Promoted

13 consejos prácticos para reconstruir la civilización después de un apocalipsis

Imaginemos que la civilización colapsa mañana. ¿Qué conocimientos podría necesitar una pequeña comunidad de sobrevivientes para reiniciar la civilización tan pronto como sea posible?

1. Vivir de comida de supermercado tanto como sea posible.

Sheng Li / Reuters / Reuters

Una pequeña comunidad post-apocalíptica no necesita volver a aprender las bases de la agricultura de manera inmediata pues la gran reserva de comida en preserva que mantienen los supermercados ofrecerá un buen tiempo de gracia antes de que el éxito en la agricultura se convierta en un tema de vida o muerte Un supermercado promedio puede alimentar a una sola persona durante 55 años, que serían 63 si te comes también la comida enlatada para perros y gatos…

2. Abrir una lata sin usar un abrelatas

Lo último que quieres hacer con lata de comida que lograste rescatar es intentar abrirla con un cuchillo y arriesgarte a que éste se resbale y te corte en un mundo donde no hay antibióticos. Sin embargo, abrir una lata sin usar un abrelatas es asombrosamente fácil si sólo piensas en la manera en que se fabrica una lata. Un cilindro de metal delgado se tapa con un disco de metal doblándolo por la orilla, así que todo lo que necesitas hacer para abrir una lata es solamente desgastar aproximadamente un milímetro de la pestaña de metal que sobresale. Simplemente tienes que desgastar la orilla de la lata en un área de concreto y la tapadera pronto saldrá disparada.

3. Emplear el fuego

No necesitarás frotar un par de palos para obtener fuego como resultado inmediato; aunque no puedas encontrar ningún fósforo o encendedor, los objetos cotidianos pueden ser reutilizados de maneras sorprendentes. Por ejemplo, rompe una alarma de fuego y ábrela para liberar la batería de 9 voltios y frota las terminaciones con un relleno que contenga residuos de acero, el cual podrás obtener debajo de cualquier fregadero de cocina o en un supermercado abandonado. Los delgados alambres tienen alta resistencia eléctrica y se calentarán encendiendo una llama.

4. Fabrica una estufa

Una “estufa de tiro invertido” utiliza de manera muy eficiente el combustible de madera y para fabricarla únicamente se necesitan herramientas simples y unas cuantas latas viejas de estaño. La madera arde en la lata interior, con agujeros en la parte de abajo para succionar aire a través del combustible, pero es muy importante un segundo anillo de agujeros en el borde superior. Esto permite re-introducir el oxígeno y enciende los vapores inflamables y gases emitidos por la madera en la medida en que se descompone. Este proceso de gasificación puede ser usado incluso para encender carros y camiones.

5. Esterilizar agua con cloro o con los rayos ultravioleta del sol

aislan13

El agua puede esterilizarse hirviéndola. Pero para ahorrar combustible, el cloro de cocina diluído o, incluso, el cloro que se usa para limpiar la piscina resulta efectivo. Hasta una botella de plástico transparente puede matar los agentes patógenos fluviales en un día al exponerlos a los rayos ultravioleta de la luz del sol, una técnica recomendada por la OMS conocida como SODIS (desinfección solar).

6. Lava siempre tus manos

Mallivan

Muchísimas personas mueren cada año por inefecciones adquiridas por la transferencia “oral - fecal”, la cual es tan encantadora como suena. La manera más simple de prevenir esto es lavándote las manos constantemente. El jabón puede ser elaborado ridículamente fácil: pon a hervir grasa animal en cenizas y cal (que haya quedado después de asar tiza o piedra caliza).

7. Deja tu excremento afuera

aaron007

A largo plazo, realmente necesitas asegurarte de que tu fuente de agua no se contamine con tu excremento o el de alguien más. Asegúrate de que cualquier pozo de letrina esté por lo menos a 20 metros de cualquier pozo o fuente de agua.

La clave para tratar las aguas servidas es forzar a los agentes patógenos humanos a competir con las bacterias del ambiente dentro de un depósito de sedimentos o un sistema de depuración de aguas usadas - un combate al que no están adaptados y, por lo tanto, con seguridad morirán. El uso del estiércol es una excelente forma para mantener fertilizados los campos de cultivo, pero la materia humana antes debe ser tratada de manera apropiada.

