back to top

23 cosas que todas las personas que tienen sexo definitivamente deben saber

Un gran orgasmo conlleva una gran responsabilidad.

publicado

1. Los ejercicios de Kegel benefician tanto a las mujeres como a los hombres.

instagram.com

Es probable que hayas oído hablar de la importancia de los ejercicio de Kegel muchísimas veces. (Pero por si acaso, es un ejercicio en que las mujeres contraen el músculo pubocoxígeo —el que hace que puedas interrumpir el chorro de orina o que ayuda a mejorar tu fuerza de… esteeem… agarre— para tonificarlo y así tener un mejor control de la vejiga y orgasmos más intensos).

PERO debe saberse que los hombres también deberían hacerlos. Un estudio reciente analizó a hombres con eyaculación precoz. Casi todos los hombres que hicieron ejercicios del suelo pélvico —menos cinco— notaron una mejora en unos meses. En la versión masculina, los hombres contraen los músculos del perineo (ubicado entre los genitales y el ano).

2. Los fumadores tienen erecciones más débiles.

FOX / Via mtv.com

Encender un cigarrillo puede matar tu erección. Estudios demuestran que hasta fumar de manera ocasional en hombres y mujeres que no son fumadores disminuye la respuesta genital. Otro estudio interesante determinó que los hombres fumadores que dejaban el hábito tenían erecciones más grandes y firmes. Sí, de verdad.

Publicidad

3. Tu médico probablemente no te haga exámenes para detectar TODAS las ETS.

NBC / Via hola105.tumblr.com

Que consultes al médico en forma regular todos los años no significa que, de manera automática, te haga exámenes para detectar todas las enfermedades de transmisión sexual (ETS) a las que puedes haber estado expuesto, incluso aunque hayas dicho: “Hazme pruebas para detectar cualquier cosa”. Las pautas para realizar exámenes pueden variar entre un consultorio y otro, así que es posible que no te hayan hecho pruebas para detectar herpes, VPH o sífilis en tu última visita, a menos que tuvieras síntomas o lo hayas pedido específicamente.

Las pautas también varían según tu edad y factores de riesgo, pero, por lo general, según la http://www.ashasexualhealth.org/stdsstis/get-tested, debes hacerte pruebas cada vez que tuviste sexo sin protección, si tienes un compañero sexual nuevo, si tienes múltiples compañeros o si crees que puedes haber estado expuesto a una ETS. Cuando vayas al médico, pídele que te haga pruebas para detectar las enfermedades más graves: clamidia, gonorrea, sífilis, VIH, herpes y tricomoniasis (sí, es una ETS; si nunca oíste hablar de ella, puedes obtener más información aquí).

Es probable que tu médico te pregunte si tienes algún síntoma y sobre tu historia sexual. Sé honesto. Es importante decirle si el condón se rompió el mes pasado o si tienes compañeros con los que no necesariamente practicas relaciones con penetración. Cuando tenga toda la información, es posible que te diga que no necesitas alguna de las pruebas anteriores. ¡Eso es genial! Pero no lo sabrás, a menos que lo preguntes y, por desgracia, la mayoría de las personas no lo hacen. Para obtener más información, consulta la guía de pruebas de detección de ETS de los Centers for Disease Control and Prevention (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades).

4. El sexo no se siente tan bien cuando estás bodddacho.

Cinco rondas de gin-tonic tampoco les harán favores a tus genitales. Muchísimas investigaciones demuestran que el alcohol puede reducir el funcionamiento sexual y la capacidad de respuesta. Y cualquier hombre al que no se le parara después de haber bebido alcohol puede dar fe del efecto asesino de erecciones que, a menudo, tiene si lo consumes en grandes cantidades. La cuestión es que el alcohol es un calmante, y no quieres nada que adormezca tus sentidos cuando tienes sexo.

