back to top

17 Cosas que realmente me ayudaron a perder 38 kilos

No tienes que comer ensaladas todos los días para bajar de peso.

publicado

¡Hola! Soy Arielle. Entre mayo de 2015 y el día de hoy, he perdido 38 kilos, bajé tres tallas, corrí una maratón de 10 km y he aprendido un montón sobre cambios saludables de estilo de vida.

Publicidad

He aquí un relato honesto (y extremadamente vulnerable) de los pasos que tomé y de las cosas que me sorprendieron en el camino.

1. Primero, me inscribí en Weight Watchers y comencé lentamente.

He estado haciendo dietas toda mi vida, y los dos mayores errores que he hecho una y otra vez son estos:

1. Decirme a mí misma, "La dieta empieza mañana" y atracarme con todas mis comidas favoritas.

2. Dejar las cosas de golpe y privarme de las comidas que amo.

La razón principal por la que me inscribí en Weight Watchers es porque se trata de un cambio general, más allá de la báscula, no sólo de perder peso. El programa se basa en un sistema de puntos que se centra en más que sólo calorías. Los alimentos como las frutas y las verduras tienen cero puntos, las carnes magras son de pocos puntos y cualquier cosa con azúcar añadido tiene muchos puntos. Básicamente, Weight Watchers fomenta el consumo de comida fresca, de verdad, en lugar de basura procesada - pero aún así puedes comerte tu pizza y beber tu alcohol - la clave es hacerlo todo con moderación y encontrar sustitutos saludables.

2. Dejé el peligroso hábito del restrictivo conteo de calorías (un camino que he tomado antes) y me centré en un estilo de vida saludable.

Instagram: @ariellesays

Durante mi segundo año de universidad, perdí 18 kilos. Me parecía genial, recibí muchísimos elogios, me sentía más segura que nunca antes - pero en realidad, me sentía muy mal. Me limitaba a 400 calorías al día, hacía una hora en la elíptica, siete días a la semana, y tomaba muchas píldoras de dieta. Recuerdo que me pesaba cada mañana y me molestaba si no había perdido medio kilo. En un DÍA. Me obsesioné tanto con limitarme a mí misma que en realidad no estaba viviendo mi vida, y la presión de eso llegó a ser tan intensa por la atención que conllevaba. Todos estaban felices e impresionados por mí, sin siquiera cuestionar que mi rápida pérdida de peso era el efecto de una dieta peligrosamente poco saludable.

No es de extrañar que recuperé todo el peso de vuelta, y más. Esto se debe a que no estaba enfocada en ser saludable; Me concentré en perder peso. ¿Que si me disgusta si subo de peso? Por supuesto, pero lo tomo semana por semana y reflexiono en lo que comí o cuánto ejercicio hice y hago pequeños ajustes si es necesario. También sé que mi cuerpo se siente mucho mejor porque lo estoy cuidando. Es importante tener una visión más amplia, no sólo un número en la báscula.

3. Seguí los tres consejos más comunes cuando se trata de perder peso: rastrear la comida, la actividad y la ingesta de agua.

Rastrear los alimentos: Como yo sigo a Weight Watchers, el punto es rastrear toda la comida - incluso los excesos que no quieres admitir (a todos se les da un margen semanal para este propósito). Es bueno hacer un seguimiento honesto de lo que realmente entra en tu cuerpo para que puedas manejar el control de las porciones y ser responsable. Durante una semana, también escribí mi nivel de hambre cada vez que comía, lo que me ayudó a controlar los "antojos por aburrimiento". Si no estás en un programa o usando una aplicación, también puedes dar seguimiento a tu comida con un diario o una hoja de cálculo.

Rastrear la actividad: Conseguir un reloj Apple es en realidad lo que hizo que arrancara mi trayecto, porque finalmente estaba tomando nota de cuánto me movía. Obviamente los dispositivos como este y el Fitbit son caros, pero siempre se puedes utilizar aplicaciones gratuitas para ayudarte a monitorear tus pasos y otros ejercicios.

