go to content

11 cosas que no sabías acerca de los orgasmos por ejercicio

Enseguida vuelvo, me voy al gimnasio.

publicado

Bueno, también están los "coregasmos" ("core" signfica "torso" en inglés).

instagram.com

Son orgasmos provocados por ejercicio que parecen originarse desde los músculos del torso (piensa en el área del estómago/abdominales). Tal vez hayas visto titulares como estos por ahí:

BuzzFeed Life

Obviamente, no es tan sencillo, por lo que BuzzFeed Life habló con la investigadora de sexualidad, la Dra. Debby Herbenick, autora de The Coregasm Workout (que en español significa "Ejercicios para coregasmos"), para obtener más información. Ha liderado la investigación de los coregasmos durante los últimos años, y nos contó todo lo que saben hasta el momento.

1. Alrededor del 10% de las personas ha experimentado un coregasmo al menos una vez.

Focus Features / Via reactiongifs.com

Este dato se desprende del Censo Nacional de Salud y Comportamiento Sexuales ("NSSHB" por sus siglas en inglés) de 2014, el cual encuestó a 2000 estadounidenses acerca de su vida sexual. Herbenick y sus colegas descubrieron que el 10% de los hombres y las mujeres dijo haber experimentado un orgasmo por ejercitarse, y una cantidad aún mayor dijo sentirse excitados al ejercitarse. Así que, obviamente, siguieron estudiando el asunto.

2. Prácticamente cualquier persona puede tener uno.

Columbia Pictures / Via reactiongifs.com

Sin importar la edad, género, o actividad sexual, podrías tener un coregasmo en algún punto de tu vida. De acuerdo con la investigación realizada hasta ahora, no hay nada específicamente único acerca de las personas que tienen coregasmos. Y la mayoría de las personas dice que los ha tenido por accidente, nos cuenta Herbenick. De acuerdo con su investigación, la edad promedio a la que los hombres reporta haber tenido uno por primera vez es a los 16, mientras que el promedio para las mujeres es alrededor de los 22. Pero la verdad es que parece que puede ocurrir en cualquier momento.

3. Pueden provocarlos ciertos ejercicios.

youtube.com / Via xxlmag.com

Para las mujeres, era más probable que los coregasmos sucedieran durante ejercicios abdominales, en bicicleta, corriendo, haciendo yoga, o escalando. Para los hombres, los coregasmos sucedían más a menudo durante abdominales, levantamiento de pesas, escalando, corriendo, o con dominadas de agarre supinado (es decir, con las palmas de tus manos mirando hacia ti). Obviamente, algunas personas los tuvieron en otras circunstancias, pero estos eran los movimientos más comunes para provocarlos.

4. Parece suceder cuando has agotado tus músculos del torso.

vimeo.com / Via deodomuique.tumblr.com

"Es más probable que sucedan al fatigar tus músculos", dice Herbenick. "Como al realizar tantos abdominales cortos o levantamientos de piernas como puedas", aunque obviamente sin sacrificar la postura o lastimarte. Con ejercicios menos exigentes (como abdominales o plancha anaeróbica/"plank"), parecía tomar más repeticiones o más tiempo hasta provocar un coregasmo, pero hacer algo más difícil (como dominadas supinadas) podría llevar a un coregasmo luego de solo unas repeticiones.

5. Pero la verdad es que nadie está totalmente seguro de cómo o por qué suceden.

youtube.com / Via youtube.com

Cuando Herbenick pidió a las personas que describieran un coregasmo, la mayoría de las personas hizo una V con sus manos y la movió desde sus abdominales inferiores al área de la entrepierna, indicando que básicamente fue ahí donde lo sintieron. Hay montones de músculos del torso y vías nerviosas que podrían estar funcionando aquí pero, tal y como con los orgasmos sexuales, los investigadores no están del todo seguros de qué está sucediendo y por qué sucede.

Podría ser que todos esos músculos del torso están trabajando en conjunto con las vías nerviosas y tu suelo pélvico para producir una sensación cálida y que produce como cosquillas. O podría ser que tus exhaustos y temblorosos músculos conduzcan a alguna clase de estimulación interna que se sienta increíble e involucre a otros órganos cercanos. "A veces me molesta un poco el hecho de que no sepamos qué los provoca, pero luego me recuerdo que hemos sabido acerca del punto G por décadas y aún no podemos explicar ese aparato nervioso", dice. Buen punto.

6. Los coregasmos masculinos no siempre involucran una erección... pero pueden incluir eyaculación.

Iron Horse Entertainment / Via magicmikemovie.com

Cuando Herbenick se fijó específicamente en los hombres que han tenido coregasmos, descubrió que muchos de ellos dijeron que eyacularon sin tener una erección. "A veces se saltean por completo la erección o tienen erecciones que no son tan fuertes o totales", dice. "Sabemos que la erección y la eyaculación son dos cosas diferentes, pero realmente no se ven muchos casos en los que se separan de esa manera". Aunque algunos hombres que tienen orgasmos por estimulación de la próstata no siempre tienen una erección cuando eyaculan. Y, curiosamente, algunos hombres dijeron que estos orgasmos se sentían similares a los de próstata.

Otro dato curioso: la mayoría de los hombres dijo que estos se sentían más intensos que los orgasmos por masturbación pero menos intensos que los orgasmos que sentían al tener sexo con una pareja.