6. El sexo quema entre tres y cuatro calorías por MINUTO.

Universal Pictures / Via popsugar.com

Según un estudio reciente publicado en la revista médica PLOS One, los hombres y las mujeres queman un promedio de 4.2 y 3.1 calorías por minuto, respectivamente, durante el sexo. También midió este gasto de calorías en comparación con el ejercicio y determinó que tener sexo tenía dos tercios del nivel de intensidad del ejercicio. Y eso, niños, se llama hacer muchas cosas a la vez.

7. Los orgasmos tienen efectos raros en tu cerebro.

NBC / Via millsbizz.tumblr.com

En esos pocos segundos sorprendentes, suceden muchas cosas en tu cabeza. La Dra. Debby Herbenick, profesora adjunta en la Indiana University (Universidad de Indiana) y autora del libro The Coregasm Workout (Seal Press, 2015), le dijo a BuzzFeed Life: “Se encienden partes del cerebro asociadas con la recompensa y el placer. Y la parte asociada con el miedo tiende a apagarse”. Investigaciones recientes también analizaron cuáles son las áreas del cerebro que participan en cada tipo de estimulación (del clítoris, de los genitales, de los pezones, etc.). Herbenick dice que estas investigaciones determinaron que las mismas áreas del cerebro se encienden como respuesta a la estimulación de los genitales y de los pezones, tanto para hombres como para mujeres. Así que no se olviden de los pezones.

Publicidad

8. TODOS han fingido alguna vez.

instagram.com

Si pensabas que las mujeres dominaban por completo este engaño sexual, estarías equivocado. Una encuesta reciente realizada por la revista Time Out New York determinó que el 30 % de los hombres en la ciudad había fingido un orgasmo. Y parece que esto es algo real. Hasta es el fundamento de un libro reciente, Why Men Fake It: The Totally Unexpected Truth About Men and Sex, del Dr. Abraham Morgentaler.

Herbenick agrega que investigaciones anteriores confirman que los dos sexos son culpables: “Nuestros datos indican que, en cualquier acto sexual dado, de las personas que no alcanzaron el orgasmo, el 6 % de los hombres y el 19 % de las mujeres lo fingen”.

9. Algunas personas fingen orgasmos por motivos que, en realidad, son un tanto dulces.

The Lonely Island / Via imgur.com

Investigadores encuestaron recientemente a 481 mujeres que se identifican como heterosexuales acerca de si fingen orgasmos y por qué. Algunas respuestas comunes fueron que los fingen para proteger los sentimientos de su pareja o para intentar aumentar su propia excitación (como una profecía autocumplida de orgasmos).

10. Pero muchas personas fingen orgasmos por inseguridades… o para terminar de una vez con el sexo, para ser honestos.

Universal Pictures / Via giphy.com

Otras dos razones principales por las que las mujeres los fingían fueron porque se sentían inseguras o anormales, o porque querían que el sexo se terminara de una vez. ¿Qué tal?

11. Es totalmente normal no tener un orgasmo cada vez que tienes sexo, y tenemos que aceptar esa realidad.

Twentieth Century Fox / Via quickmeme.com

Hay investigaciones sobre esto: no todas las personas llegan al clímax cada vez que tienen relaciones. Herbenick dice: “Por lo general, alrededor de dos tercios de las mujeres tuvieron un orgasmo la última vez que tuvieron sexo”, y ese número es de alrededor del 91 % para los hombres. De manera realista, no van a lograr un jonrón cada vez que froten sus genitales. Acepten esa idea.

12. Cambiar la rutina y comunicarte en forma abierta con tu pareja puede aumentar tus probabilidades de tener un orgasmo.

Cuando se trata de orgasmos, nada está garantizado, pero los científicos sí trataron de identificar las cosas que te ayudarán a acabar. De acuerdo con un estudio publicado en la revista médica Journal of Sexual Medicine, por ejemplo, combinar una variedad de actos sexuales (como sexo oral, sexo anal, juegos sexuales con juguetes, etc.) con la penetración facilita que tanto hombres como mujeres tengan un orgasmo. Otra investigación determinó que estar enamorado o tener una relación emocional íntima con la pareja puede aumentar la probabilidad de tener un orgasmo porque, dice Herbenick, puede ayudarte a relajarte y dejar las inhibiciones.