8. Cultiva tu propia comida cuando la del supermercado se termine

Carles Rodrigo

Toda la humanidad come esencialmente una dieta básica de hierba - el cultivo de cereales de trigo, arroz y maíz. Estas especies de rápido crecimiento proporcionan porciones condensados ​​de nutrientes en sus granos, pero deben ser recogidos cortando todo el tallo y luego trillados para sacar las semillas. Una piedra de molienda (tal vez girada por un molino de viento) es como una extensión tecnológica de nuestras propias molares que muelen el grano y lo convierten en harina para que podamos cocinarla y preparar pan o pasta para así desbloquear los nutrientes para nuestra digestión.

La clave para la agricultura sin fertilizantes artificiales es mantener la fertilidad de tus campos alternando los cereales y las plantas leguminosas como guisantes, alfalfa y la soya, los cuales devuelven al suelo los nutrientes de nitrato.

9. Rescatar los generadores alimentados con diesel de los sitios con edificios o en las construcciones de carreteras

David Henderson

Después de que la red caiga, tu querrás crear una red eléctrica local para tu uso. Entre las secuelas urgentes, para generar electricidad, podrías rescatar los generadores alimentados con diesel (prueba en las construcciones de carreteras o las obras en construcción) pero, a largo plazo, podrías improvisar ruedas hidráulicas o molinos de viento, equipados con el alternador desmontado de un coche abandonado. Esta se puede utilizar para recargar las baterías de ciclo profundo (tales como las de caravanas, vehículos motorizados para minusválidos o carritos de golf) para almacenar electricidad y mantener tu vida electrificada.

10. Utilice la electricidad para hacer algunos productos químicos básicos

La electricidad también es una manera genial para proporcionar sustancias que son difíciles de producir solamente de manera química. Dividir el agua te da hidrógeno y oxígeno, y la electrólisis de salmuera produce cloro - esencial para hacer blanqueador para la ropa, la higiene y la desinfección de agua potable.

11. Rehabilitar una industria química

David Stobbe / Reuters

Una de las clases de productos químicos más importantes a lo largo de la historia han sido los alcalinos, tales como la potasa (carbonato de potasio) empapado de cenizas de madera o la sosa (carbonato de sodio) empapado de cenizas de algas marinas. Estos son de fundamental importancia para la reacción con las grasas y aceites para hacer jabón, para disolver materia de plantas para la fabricación de pulpa para papel, y en la producción de vidrio.

Antes de finales del siglo XIX y la explotación de carbón y luego del petróleo crudo, la fuente de materias primas químicas - ácidos, alcoholes, disolventes, alquitranes - fue por medio de la cocción de madera en un recipiente hermético y recogiendo los vapores liberados.

12. Mantenga su carro funcionando con madera

Leszek Kobusinski/Leszek Kobusinski

Una vez que todo el diesel y la gasolina se han acabado usted puede mantener su carro y las máquinas vitales en funcionamiento con madera. La madera puede entrar en un proceso parcial de combustión a través del suministro limitado de oxígeno en un proceso llamado gasificación. Este proceso libera hidrógeno inflamable y gases de metano, los cuales pueden canalizarse directamente a los cilindros del motor.

Durante la Segunda Guerra Mundial, un millón de vehículos fueron adaptados para que funcionaran con la gasificación de la madera (el ejército alemán incluso adaptó tanques para que funcionaran de esta manera), y hoy en día, en Escandinavia, las centrales eléctricas utilizan este mismo eficiente proceso.

13. Empieza a reaprender el mundo de manera personal

Carol Yepes

Los consejos seleccionados acerca de la manera de mantenerte con vida y empezar a reconstruir la civilización sólo te harán llegar hasta cierto punto. También necesitarás empezar a reaprender cómo funciona el mundo de manera personal.

La pieza más importante del mundo moderno que se necesita preservar a través del cataclismo por encima de todo, es la investigación científica. Observar muy de cerca el mundo que te rodea y llevar a cabo experimentos te permitirá decidir cómo hacer para restaurar la civilización. La maquinaria de la ciencia es lo que construyó nuestro mundo moderno, y lo que tú necesitarás para reconstruirlo de nuevo es la ciencia.

El nuevo libro de Lewis Dartnell: “The Knowledge: How to Rebuild our World from Scratch” ya se publicó


También puedes explorar un montón de material relacionado, incluyendo vídeos de guías prácticas, en the-knowledge.org.

Check out more articles on BuzzFeed.com!

Este post fue traducido por usuarios de Duolingo, un servicio que ayuda a estudiantes de idiomas a practicar sus habilidades traduciendo textos en su lengua materna. Queremos seguir mejorando y creciendo, así que si tienes alguna sugerencia o feedback por favor escríbenos a espanol@buzzfeed.com. ¡Gracias!

 
 
Now Buzzing
Seguir