Rastrear la ingesta de agua: ¡Hidratarse es tan, tan importante! A menudo, cuando crees tener hambre, en realidad sólo tienes sed. Descargué la aplicación Plant Nanny, que te pide ingresar la información de tu cuerpo y te permite plantar lindas flores cuando bebes más agua. También cuenta con notificaciones automáticas para que siempre puedas ver la cantidad de vasos que has dejado de beber en el día.

4. Finalmente empecé a comer un desayuno auténtico, no sólo una pieza de fruta.

Instagram: @ariellesays

Durante la mayor parte de mi vida, nunca desayuné - sólo bebía una Coca-Cola light y tal vez me comía un plátano. Pensaba que entre menos comía, más peso iba a perder, pero comer más, de hecho me ha ayudado. Tener comidas como un omeletcon fruta me mantiene llena por más tiempo, y dejé de picar comida al azar (mala) durante todo el día.

Publicidad

5. Me salté el gimnasio primero y opté por caminar.

Arielle Calderon

Yo no era una persona asidua al gimnasio y sabía que tratar de comer sano y hacer ejercicio pesado todos los días sería demasiado para mí a la vez. En lugar de eso, decidí moverme más al caminar a todos lados, lo cual no es difícil en la ciudad de Nueva York. Traje mis tenis para trabajar en una mochila y me los ponía - mientras usaba un vestido - y caminaba más de 60 cuadras a casa. La primera vez lo sentí como una eternidad, pero entre más lo hice, y con las rutas más fáciles que descubrí, llegué a disfrutar de esta pacífica (en su mayoría) hora para mí misma.

Y caminar mucho es lo que me ayudó a empezar a correr después. ¡Los pequeños pasos cuentan!

6. No me rendí cuando los tiempos se pusieron difíciles.

Instagram: @ariellesays

A un poco menos de dos meses de iniciar mi trayectoria, me encontré llorando histéricamente en un tren subterráneo. Yo traía un bonito vestido, mi pelo estaba ondulado y cargaba flores y cajas. Un hombre me ofreció su asiento, que me imaginé fue porque a) yo era una mujer y él estaba siendo amable, o b) yo cargaba un montón de cosas y él estaba siendo amable. Sonreí ante el gesto hasta que dijo: "Usted debe sentarse porque está embarazada". Era mi cumpleaños.

Saber que tu peso ha sido un inconveniente en tantas áreas de tu vida - ya sea luchando para caber en un asiento del teatro, esperando que el cinturón de seguridad cierre en un avión, o no hacer actividades divertidas que dependen de un límite de peso - y luego escuchar a extraños que lo remarcan de esta forma sutil, intencionadamente buena, es desgarrador. Fue sólo otro recordatorio de la vergüenza que acarreaban mis hábitos no saludables. Pero en lugar de llorar con un litro de helado, llamé a mi madre y preparé la cena. Soporté el golpe y seguí adelante. Necesité hacer un gran esfuerzo, pero también me hizo más fuerte.

Por otra parte: GENTE, ***NUNCA*** ASUMAN QUE UNA MUJER ESTÁ EMBARAZADA.

7. Dejé de ordenar comida en Seamless y me obligué a aprender a cocinar mis comidas favoritas con sustitutos saludables.

Arielle Calderon

Este fue un gran cambio para mí; solía ​​ordenar comida a domicilio de tres a cinco veces por semana, siempre almorzaba fuera, y mi nivel de "cocinar" era calentar la sopa en la estufa. Ni siquiera sabía cómo cortar verduras.

Empecé con algo simple y vi un montón de videos sobre cómo cocinar cosas muy básicas como coles de Bruselas y camarones. Incluso busqué en YouTube cómo cortar correctamente las manzanas. Ahora cocino todos los días, llevo mi propia comida al trabajo y experimento con sustitutos saludables. Me sorprendió ver lo fácil y satisfactorio que era reemplazar la pasta por espaguetis vegetales y espaguetis de calabaza, las hamburguesas por hamburguesas de pavo y el arroz y las papas por coliflor. Y cuando descubrí el PB2, mantequilla de cacahuate en polvo, me perdí de por vida (de la mejor manera posible). Además, para ser claros, definitivamente todavía como arroz, pasta y papas. Sólo veo los intercambios como una diferente opción de comida.