Herbenick dice: “Se hicieron investigaciones en parejas heterosexuales que podían hablar en forma muy específica sobre sexo”. Para ellos, los detalles específicos —en particular, sobre la estimulación centrada en el clítoris (si les gustaba, cómo les gustaba, la velocidad o la intensidad que querían, etc.)— estaban asociados con un mayor placer.

En síntesis, la ciencia dice que hacer lo que puedas para disminuir la velocidad, eliminar las distracciones y hablar de manera abierta sobre lo que te excita podría hacer que sea más fácil toparte con un orgasmo.

Publicidad

13. Usar lubricante te ayudará a tener orgasmos.

SNL Studios / Via reactiongifs.com

Esto es cierto para casi todas las personas, sin importar el sexo de la persona o de su pareja. Una investigación del Center for Sexual Health Promotion (Centro de Promoción de Salud Sexual) de Indiana University demuestra que más de dos tercios de los hombres norteamericanos, y casi la misma cantidad de mujeres, han usado lubricante, y que casi la mitad de las personas que informaron haber usado lubricante dijeron que las ayuda a tener un orgasmo. ¡Vale la pena intentarlo!

14. Hacer ejercicio puede excitarte.

imgur.com / Via buzzfeed.com

Las investigaciones demuestran que el ejercicio moderado aumenta la excitación sexual en las mujeres y hasta puede aumentar la libido en mujeres que toman antidepresivos. Y ni hablar de que el ejercicio aumenta la resistencia, la fuerza, la confianza y te hace estar más alerta. Hace que la sangre fluya y aumenta la testosterona tanto en hombres como en mujeres. Así que si estabas pensando en saltear el entrenamiento de hoy… ¿mejor que no lo hagas?

15. Algunas personas pueden tener orgasmos solo con hacer ejercicio.

MTV / Via perezhilton.com

Los “orgasmos por abdominales” (coregasms) son reales; son clímax que pueden generar los ejercicios abdominales. Según Herbenick, que estudia los orgasmos no genitales como estos hace años, alrededor del 10 % de los hombres y las mujeres han informado haberse excitado hasta llegar al orgasmo mientras hacían ejercicio. En el caso de los hombres, esto suele suceder durante ejercicios de escalada o dominadas, mientras que las mujeres informan experimentarlos con abdominales y yoga. “Está relacionado con la exigencia que haces a tus músculos abdominales centrales”, dice Herbenick.

16. El sexo oral puede hacer que un pene sea MÁS GRANDE.

forums.somethingawful.com

Un estudio reciente publicado en Journal of Sexual Medicine tuvo como objetivo determinar el tamaño promedio del pene. Para ello, se pidió a los hombres que autoinformaran sus erecciones y la forma en que obtenían esas erecciones. Resulta que los hombres que recibieron sexo oral antes de la medición informaron tamaños más grandes. Por supuesto que estos resultados solo son correlativos (tal vez, solo era más probable que los hombres bien dotados pidieran un favor oral para el experimento), pero sí que es bueno saberlo.

17. Si tienes vagina y tu meta final es la penetración, primero deberías practicar otras actividades sexuales para prepararte.

gifbay.com

¿Recuerdas ese estudio que decía que incluir una variedad de actos sexuales (estimulación manual, oral, juegos anales, etc.) facilita alcanzar el orgasmo? Esto se debe, en parte, a que puede hacer que te resulte más cómodo si tu meta final es la penetración (ya sea con un pene, un dedo, un juguete o lo que sea). Herbenick dice: “Cuando haces algo excitante, aumenta el flujo sanguíneo a los genitales”. “Para las mujeres, esto significa más lubricación y expansión vaginal”, que es cuando la vagina se agranda para que sea más cómodo tener sexo.

