every. Tasty. Video. EVER. The new Tasty app is here!

Dismiss