back to top

16 Cosas que los ginecólogos quieren que sepas

No les importa cómo se vea tu vello púbico.

publicado
Jenny Chang / Via BuzzFeed Life

1. No juzgan tus hábitos púbicos.

No te preocupes sobre lo que pensarán si estás rasurada a cero o luces una espesa cabellera. No prestan atención a eso. “Mucha gente se disculpa por no afeitarse, ponerse cera o ducharse antes de venir”, dijo a BuzzFeed la doctora Alyssa Dweck, ginecóloga, obstetra y co-autora de V Is For Vagina (V de Vagina). “No me gustaría que venga a revisarse alguien luego de correr una maratón, pero no nos fijamos en ese tipo de cosas”.
youtube.com

No te preocupes sobre lo que pensarán si estás rasurada a cero o luces una espesa cabellera. No prestan atención a eso. “Mucha gente se disculpa por no afeitarse, ponerse cera o ducharse antes de venir”, dijo a BuzzFeed la doctora Alyssa Dweck, ginecóloga, obstetra y co-autora de V Is For Vagina (V de Vagina). “No me gustaría que venga a revisarse alguien luego de correr una maratón, pero no nos fijamos en ese tipo de cosas”.

2. ¿Esa pregunta extraña, embarazosa que realmente NO quieres hacer? Hazla igual.

ET / Via britneyspearsgifs.tumblr.com

Lo más probable es que sepan exactamente lo que es ese bulto, zarpullido, olor o pérdida, y está bien. Vieron y escucharon de todo, así que si algo te preocupa lo mejor es mencionarlo. “No asumas automáticamente que algo es bueno o malo”, dijo a BuzzFeed Life la doctora Mary Jane Minkin, obstetra, ginecóloga y profesora clínica en la escuela de medicina de Yale. “Simplemente pregunta”.

3. Desean conocer tu vida sexual.

NBC / Via infinitesimal7.tumblr.com

No necesitan saberlo todo, pero es útil saber si estás teniendo relaciones sexuales, si tu pareja tiene un pene o una vagina, si no sabes el estatus de enfermedades de transmisión sexual de tu pareja, si tienes varias parejas, etc. “Esta información puede ayudarlos a indicarte qué estudios y tratamientos necesitas”, dijo Dweck. Si no te sientes cómoda hablando con tu ginecólogo sobre esto, sería mejor buscar a otro doctor.

Y si tienes dudas sobre libido, orgasmos, lubricación, u otros problemas sexuales, pregúntales también. Si no hablas de esto con tu ginecólogo, ¿Con qué otro profesional podrás hablarlo?

4. También quieren saber si el sexo te resulta incómodo o doloroso.

ABC / Via ja-ja-mir-geht-es-gut.tumblr.com

Puede que sentir dolor o incomodidad durante el sexo no sea nada, aunque si sucede más de una vez puede tratarse de algo para revisar. “Tu ginecólogo usualmente puede detectar (y tratar, si es posible) el problema”, dijo Dweck, “Pero solo sucederá si hablas al respecto”.

También deberías contarles si sucedió algo peculiar o relevante durante el sexo: un preservativo roto, que hayan acabado dentro tuyo, un poco de sangrado después, si al acabar te comenzó a doler la cabeza, cosas por el estilo. Reiteramos que puede que no sea nada, pero te sentirás mucho mejor si lo mencionas.

5. Diles si tu período se siente como un infierno en tus ovarios. Seguramente podrán ayudarte.

instagram.com

Los ginecólogos saben alguna cosita sobre calambres horribles y sangrar durante días, y habitualmente pueden ayudar, ya sea prescribiendo cierto método anticonceptivo o realizando algunos análisis para ver si sucede algo más que el SPM. También pueden sugerirte algunos trucos útiles, como estos trucos para que tu período no sea tan horrible.

6. Puede que hablen sobre fertilidad, pero eso no significa que opinen sobre las decisiones en tu vida.

instagram.com

Estas conversaciones suelen ser complicadas para pacientes y doctores, ya que nadie quiere parecer presuntuoso, insensible ni sentirse presionado. Los ginecólogos, sin embargo, solo quieren asegurarse que sus pacientes tienen toda la información que necesitan, en caso de que la necesiten. “Hay muchas mujeres que no saben que a partir de los 35 años puede ser más difícil quedar embarazadas”, dijo Dweck. Ella dice que, durante sus visitas anuales, pregunta a sus pacientes si tienen planes o dudas sobre fertilidad o concepción. “No lo hago por prejuiciosa, es una manera de sacar el tema y abrir un canal de comunicación”.

