back to top

22 Cosas que tienes que saber sobre las enfermedades venéreas y tu fertilidad

Si planeas tener hijos algún día, aquí hay un par de cosas que deberías saber.

publicado

Puede que estés intentando concebir. O estás segura de que quieres tener hijos más adelante. O quizás quieras saber tus opciones.

Rayes / Getty Images

Si estás en cualquiera de estas situaciones, aquí está lo que debes saber sobre el rol que juegan las enfermedades venéreas en tu fertilidad.

Antes que nada: ten en cuenta que todo lo que te vamos a contar es para informarte, no para preocuparte. Las enfermedades venéreas a veces pueden dificultar la concepción natural, pero eso no quiere decir que nunca tendrás un bebé.

Esto es de suma importancia.

Dividimos este artículo en tres secciones:

1. Enfermedades venéreas y fertilidad: la información básica sobre qué causa cada enfermedad venérea.

2. Cómo protegerte: los modos de proteger a tí misma y a tu fertilidad.


3. Si quieres tener un bebé:
qué hacer si tuviste alguna de estas enfermedades y quieres tener un bebé ahora o en el futuro.

Si alguno de estos puntos se aplica a tu vida y quieres tener hijos (de aquí a cinco o diez años), deberías consultar a tu doctor. Te pueden ayudar a sopesar tu riesgo, y pueden trabajar juntos en un plan que te sirva y se base en tu historia personal.

Ok, comencemos.

1. La clamidia y la gonorrea pueden afectar tu fertilidad a futuro, sin importar tu género.

En mujeres cisgénero y hombres trans, la gonorrea y la clamidia pueden causar daños y cicatrices en las trompas de falopio.

Es por eso que es tan importante hacerte un exámen si crees que tienes una enfermedad venérea, y tratarla cuanto antes si contrajiste una. Cuanto antes te trates y te cures la clamidia o la gonorrea, corres menos riesgo de que dañen tus órganos reproductivos.

Otra razón para estar al día con tus chequeos y tratamiento: en casos en los que estas infecciones no se detectan ni se tratan durante un tiempo, pueden migrar hacia la pelvis y causar la enfermedad inflamatoria pélvica (EIP). "Para el momento en el que se llega a la EIP, ya se causó mucho daño en tus canales", dijo a BuzzFeed Life la doctora Lubna Pal, especialista en ciencias reproductivas, obstetra, ginecóloga y directora del programa del síndrome ovárico poliquístico de la universidad de medicina de Yale.

Además, si ya sufriste EIP una vez, tienes más chances de volver a desarrollarla.

Para hombres cisgénero y mujeres trans, la clamidia y la gonorrea pueden dañar tus órganos internos, aunque es muy poco común que el daño a las trompas de falopio.

"El tracto reproductivo masculino (la uretra y el canal eyaculativo) puede verse afectado por la clamidia y la gonorrea. Puede quedar una cicatriz que provoque una obstrucción", dijo a BuzzFeed Life el doctor Thomas Molinaro, endocrinólogo reproductivo en la asociación de medicina reproductiva de Nueva Jersey (RMANJ, en inglés), en Eatontown. "No hay dudas de que es menos probable que el daño que puedan generar en las trompas de falopio, sin embargo es un riesgo al que los hombres deberían prestar atención".

2. Los daños y cicatrices en las trompas de falopio pueden causar algo llamado “infertilidad falopiana”.

Unas trompas de falopio dañadas o con cicatrices pueden impedir que el esperma alcance y fertilice el óvulo. E incluso si el óvulo es fertilizado, las trompas bloqueadas pueden impedir que éste llegue al útero. Esto aumenta el riesgo de tener un embarazo ectópico, que es cuando el embrión se implanta en la pared de la trompa de falopio en lugar de en la pared del útero. Los embarazos ectópicos son totalmente inviables, y muy peligrosos, hasta mortales.

3. Si tienes un pene y tu uretra y canal eyaculatorio están bloqueados, puede que no puedas liberar esperma.

Son poco comunes las obstrucciones por enfermedades venereas en hombres, aunque no imposibles. "He visto pacientes que no podían liberar esperma; el tracto de salida tenía cicatrices de enfermedades venéreas previas", dijo Molinaro. "Se pueden realizar algunas cirugías, pero si tienes una obstrucción como esa, para obtener esperma se necesita una biopsia testicular". Nada divertido.

4. La clamidia y la gonorrea suelen ser asintomáticas, así que puede que no sepas si las tienes.

Esta es la razón por la que es muy importante que te examines y conozcas tu estado. Cuanto más tiempo tengas clamidia o gonorrea, más chances tendrás de sufrir daños en tus trompas de falopio. También significa que puede que, sin saberlo, infectes a tu pareja, afectando SU fertilidad también.

instagram.com

El síntoma más comun de una enfermedad sexual es no tener síntoma para nada.

