9 Asombrosas construcciones abandonadas de la ciudad de Buenos Aires

Ayer eran majestuosos emblemas de progreso. Hoy son ruinas a medio olvidar.

1. Parque de la Ciudad.

Fue el primer parque temático de la Argentina y se inauguró en 1982 bajo el nombre de Interama. Un año más tarde quedó en manos de la comuna porteña y se rebautizó como Parque de la Ciudad. Tuvo gran auge en los 80 y en los 90 decayó, aunque siguió abierto hasta 2003, con muchos menos juegos que los que tenía cuando abrió. En 2007 fue abierto nuevamente, pero el Jefe de Gobierno Mauricio Macri lo volvió a cerrar en 2009, preocupado por los potenciales problemas de seguridad del predio y sus juegos. Actualmente funciona como predio para recitales y espacio verde, en donde permanecen aún las oxidadas estructuras de los juegos de antaño y su imponente Torre Espacial, de 185 metros de altura.

4. Ciudad Deportiva de Boca Juniors.

Comenzó su construcción en 1964. Originalmente, estaba planeado que albergara un estadio para 150 mil personas, pero dicho objetivo nunca pudo concretarse y se decidió hacer allí un complejo deportivo para los socios de Boca Juniors. Nunca llegó a terminarse, pero funcionó hasta los años 80. Actualmente el predio se utiliza para hacer recitales, aunque sobreviven de su estructura original algunos puentes y la vanguardista cúpula de su confitería.

6. Hospital Aeronáutico.

Ubicado en el barrio de Retiro, iba a ser un moderno hospital. Pero sus obras quedaron abandonadas en los años 70 y nunca llegó a completarse. Su esqueleto de hormigón permanece en pie, como un recuerdo de lo que nunca fue.

8. Harrods.

Ubicada en pleno centro porteño, fue la única sucursal fuera de Gran Bretaña de la gran tienda departamental londinense. Ocupa casi una manzana, en donde funcionaban sectores de venta de ropa, una peluquería, un microcine y un opulento salón de fiestas, entre otros. Cerró sus puertas en 1998 y desde entonces permanece abandonado, aunque fue reabierto en un par de ocasiones para albergar muestras de arte organizadas por la ciudad.

10. Confitería del Molino.

Flickr: liamq / Via flickr.com / Liam Quinn

Monumento histórico de la ciudad y majestuoso exponente del Art Nouveau, la Confitería del Molino abrió sus puertas en 1916, frente al recientemente construido Congreso de la Nación. Por los salones de su coqueto edificio pasaron desde Carlos Gardel hasta Eva Perón. Y también Madonna, quien filmó allí el video de “Love Don’t Live Here Anymore”. Funcionó durante siete décadas, pero en 1997 cerró sus puertas; aquejado por problemas económicos y conflictos entre los herederos del lugar. Hubo varios proyectos para reabrirla, pero por ahora permanece como una mole gris, sucia y deteriorada, esperando el milagro que la rescate de su abandono.

12. Patronato de la Infancia (Padelai).

Fue la sede de una entidad de beneficencia fundada en 1892. Allí -en un predio que ocupa media manzana- funcionaron un hospital de niños, una escuela primaria, un hogar de huérfanos y un instituto de menores.
En los años 70, Padelai cambió su sede y abandonó el histórico edificio de Balcarce y Humberto Primo, que fue cedido a la Ciudad de Buenos Aires. La comuna no le dio ningún uso, y el predio terminó usurpado por familias sin techo.
Los ocupantes fueron expulsados en 2003 y en 2009 el gobierno porteño cedió el edificio a la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo, que tenía un proyecto para convertirlo en un centro cultural español. Pero conflictos con los antiguos usurpadores hicieron que el plan fuera abandonado. Actualmente, el espléndido edificio permanece en ruinas, como un fantasma en medio del histórico barrio de San Telmo.

14. Pabellón 4 Ciudad Universitaria.

Flickr: tanozzo / Via flickr.com / Marcelo César Augusto Romero

Se comenzó a construir en 1975, como parte de la Ciudad Universitaria y con el objetivo de ser la sede de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires. Pero la crisis económica y el golpe de estado de 1976, dejaron su concreción en la nada. Del proyecto, quedan las escaleras a sus cimientos, inundados por el Río de la Plata y sus enormes columnas.

16. El Elefante Blanco.

Flickr: klausbalzano / Via flickr.com / Klaus Balzano

Su destino era ser el hospital más grande de América Latina. Comenzó su construcción en 1938, pero más tarde las obras debieron ser suspendidas. El proyecto fue retomado durante las presidencias de Juan Domingo Perón, pero luego del golpe de estado de 1955 quedó abandonado.

17. Policlínico Ferroviario Central.

Fue inaugurado por Juan Domingo Perón en 1954 y fue uno de los más modernos del país. Con nueve pisos y más de 10 mil metros cuadrados, funcionó hasta 1999 por problemas económicos, debido a que el cierre de ramales de tren en la década del 90 dejó al sindicato que lo manejaba con muchos menos afiliados y, por ende, con muchos menos recursos financieros para mantenerlos. Hoy, permanece tapiado y en ruinas.

Check out more articles on BuzzFeed.com!

Buzzing ahora