32 Cosas que sólo la gente que creció jugando fútbol entenderá

FÚTBOL PARA TODA LA VIDA.

1. Comenzaste jugando en la calle, con tus amigos y primos:

2. Seguiste el fútbol en Univisión, Telemundo, y ocasionalmente la copa Mundial y la MLS en ABC:

Hace tiempo, a los norteamericanos realmente no les importaba el fútbol. Igual sigue sin importarles, pero les da igual. Ellos se lo pierden.

3. Tus padres te inscribieron en esta liga:

Una liga juvenil que exigía que cada niño jugara al menos 15 minutos, incluso si no podían patear una pelota para salvar su vida.

4. Rara vez te gustó tu uniforme:

Los peores uniformes de todos los tiempos. En serio. DE TODOS LOS TIEMPOS.

5. Rara vez te gustó el nombre de tu equipo:

“El nombre de nuestro equipo es… ¡TRUENO AZUL!” ¡Qué vergüenza!

6. Todos querían siempre el mismo número:

2, 5, 10, 13, 23. Siempre querían estos, pero nunca los conseguían porque algún niño del equipo tenía ‘influencias’. Al diablo con ese niño.

7. Cuando te obligaban a caminar en fila para chocar los cinco con el otro equipo en aras del “espíritu deportivo”:

Absolutamente a nadie le interesaba el espíritu deportivo. Chocar los cinco no tenía ningún sentido. En todo caso, probablemente odiabas a todos los del otro equipo.

8. Pero al menos había naranjas, Capri-Sun y Fruit-By-The-Foot para comer al final de los juegos:

 

9. Pero a medida que te hacías mayor y te inscribías en equipos más competitivos, aquellos beneficios desaparecieron y eso te entristeció:

NBC

“¡Trae tus propias malditas naranjas!” - Entrenador.

10. Siempre sentiste la necesidad de ponerles cinta adhesiva a los tacos de tus tenis, aunque en algunas ocasiones fuera totalmente innecesario:

Travis Nep Smith/ Flickr: nep

Si los profesionales lo hacen, YO TENGO QUE HACERLO.

11. Cuando los árbitros siempre te pedían tocar tus espinilleras y levantar los tacos antes del partido:

Rob Slaven/ Flickr: robslaven

“Sí, árbitro. Me atrapaste. Yo tengo cuchillas en lugar de tacos. ¿QUÉ VAS A HACER AL RESPECTO?”

12. TUS ESPINILLERAS SIEMPRE APESTABAN COMO PUTA MADRE:

COMO… PUTA MADRE.

13. En las prácticas, nunca querías estar en el equipo que tenía que usar baberos:

US Army Garrison Red Cloud - Casey/ Flickr: usagrc

Porque tu entrenador realmente nunca los lavaba, a pesar de que estaban empapados en sudor desde los últimos seis meses.

14. Después de una larga práctica nocturna, podías ver vapor saliendo de tu cabeza:

Era lo más parecido a verte como un Súper Saiyan.

15. Tú y tu familia conducían largas distancias para jugar en ciudades que ni siquiera sabías que existían:

“¿Lancaster? ¿Qué carajos es Lancaster?”

16. Ir de clase en clase con la mochila de fútbol con tu nombre, número de jugador y la insignia del equipo encima era algo genial:

“Sí. Juego fútbol. Y eso me hace más genial que tú”.

17. Pero tu bolsa de fútbol SIEMPRE olía horrible. No importaba cuánto Febreeze le rociaras, la peste nunca se quitó:

18. Cuando el entrenamiento del equipo universitario comenzó, no tocaste una pelota durante, al menos, dos semanas. Todo se trataba de la preparación física:

Suicidios, VO2, corridas, vueltas, caminar como equipo, trotar como equipo, correr como equipo, lo que se te ocurra. Era un asco.

19. La playa no era un sitio para vacacionar, si no más bien un lugar para algún brutal entrenamiento físico:

Aquellos que no crecieron en la playa, considérense afortunados.

20. La terrible sensación que tenías cuando tu equipo estaba practicando carreras cortas y eras el único en quedarse atrás:

Hollywood Pictures

El horror… el horror…

21. Increíble… la… cantidad… de conos.

22. Porterías pequeñas:

Si no tenías de éstas, las mochilas y los suéteres también servían como postes de portería.

23. Medías las habilidades de fútbol de otras personas según el número de jueguitos que lograba hacer:

“Este tipo solo puede hacer diez técnicas. Eso debe significar que es el peor jugador del mundo”.

24. Te sentías COMO EL MERO MERO cuando podías realizar este movimiento en el campo:

Y la jugaste realmente tranquilo, aunque por dentro estabas genuinamente asombrado de haberla realizado.

25. Y te sentiste profundamente avergonzado si dejaste que la pelota pasara entre tus piernas:

La aterradora “nuez moscada” o “El Túnel”. El secreto para destrozar la autoestima de un jugador de fútbol.

26. No importa cuánto duela, disparar el balón directamente a las bolas de alguien más SIEMPRE SERÁ GRACIOSO:

El tipo de lesión que siempre hará que la gente se ría entre dientes.

27. ENTRENADORES… GRITONES:

Universal Pictures

28. PORTEROS… GRITANDO:

“¡SI TE DIGO QUE CUBRAS A ESE HIJO DE PUTA, TÚ CUBRES A ESE HIJO DE PUTA!” - Portero de diez años.

29. PADRES… GRITONES (los peores de todos):

30. El túnel hecho por los padres de los jugadores al final de cada partido:

31. La dolorosa experiencia de la terapia del hielo después de una lesión en el pie:

Un minuto dentro del agua con hielo, un minuto dentro del agua caliente. DEBES SENTIR QUE TE QUEMA.

32. Al final del día, el fútbol no es sólo otro deporte. Corre por tus venas…

Y si tienes hijos, sabes perfectamente que ellos también van a jugar fútbol.

Check out more articles on BuzzFeed.com!

Este post fue traducido por usuarios de Duolingo, un servicio que ayuda a estudiantes de idiomas a practicar sus habilidades traduciendo textos en su lengua materna. Queremos seguir mejorando y creciendo, así que si tienes alguna sugerencia o feedback por favor escríbenos a espanol@buzzfeed.com. ¡Gracias!

Conversaciones de Facebook
Buzzing ahora