5. El HPV no dañará tus trompas de falopio del mismo modo que la clamidia y la gonorrea, pero ciertos tratamientos pueden dificultar que puedas concebir o parir a tiempo.

El HPV (virus del papiloma humano) es la enfermedad venérea más común en los Estados Unidos: según el Instituto Nacional de Cáncer, casi la mitad de la población sexualmente activa se la contagió en algún punto. En la mayoría de los casos, el HPV se irá naturalmente por su cuenta dentro de los dos años. Pero ciertas cepas de HPV no se van tan fácilmente para algunas personas, y hay algunas muy severas que pueden causar cáncer.

Si un papanicolau y una colposcopía revelan que tienes células pre cancerosas en tu cérvix, tu doctor necesitará realizar una intervención para cortarlas.

"Algunas de estas intervenciones, como la biopsia LEEP (procedimiento de escisión electroquirúrgica en asa), biopsia de conos, y crioterapia, pueden representar un pequeño riesgo para tu fertilidad", dijo Pal. Existe el riesgo de que la biopsia cambie tu cérvix de modo que ya no produzca suficiente mucosa cervical, lo que puede dificultar que el esperma llegue a donde tiene que ir. En otros casos, en los que la escisión de la biopsia es particularmente grande, puede comprometer tu integridad cervical, aumentando el riesgo de un aborto una vez quedes embarazada. También vale aclarar que si terminas teniendo un cáncer cervical, ciertos tratamientos pueden poner en riesgo tu fertilidad.

Más allá de esto, no te vuelvas loca si has tenido o te aconsejaron realizar estos procedimientos. Hay muchas cosas que tu doctor puede hacer para ayudar a mejorar tus chances de concebir más adelante, y hay una intervención simple que puede ayudarte a gestar a tu bebé en caso de que tengas problemas con tu integridad cervical. Hablaremos más sobre esto en la sección tres.

6. El herpes, la sífilis y la tricomoniasis tampoco dañan tus trompas de falopio como lo pueden hacerlo la clamidia y la gonorrea.

Sin embargo, el herpes puede ser un problema si tienes una erupción al dar a luz. "Si hay una infección de herpes activa al momento del parto, la madre necesita una cesárea para prevenir que el herpes se transmita al bebé", dijo a BuzzFeed Life la doctora Jane Frederick, especialista en endocrinología reproductiva e infertilidad, y directora médica de HRC Fertility, en Orange County, California.

instagram.com

Conserva la calma y lleva preservativos.

7. Si alguna vez te diagnosticaron una enfermedad venérea, puede ser un signo de que más adelante te será difícil concebir, aunque dicha enfermedad no fuesen clamidia o gonorrea.

Esto es porque muchas enfermedades venéreas suceden al mismo tiempo que otras. Así que si tienes herpes, hay una alta posibilidad de que TAMBIÉN hayas estado expuesta a la gonorrea. "No es que sólo una infección es mala y que el resto está bien", dijo Pal. "Es más como un grupo que tiene a cohabitar, una infección tiende a suceder junto con otra".

8. El sexo seguro disminuye el riesgo de contraer clamidia y gonorrea.

Debes usar un preservativo o método de barrera cada vez que tienes sexo, ya sea vaginal, anal u oral.

9. Examínate cuando sea necesario para saber tu estado en cuanto a enfermedades venéreas. 10. La clamidia y la gonorrea son enfermedades TRATABLES.

Casi siempre se pueden tratar con antibióticos. Cuanto antes se las trate, menor será el daño que puedan hacer a tus órganos reproductivos.

10. También la EIP es tratable.

Tu doctor te prescribirá antibióticos para tratar casos de enfermedad inflamatoria pélvica (EIP). Al igual que con la clamidia y la gonorrea, es muy importante detectarla pronto.

11. Al tomar antibióticos para una enfermedad venérea o EIP, tómalos en su totalidad.

Esto es de vital importancia: NO DEJES de tomar los antibióticos al comenzar a sentirte mejor.

12. Si tu pareja tiene una enfermedad venérea, asegúrate de que completen su tratamiento. Y también tú deberías tratarte.

13. Si aún no lo hiciste, puedes y debes vacunarte contra el HPV.

El comité asesor de prácticas de inmunización de la CDC recomienda que todos los hombres y mujeres entre los 11 y 12 años se vacunen, aunque puedes optar por vacunar a tus hijos hasta los nueve años de edad. Todos deberían vacunarse antes de los 26 años.

14. Si te diagnostican cáncer cervical, deberías hablar con tu doctor sobre potenciales tratamientos para preservar tu fertilidad.