7. Los coregasmos femeninos son descritos como más similares a los orgasmos vaginales que a los del clítoris.

youtube.com / Via allzeegifs.tumblr.com

De acuerdo con las mujeres que pueden tener orgasmos de diferentes maneras, los coregasmos se sienten más profundos, como los orgasmos vaginales, que como los provocados por estimulación del clítoris. "A menudo, lo que querían decir era que eran muy profundos e internos en lugar de algo así como agudos y eléctricos, que es lo que sucede con los orgasmos del clítoris", dice Herbenick.

8. Es posible tener un coregasmo antes de que hayas tenido otros tipos de orgasmos.

Warner Bros / Via iseegif.tumblr.com

No todos los que dijeron tener un coregasmo habían tenido también un orgasmo durante el sexo o la masturbación. Pero, de hecho, tener coregasmos podría ayudarte a acabar por otras formas de estimulación. "Algunas mujeres comenzaron a notar que tensaban internamente sus músculos del torso", dice Herbenick. "Se daban cuenta de cosas como así es como puedo darle más intensidad o provocarlo más rápidamente. Tomaron esas mismas lecciones y las utilizaron durante el coito. Por ejemplo, puedes tensar tus abdominales mientras tienes sexo. Algunas mujeres hicieron eso y aprendieron cómo mover sus músculos de esta manera o incluso utilizar posiciones similares [a las que realizaban en el gimnasio]".

9. Y aún si no tienes coregasmos, definitivamente existe la excitación inducida por el ejercicio.

youtube.com / Via ftw.usatoday.com

Muchas más personas han reportado excitación provocada por el ejercicio en lugar de orgasmos provocados por el ejercicio, de acuerdo con los estudios. Eso tiene sentido; los orgasmos son difíciles de lograr para muchas personas. Pero en un estudio en el que pidieron a las mujeres que modificaran sus ejercicios para intentar tener coregasmos, más del 60% de ellas reportó excitación inducida por el ejercicio tras solo 10 ejercicios.

Y aún sin modificaciones en la rutina, podrías sentir excitación al ejercitarte, y eso es totalmente normal; estás sudando, tu corazón está acelerado, estás en armonía con tu cuerpo, y hay muchas situaciones en el gimnasio que simplemente tienen algo de sexual. Tiene sentido.

10. Así que, si quieres tener un coregasmo, aquí hay algunas cosas que puedes probar.

youtube.com / Via ultimateminaj.tumblr.com

Tras mucha investigación, Herbenick descubrió algunos factores que aumentan las posibilidades de tener un coregasmo, y que podrían ayudar a alguien a experimentarlo por primera vez. Los resumimos a continuación en algunos consejos. Obviamente, esto no es algo que funcionará para todos (de la misma manera en la que una combinación de actos sexuales no garantiza un orgasmo para todos), pero vale la pena intentarlo.

- Comienza con ejercicios cardiovasculares: la excitación y el orgasmo por ejercicio parecen ser más fáciles luego de realizar algo de ejercicios cardiovasculares por al menos 20 o 30 minutos. Esto se suma a mucha investigación previa acerca del sexo que descubrió que activar el sistema nervioso simpático de una mujer (la "reacción de lucha o huida") a través del ejercicio puede incrementar la excitación subsecuente hasta llegar al estímulo sexual, dice Herbenick. Así que, si aumentas tu ritmo cardíaco y activas tu sistema nervioso simpático antes de concentrarte en tu torso, podrías tener más posibilidades de sentir excitación o tener un coregasmo.

-Aumenta la intensidad/peso/repeticiones: fatigar realmente los músculos del torso parece ser importante para los coregasmos, así que no tengas miedo de subir la intensidad o aumentar los pesos o repeticiones (pero solo hasta el punto en el que no estés sacrificando la postura al realizar los ejercicios). Parece ser un hecho que las personas con músculos del torso más fortalecidos podrían necesitar ejercicios más intensos o más repeticiones para provocar un coregasmo así que, si ya tienes abdominales fuertes, prueba algo más difícil, como dominadas en supinado.

- Presta atención al orden: para muchas personas, pasar directamente de ejercicios cardiovasculares a ejercicios de torso elevó la excitación e hizo que fueran más propensos a tener coregasmos, dice Herbenick. Así que si siempre vas desde la caminadora a los ejercicios con pesas a la colchoneta, intenta cambiar un poco. Pero todos somos diferentes así que, si sientes más excitación o sensaciones de cosquilleo al hacer dominadas antes de los ejercicios cardiovasculares, ¡aférrate a eso!

- Relaaaajate: tal y como con otros orgasmos, relajarse y no estresarse pensando en ellos es clave. Así que, por más intensos que sean tus ejercicios, y por más metido/a que estés en ellos, deja que tu mente se disperse y concéntrate en las sensaciones que sientes.

11. PERO, por más sensacionales e interesantes que sean, NO pienses que necesitas un coregasmo para sentirte completo/a.

Comedy Central / Via jeffofjordan.tumblr.com

Tal y como con cualquier otro orgasmo o acto sexual —ya sean orgasmos del punto G, orgasmos de próstata, o eyaculación— no sientas que tienes que tener uno o de lo contrario has fallado. Todos somos diferentes y todos funcionamos de manera diferente.

"Siempre es divertido aprender algo nuevo acerca de tu cuerpo y explorar algo", dice Herbenick. "Pero, como con cualquier otro tipo de estimulación sexual —como del punto G, del clítoris o vaginal—, si te agrada y funciona para ti y quieres seguir haciéndolo, ¡estupendo! Pero si no puedes o no quieres, no debería ser una nueva meta u obligación."

Every. Tasty. Video. EVER. The new Tasty app is here!

Dismiss