Para ver unas increíbles recetas acordes a Weight Watchers, mira SkinnyTaste y Emily Bites. También me he inspirado con los videos de Tasty, pero cambio un poco los ingredientes para que sea más saludable.

8. Investigué y aprendí que el azúcar añadido es el maldito diablo.

Instagram: @ariellesays

Si bien esto puede parecer obvio para muchas personas, yo no era consciente de lo horrible que en realidad es el azúcar. Creer que se puede cortar todo el azúcar añadido es una tontería en mi opinión (está, literalmente, en todo), pero reducir su ingesta tiene muchos beneficios. Ya no tengo antojos de comer pastel de queso y brownies, no siento que necesito un postre con cada comida, y mis dolores de cabeza constantes han parado (aunque no sé si esto es una correlación directa).

De acuerdo con la Asociación Americana del Corazón, las mujeres deben consumir un máximo de 30 gramos (6 cucharaditas) de azúcar añadido por día. El estadounidense promedio consume alrededor de 100 gramos (20 cucharaditas) de azúcar añadido por día. Hay 39 gramos de azúcar en UNA SOLA LATA DE COCA COLA. Si no lo has hecho aún, deja los refrescos. Tu cuerpo te lo agradecerá.

De todos modos, el azúcar añadido es inevitable, pero si reduces su consumo y te centras más en el azúcar natural - como las frutas, miel y leche - es mejor para ti.

9. Y aprendí que la proteína es un ángel amable.

Instagram: @ariellesays

Las proteínas te mantienen lleno, así que busqué los alimentos que tienen un alto contenido en proteínas y bajo contenido de azúcar. Aunque la gente tiende a asociar la proteína con la carne, también se puede obtener una buena dosis de las leguminosas, el yogur, los huevos, el queso, las nueces y las semillas.

Publicidad

10. Aprendí a celebrar victorias sin báscula.

Arielle Calderon

Aunque definitivamente es motivador ver que la báscula se mueve hacia abajo, son realmente las otras victorias las que hacen que el cambio de estilo de vida valga mucho más la pena. Cosas como ser capaz de correr un maratón de 10 km, alcanzar un peso menor a 199 kilos, finalmente comprar en otros lugares que no sean Lane Bryant; esas pequeñas cosas son increíbles medidas de éxito.

11. Cerca de cuatro meses después de iniciar mi cambio de estilo de vida, dejé de beber - pero no intencionalmente.

Arielle Calderon

Esto es en realidad una de las partes más difíciles de mi trayectoria de pérdida de peso, pero no porque extrañe el alcohol; es porque la gente NO ME DEJA EN PAZ AL RESPECTO.

Nunca me propuse dejar de beber por las calorías o puntos, sólo lo dejé poco a poco y me di cuenta de lo mucho mejor que mi cuerpo se sentía sin alcohol. Es un verdadero problema ver cuánto gira mi vida social alrededor de la bebida, pero me divierto igual cuando no estoy tomando tragos en el bar. La gente está absolutamente convencida de que no me estoy divirtiendo o de que estoy siendo demasiado estricta porque no me tomo una cerveza. Esta es una elección personal, y prometo que estoy pasándola bien. (¡Sobre todo porque es más barato y no hay cruda!)

Así que si estás considerando dejar de beber, ¡sólo recuerda que lo estás haciendo para ti y no para otras personas! Y si quieres seguir bebiendo, ¡está bien también! Puedes disfrutar de la vida de la manera que quieras - sólo sé inteligente al respecto.

12. Cuando por fin me sentí lo suficientemente cómoda para hacer ejercicio, me inscribí en un gimnasio y probé un montón de clases.

Arielle Calderon

Me inscribí en el Crunch Gym aproximadamente cinco meses después de haber comenzado en Weight Watchers. Me pegué a la elíptica primero, ya que era mi zona de confort, pero eventualmente compré la aplicación C25K y empecé a correr en la caminadora. Después de agarrar el ritmo, tomé algunas clases en el gimnasio (Zumba, spinning, danza de cardio, entrenamiento de fuerza, etc.). Y después de meses de burlarme de SoulCycle, finalmente tomé una clase y, de hecho me encantó. Ellos apagan las luces y puedes disfrutarla sin sentirte cohibido. También hice una sesión con temas de Hamilton y estoy bastante segura de que cambió mi vida.

