back to top

Esto es lo que aprendí acerca de mi tripofobia

Prometo que no habrá exposición forzada a imágenes asquerosas.

publicado

Un día, y de alguna manera, te diste cuenta de que tu cuerpo reaccionaba de las maneras más curiosas ante la imagen de un grupo de "huecos" juntos. Al investigar, y tras digerir más imágenes asquerosas (tripofóbicas) de las que podías, tu doctor o internet te dijo que eras tripofóbico.

Te entiendo. Recuerdo que para mí todo inició durante mi infancia cuando vi por primera vez a un sapo Surinam o Pipa pipa en la tele. La imagen de este animal logró que mi piel se erizara de pies a cabeza, y que sintiera un tipo de nauseas difíciles de describir. De allí en adelante, me di cuenta que tenía reacciones similares al ver flores de loto, panales de abejas, esponjas de baño y objetos similares.

Phittavas / Getty Images

Semilla de flor de loto.

¿Qué es?

Hasta hace poco se creía que la tripofobia era el miedo a figuras geométricas juntas. Este "miedo" puede causar hormigueo en la piel, nauseas, ataques de pánico, taquicardia, entre otras reacciones. Sin embargo, cuando hablé con uno de los hombres que llegó a esta conclusión, me dijo que había una actualización en su definición.

Arnold J. Wilkins, investigador de la Universidad de Essex en Inglaterra, reconocido internacionalmente como uno de los pioneros más importantes en estudios acerca de la tripofobia, dijo durante una entrevista para BuzzFeed en Español que cuando se habla de esta condición, "El origen más probable es el asco y no el miedo".

Es por eso que decidí hablar con An T. D. Le, colega de Wilkins y el investigador de la Universidad de Essex que concluye a través de estudios, que la tripofobia es causada por asco. "Presentamos imágenes tripofóbicas a grupos de personas, y al estudiar su reacción y ritmo cardíaco, nos dimos cuenta de que ambos son característicos de una persona con asco y no con miedo", dice T.D Le durante una entrevista con BuzzFeed en Español.

¿Por qué asco?

Cuando me referí a mi experiencia con el sapo Pipa pipa, Wilkins explicó, "Este sapo es un clásico entre tripofóbicos, y es bueno que sientas asco por este tipo de animales, pues es parte de tu mecanismo de supervivencia".

Según la Asociación Estadounidense de Psicología, el asco es más que un simple sentimiento, es una respuesta automática y de supervivencia a lo que nos podría hacer daño. Así que cuando se me estremece el estómago al ver al Pipa pipa, puede ser porque "el cerebro está indicando que el objeto en frente puede ser peligroso", dice Wilkins. "Del asco puede pasar a ser miedo, y es allí cuando puede alcanzar el nivel de fobia".

¿Por qué los puntos?

A pesar de que tú y yo sabemos que los huecos en la cabeza de la regadera no pretenden atacarnos, según Wilkins, la similaridad de aquellos hoyos con los de animales peligrosos funcionan como advertencia para tu cerebro, causando reacciones típicas.

Easyturn / Getty Images

Ducha.

Así, una barra de chocolate aireado puede hacerte sentir algo muy similar a lo que sientes cuando ves una venenosa rana de punta de flecha o un mortal pulpo de anillos azules. "Esto hace que la tripofobia sea difícil de tratar, porque las imágenes que la estimulan son demasiado diversas", dice Wilkins.

Sin embargo, Wilkins explica que las razones por las que la tripofobia surge pueden ser diversas. "Consideramos que las imágenes que causan reacciones tripofóbicas son imágenes con demasiado contraste en áreas que afectan la sensibilidad del sistema visual", dice Wilkins.

Whitepointer / Getty Images

Pulpo de anillos azules.

¿Cuántos somos tripofóbicos?

Según estudios realizados por Wilkins, se estima que alrededor del 16 porciento de nosotros sufrimos de tripofobia. A pesar de que es una condición común, muy pocas personas acuden en busca de ayuda, y por esto muy pocos estudios existen al respecto.

Cabe mencionar que esta condición no se encuentra en el manual Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders, el cual es la fuente principal para médicos, cuando de diagnosticar enfermedades se habla.

¿Existen casos extremos?

"La mayoría de la gente tienen niveles leves de tripofobia", dice Wilkins. "De manera que no afecta drásticamente su vida y pueden tratar la condición".

Sin embargo, existen casos en los que la víctima siente afectada su vida debido a síntomas severos como aquellos ataques de pánico y taquicardia. Wilkins compartió brevemente la historia de una persona que, después de haber gastado una amplia suma de dinero en equipos y herramientas de buceo, tuvo que desecharlo todo, incluso el hobby gracias a la tripofobia. "Esta persona no aguantó el estar expuesta a imágenes tripofóbicas bajo el agua", dice Wilkins.

Thinkstock

Esponja.

¿Qué puedo hacer?

"Lo mejor es ignorar las imágenes que son muy fuertes, como aquellas de piel con huecos, porque éstas pueden lograr que empeore la condición", dice Wilkins. "Estar expuestos a imágenes tripofóbicas, que no son muy asquerosas, pueden ayudarte a disminuir las sensaciones que usualmente tienes".

Hey, no olvides consultar a tu experto de confianza.

Y... ¿Me puedo curar por completo?

Hemos tratado métodos en los que personas son poco a poco expuestas a imágenes con características tripofóbicas, mientras gradualmente presentamos imágenes más fuertes", dice T.D. Le. "A pesar de que ha sido en un grupo muy pequeño de personas (menos de 20), pienso que hemos tenido éxito".

Consulta con un médico siempre que tengas dudas sobre tu salud y bienestar. Los posts de BuzzFeed tienen únicamente una función informativa y no son un reemplazo para el diagnóstico, tratamiento o asesoría médica.

¡Síguenos en las redes!