Publicidad

18. Con respecto a lo último, casi todas las personas en parejas heterosexuales desean en secreto que los juegos previos duren más.

gifbay.com

En un estudio de 152 parejas heterosexuales, tanto hombres como mujeres dijeron que el juego previo (lo que se refiere a cualquier tipo de acto sexual que se produce antes de la penetración del pene en la vagina) *en forma ideal* debería durar entre 18 y 19 minutos (aunque las mujeres dicen que, de manera realista, dura unos 11 minutos, y los hombres dicen que dura 13).

19. Muchas personas usan mal los anticonceptivos, incluso aunque se esfuerzan por usarlos bien.

Paramount Pictures / Via buzzfeed.com

Si usas condones y otro método anticonceptivo con alta eficacia (como la píldora anticonceptiva, el DIU, el anillo anticonceptivo, etc.), ¡bien hecho! Eso significa que te estás protegiendo contra el embarazo no deseado y ETS. Un estudio reciente determinó que alrededor del 12 % de las personas hicieron esto la última vez que tuvieron sexo… pero, por desgracia, solo el 59% de esas personas lo hicieron en forma correcta. El resto de las personas se quitaron el condón demasiado pronto o se lo pusieron después de haber empezado a tener sexo. Y dado que muchas ETS se transmiten a través de cualquier contacto de piel a piel, ese error es, en esencia, lo mismo que no usar condón en absoluto. Así que si vas a duplicar, hazlo de la forma correcta y déjate el condón puesto todo el tiempo mientras tienes sexo.

20. La mayoría de las personas dejan de usar condones sin hablar primero sobre ETS y otros asuntos. Basta de hacer eso.

Así lo indica una encuesta realizada por la marca de preservativos Trojan, que determinó que la mayoría de las personas de 18 a 34 años dejaban de usar condones después de tener sexo con la misma persona durante dos meses. Pero, por desgracia, solo la mitad de esas personas en realidad hablaron sobre dejar la protección, y menos de un cuarto de ellos hablaron primero sobre hacerse pruebas para detectar ETS. Debes recordar que muchas ETS no tienen ningún síntoma, así que solo porque ames a esa persona y confíes en ella no cambia el hecho de que podría albergar alguna enfermedad de una pareja anterior. Hazle un favor a tu cuerpo y usa siempre un condón hasta que sean monógamos y tengan los resultados de pruebas recientes.

21. ¡Hablar después de tener sexo es una gran idea y deberías intentarlo!

¿Notaste que, a veces, hablas como un charlatán borracho después de tener sexo? Eso es perfectamente saludable, en especial, si tuviste un orgasmo. Investigaciones recientes demuestran que las personas que tuvieron charlas íntimas después de tener orgasmos consideraron que la charla fue más abierta e íntima, y además vieron grandes beneficios de abrirse con sus parejas en comparación con las personas que no tuvieron orgasmos. Puedes culpar a la liberación de oxitocina, la cálida hormona que crea lazos emocionales y que se libera cuando alcanzas el clímax.

22. Muchos orgasmos al mes pueden reducir el riesgo de sufrir cáncer de próstata.

ABC / Via failgif.com

Es obvio que esto se aplica a las personas que, ya sabes, tienen próstata. Las investigaciones demuestran que los hombres que eyacularon 21 veces o más por mes tenían un riesgo menor de contraer cáncer de próstata que los hombres que solo lo hicieron entre cuatro y siete veces al mes.

23. Y por si te lo preguntabas, así se ve una pareja heterosexual que tiene sexo dentro de una máquina de resonancia magnética.

Vea este vídeo en Youtube

youtube.com

Adelanta hasta el minuto 0:43 para ver besos y sexo dentro del laboratorio. ¿Nos parece a nosotros o las entrañas de esta mujer están bailando hacia todos lados?

Patrocinado