Desde ya, hay casos en los que tu doctor no abordará el tema con la suficiente sensibilidad, y es feo. Si realmente sientes que tu doctor no debería comentar temas como estos, sientente libre de decirlo y pedirles que lo anoten en tu archivo.

7. Quieren que dejes de usar productos para limpiar tu vulva.

theglossdotcom.tumblr.com

“Por lo que más quieran, dejen de enjuagarse” — Atentamente, los ginecólogos*.

La vagina es autolimpiante, así que no es necesario que le agregues nada adentro. Y para el resto de la zona, no uses nada más que un jabón suave y sin desodorante. “Para algunas personas no hay problema en aplicar lo que sea ahí abajo, pero cuando se trata de higiene vaginal, menos es más”, dijo Dweck.

*Ok, no citamos a todos los ginecólogos del mundo, pero comprendiste la idea.

8. Si existe algún problema de salud en tu familia, también necesitan saberlo.

FOX / Via wonderfulworldofwebdesign.tumblr.com

Cada vez más gente habla con sus doctores sobre análisis genéticos para ciertos tipos de cáncer, y esto es algo que puedes mencionar a tu ginecólogo. Hazle saber si alguien uno o más familiares fueron diagnosticados con la misma enfermedad o tipo de cáncer, en especial cáncer de ovarios. “Este es un gen que sí podemos analizar”, dijo Dweck. También deberías contarles si tienes antecedentes familiares de coágulos de sangre, ya que eso puede determinar cual método anticonceptivo es mejor para tí.

9. Pueden ayudarte a encontrar el mejor método anticonceptivo para tí; ¡Preguntales!

instagram.com

Los ginecólogos saben que no hay un anticonceptivo que sirva para todos, así que cuanta más información les des sobre tí y tu vida, mejor podrán ayudarte a elegir uno. “Quieren saber tus antecedentes médicos, familiares, cómo es tu período, y que es lo que buscas en un anticonceptivo”, dijo Dweck. Si tienes migrañas, acné adulto, y tendencia a olvidar tomar las pastillas todos los días, todos son factores importantes para hablar con tu ginecólogo.

10. Si pides estudios para todas las enfermedades de transmisión sexual, seguramente analizarán solo algunas.

“Cuando dices ‘hazme estudios para todo’, lo que habitualmente hacen es analizarte para clamidia y gonorrea, a veces sífilis”, dijo Minkin. Estos son los estudios para enfermedades venéreas de rutina que se recomiendan para la mayoría de las mujeres. Para informarte sobre quién debería analizarse y para qué enfermedades, puedes ver nuestra guía completa de recomendaciones para enfermedades de transmisión sexual.Si tuviste sexo sin protección, tienes ciertos síntomas o solo crees que puedes estar en riesgo de alguna otra cosa, habla con tu doctor al respecto. “En algunos casos, no está de más pedir análisis de clamidia, gonorrea, sífilis, VIH y hepatitis C”, dijo Minkin. Probablemente tu doctor pedirá más información sobre tus hábitos sexuales para asegurarse que realmente los necesites.Además, hay ciertos análisis que pueden no recomendar. Según lineamientos actuales, los análisis de rutina para herpes no se recomiendan, a menos que tengas síntomas o creas que estuviste expuesto, y los análisis de rutina para HPV no se recomiendan en mujeres menores de 30 años.
Alice Mongkongllite / Via buzzfeed.com

“Cuando dices ‘hazme estudios para todo’, lo que habitualmente hacen es analizarte para clamidia y gonorrea, a veces sífilis”, dijo Minkin. Estos son los estudios para enfermedades venéreas de rutina que se recomiendan para la mayoría de las mujeres. Para informarte sobre quién debería analizarse y para qué enfermedades, puedes ver nuestra guía completa de recomendaciones para enfermedades de transmisión sexual.

Si tuviste sexo sin protección, tienes ciertos síntomas o solo crees que puedes estar en riesgo de alguna otra cosa, habla con tu doctor al respecto. “En algunos casos, no está de más pedir análisis de clamidia, gonorrea, sífilis, VIH y hepatitis C”, dijo Minkin. Probablemente tu doctor pedirá más información sobre tus hábitos sexuales para asegurarse que realmente los necesites.