Los tratamientos para cáncer cervical avanzado (como la radiación, o cirugía para quitar la cérvix y el útero, por ejemplo) pueden afectar tu fertilidad de manera irreversible. Pero si tienes un cáncer en sus primeras etapas, puedes realizarte una traquelectomía radical, que podría preservar tu fertilidad. Habla con tu doctor con respecto a tus opciones al respecto.

15. Si te diagnostican cáncer cervical, deberías hablar con tu doctor sobre potenciales tratamientos para preservar tu fertilidad.

Los tratamientos para cáncer cervical avanzado (como la radiación, o cirugía para quitar la cérvix y el útero, por ejemplo) pueden afectar tu fertilidad de manera irreversible. Pero si tienes un cáncer en sus primeras etapas, puedes realizarte una traquelectomía radical, que podría preservar tu fertilidad. Habla con tu doctor con respecto a tus opciones al respecto.

16. Hazte la prueba para enfermedades venéreas.

Para ver si estás infectada con algo. Si resulta que si, comienza un tratamiento lo antes posible.

17. Habla con tu doctor sobre cualquier enfermedad venérea que hayas tenido, inclusive si nunca tuviste clamidia ni gonorrea.

Por lo general, los expertos en fertilidad recomiendan que si tienes menos de 35 años, deberías intentar concebir durante un año antes de buscar un tratamiento de fertilidad. Pero si tienes un historial de enfermedades venéreas (particularmente clamidia y gonorrea), puede que tu doctor te diga que lo intentes por seis meses antes de examinarte. También pueden sugerir algunos exámenes antes de que comiences a intentar. Las recomendaciones diferirán según tus circunstancias personales, así como otros factores de historia familiar, salud y estilo de vida.

18. Si alguna vez tuviste clamidia, gonorrea o EIP, puede que tu doctor quiera examinarte para ver si tus trompas de falopio están obstruidas.

Pueden realizarte un ultrasonido o rayos X para buscar obstrucciones.

19. Si tus trompas de falopio están dañadas, igual tienes opciones para concebir.

Al tratar con trompas de falopio dañadas, "hoy en día, la estrategia más segura y efectiva es la fecundación in vitro", dijo pal. Tu doctor extrae los óvulos de tus ovarios, los fertiliza con esperma en un laboratorio y luego los inyecta en tu útero, sin que sea necesario pasar por las trompas de falopio. La FIV puede ser increíblemente costosa, así que piénsalo con anticipación.

20. Si alguna vez tuviste una biopsia LEEP o de cono para tratar células pre-cancerosas en tu cérvix, tu doctor puede examinarte para encontrar la mejor solución.

"Si se vio afectada tu producción de mucosa cervical, puedes intentar inseminación intrauterina", dijo Pal. Es cuando tus doctores inyectan el esperma directamente dentro de tu útero (más allá de la cérvix) usando un pequeño catéter de plástico flexible.

Si el problema fue que tuviste una biopsia de cono o una biopsia cervical profunda, esto puede aumentar el riesgo de abortar debido a una "incompetencia cervical", dijo Pal. "En pocas palabras, significa que tu cérvix puede abrirse durante tu embarazo. En tal caso, tu doctor podría realizar una intervención conocida como cerclaje cervical, en el que básicamente te cosen la cérvix para que no se abra antes de tiempo.

21. Aunque no estés planeando tener hijos AHORA, igual deberías hablar con tu doctor al respecto, en caso de que necesites un plan.

Este es un consejo apuntado a mujeres cisgénero y hombres trans: con la edad, tus óvulos decrecen en cantidad y calidad. Al llegar a mitad de los treintas, ese declive sucede más rápidamente, y quedar embarazada es menos probable, incluso en condiciones perfectas. Para ponerlo en perspectiva: una mujer sana de 30 años tiene un 20% de posibilidades de quedar embarazada durante cada ciclo menstrual. Una mujer sana de 40 años tiene un 5% de probabilidades de concebir durante cada ciclo menstrual.

Tus posibilidades de concebir difieren según varios factores: hábitos (como fumar o beber alcohol), tu salud, tu ciclo menstrual, tu peso, el historial reproductivo y de salud de tu madre, y más.

instagram.com

#HechosdelaFertilidad. Una mujer nace con todos los huevos que va a tener en su vida.

22. En resúmen: si tienes un historial de enfermedades venéreas, consulta a tu doctor sobre tus opciones.

No te vuelvas loca ni pierdas las esperanzas. A menudo hay mucho que puedes hacer para aumentar tus posibilidades de concebir. La clave es hablar con tu doctor y descubrir lo que pasa con suficiente tiempo como para encargarte de ello.

Every. Tasty. Video. EVER. The new Tasty app is here!

Dismiss