back to top

22 verdades universales para los que se mueren del asco con la arena

¿No podrían simplemente sembrar césped al lado del mar?

publicado

1. La arena en la playa. Literalmente la pesadilla de todas tus vacaciones.

2. Estas sábanas deberían ser el villano de una película de terror.

3. Esa agradable sensación de untarte la crema y que la mitad de la arena de la playa se te quede pegada al cuerpo.

4. Cuando comer en la playa te aporta muchos más nutrientes de los que necesitabas.

5. Y por supuesto, ese mágico momento en que te das cuenta de que has crecido ocho centímetros porque vas andando sobre cuatro toneladas de arena.

6. Si hay alguien que odia la arena más que tú, ese es el cuarto de baño.

7. Cuando hay momentos en los que parece que la arena no puede encontrar más formas de joderte la vida.

Via elmeme.me

8. Pero sin embargo las encuentra sin problemas. Va a donde más duele.

9. Cuando encuentras a gente malvada que disfruta con este invento del demonio, y no se dan cuenta de tus crecientes ganas de matar.

10. Cuando a la insufrible arena la acompaña su mejor amiga, la racha de viento.

11. Y los niños que juegan a tu lado de tu toalla.

12. Cuando crees que estás a salvo, la vida te pone durísimas pruebas como tener que caminar por arena que está a 2.000 ºC.

13. Y tus chanclas no suelen ayudar mucho en esto.

14. O de que se levante un poco de viento y parezcas una croqueta de boletus.

15. Cuando vas a meter la crema en el bolso y no sabes si es mejor prenderle fuego.

16. Esa horrible ansiedad que causa pensar que la ducha NUNCA volverá a estar completamente impoluta.

17. O tu cabeza.

18. ESTA-HORRIBLE-PESADILLA

19. Y esta que no necesita de fotografía para ponerte los pelos de punta.

20. Cuando compras una lata en la playa porque te mueres de sed y sabes perfectamente que vas a acabar masticando arena hagas lo que hagas.

21. Cuando intentas quitarte la arena en uno de estos pero sencillamente NO QUIERE IRSE JAMÁS EN LA VIDA DE TUS PIES.

22. Y cuando la persona de tu lado hace esto y desata por un segundo la ira homicida que sabías que tenías.