Además, hay ciertos análisis que pueden no recomendar. Según lineamientos actuales, los análisis de rutina para herpes no se recomiendan, a menos que tengas síntomas o creas que estuviste expuesto, y los análisis de rutina para HPV no se recomiendan en mujeres menores de 30 años.

11. Cuando te hagas estudios, insiste en pedir los resultados.

Bravo / Via randomthinqs.tumblr.com

“Me preocupa que la gente automáticamente crea que porque no hay noticias, esta todo bien”, dijo Dweck. Hay doctores que dicen que llamarán solo si los resultados son anormales, sin embargo es una buena idea llamar y averiguar, por las dudas. “Todo el mundo se puede equivocar, así que no está de más llamar y preguntar por tus resultados, si te interesan”, dijo.

12. Quieren que los visites una vez al año, aunque no necesites un papanicolau.

instagram.com

La prueba de papanicolau es una parte crucial del exámen ginecológico de rutina, y ayuda a detectar cualquier cambio de las células cervicales que puedan ser cancerígenas o precancerígenas. Es la parte en la que el doctor te introduce el espéculo en la vagina y lo pasa por el interior de tu cerviz. De acuerdo a la nueva guía de la sociedad estadounidense contra cáncer, no necesitas examinarte todos los años, pero eso no significa que debas faltar a tu cita. “Aún le digo a la gente que debería tener una visita anual, aunque sea para hablar sobre hábitos de salud”, dijo Minkin.

Por si deseas saberlo: la nueva guía recomienda que las mujeres entre 21 y 29 años se hagan un papanicolau cada tres años, y que las mujeres entre 30 y 65 años se realicen un papanicolau y un examen de HPV al mismo tiempo cada cinco años, o bien un papanicolau cada tres años.

Si tus resultados fueron anormales o tienes un mayor riesgo de cáncer cervical, puede que necesites examinarte más a menudo.

13. Y no te preocupes si un papanicolau da resultados anormales. Puede que no sea nada.

instagram.com

Que te llamen porque los resultados de tu papanicolau mostraron células anormales en tu cerviz puede ponerte en estado de pánico inmediato, pero intenta calmarte y no pensar lo peor. “Puede que solo necesites repetir la prueba, que necesites una colposcopia (que es cuando tu doctor mira tu cerviz con un microscopio), o se necesita tratar o sacar las células anormales”, dijo Dweck. Intenta mantenerte en calma hasta la próxima cita, y llamar a tu doctor si tienes dudas sobre los pasos a seguir.

14. Si deseas evitar alguna parte del examen, habla con ellos al respecto.

instagram.com

Ciertos aspectos de un examen ginecológico pueden ser dolorosos o molestos para algunas personas, y tu doctor debería comprenderlo. Si de entrada ya sabes que deseas evitar una parte del examen (ya sea el exámen bimanual o escuchar cuánto pesas), díselo a tu doctor al comienzo de la consulta. “A menos que esté muy preocupada por un asunto médico, está perfecto” dijo Dweck. Y si te sientes incómoda en algún punto del examen, no temas expresarlo.

15. Tu ginecólogo debe caerte bien e inspirarte confianza, de modo que no te conformes con alguien que solo esté bien.

instagram.com

Las consultas ginecológicas pueden volverse íntimas y a veces invasivas, así que sentirte segura y contenida con una persona es crucial. Si te sientes juzgada, incómoda, o tu doctor no te escucha, puede que sea momento de encontrar otro profesional. Lo más útil es preguntar a amigos, pero también puedes intentar con sitios como ZocDoc.

16. Cumplir con tu consulta anual es genial, pero no basta para asegurarte una completa salud sexual y reproductiva.

instagram.com

“Sin importar la cantidad de exámenes que realice en alguien, no puedo estar con ellos las 24 horas del día”, dijo Minkin. Ella quiere saber cuando utilices protección, si usas los anticonceptivos de forma correcta, si estás comiendo bien, si no bebes alcohol de más, si no fumas, y si tomas nota de cualquier cosa que parezca extraña: todo el tiempo. “Alguien que no vive sano pero va al doctor todo el tiempo puede pensar que se están cuidando, pero lo que en realidad hacen es apuntar a una detección temprana”, dijo. Así que asegurate de no pensar solo en esto una vez al año, con los pies ya puestos en los estribos.

Este post fue traducido del Inglés por Javier Güelfi.