13. No sacrifico mi vida social - sólo planifico las comidas y bocadillos saludables para eso.

Arielle Calderon

Parte de un estilo de vida balanceado incluye también la salud mental. No puedes pasarte todo el tiempo preocupándote por lo que vas a comer o por cuándo vas a hacer ejercicio (de lo que aún me siento en parte culpable). Pero a menudo preparo la cena antes de salir y meto un bocadillo en el bolso para poder comer cuando tenga hambre y no sentirme mal por ello.

Cuando voy a restaurantes, veo el menú con anticipación y me quedo con las verduras y carnes magras. No siempre prefiero las ensaladas, así que una hamburguesa de pavo suele ser mi mejor opción.

14. Los días en los que me siento como la misma chica de hace ocho meses, miro fotos de antes y después.

Instagram: @ariellesays

Cuando ves tu cuerpo todos los días, es difícil notar cambios. Y si eres una persona más grande, es aún más difícil ver transformaciones significativas en el espejo. Es por eso que debes depender de esas victorias sin báscula y ¡ver lo lejos que has llegado!

Si acabas de empezar, ¡toma fotos de tu progreso! Yo era una experta clasificada en ocultar mi cuerpo con una bolsa o con otro ser humano, y ahora lo lamento. También es refrescante ver cuánto más feliz y más seguro estás en las fotografías posteriores.

15. Conté con el apoyo de la herramienta Connect de Weight Watchers.

En noviembre / diciembre de 2015, Weight Watchers cambió su plan de Puntos Plus por Puntos Inteligentes, y también añadió esta nueva herramienta, Connect. Ha cambiado las cosas totalmente.

Los miembros pueden publicar sus historias de éxito, sus dificultades, pedir consejo, compartir recetas y más. Yo hago el programa en línea, así que esto es una gran forma para mí de obtener el apoyo de reuniones reales sin repartir dinero extra.

16. Tomé el difícil pero importante paso de donar toda mi ropa vieja.

Instagram: @ariellesays

Hice esto recientemente y fue una de las cosas más terribles que he tenido que hacer hasta la fecha. La gente me cuenta todo el tiempo sobre un amigo que perdió un montón de peso y lo recuperó todo de nuevo, una historia que conozco demasiado bien. Yo había planeado mantener mi ropa de tallas grandes "por si acaso", pero esa es una mentalidad equivocada. Tengo que mirar hacia adelante, no hacia atrás. Creo que siempre voy a tener este miedo constante de volver a los viejos hábitos y salirme de control, pero tengo la esperanza de que voy a perseverar porque hice el esfuerzo de cambiar mi salud mental y física en general.

17. Por fin estoy aprendiendo a amarme a mí misma.

Arielle Calderon

Este es el reto más difícil de todos. Nunca he sido feliz con mi cuerpo y esto me ha limitado para tener muchas asombrosas experiencias de vida. Todavía tengo mucho peso que me gustaría perder, pero por fin estoy empezando a sentirme cómoda conmigo misma. Siento que estoy trabajando para ser la persona que me merezco ser. Seguiré luchando para conseguir mi peso ideal y, posiblemente, iniciar algún tipo de entrenamiento personal que me lleve al siguiente nivel, pero no voy a reducir las calorías o morirme de hambre con una comida si no estoy perdiendo tanto como yo quisiera. Todo es cuestión de equilibrio.

Así que si estás buscando hacer un cambio de estilo de vida, o tal vez ya has empezado, sólo recuerda hacer esto para ti mismo porque quieres - no porque te sientes presionado a hacerlo. Si estás realmente feliz con tu mente, cuerpo y alma, ACÉPTALO. Si vas a poner una fachada para ocultar tu infelicidad, entonces tal vez es hora de tomar el control. No dejes que nadie ni nada te deprima - sólo toma las cosas con calma y disfruta del viaje. ¡No es una carrera!

Si deseas mantenerte al día con mi trayectoria de pérdida de peso, puedes seguirme en Instagram.

Patrocinado

Every. Tasty. Video. EVER. The new Tasty app is here!

Dismiss