33 Problemas que entenderás perfecto si a ti también te cuesta muchísimo trabajo dormir

    Como intentar meter ocho horas de sueño en solo cuatro horitas.

    Marcos Chamizo

    1. Sentirte extra cansado por la mañana, cuando es hora de levantarte.

    2. Apretar el botón de snooze de la alarma mínimo tres veces antes de levantarte.

    3. Pero igual pasar otros 5-10 minutos sentado, pensando en lo que te espera en el día.

    4. Y en tus días más de hueva, preguntarte si podrías llamar al trabajo y decir que estás enfermo y salirte con la tuya.

    5. Intentar cubrir los círculos negros bajo tus ojos con mucho corrector de ojeras.

    6. Pasar el tiempo en el trabajo fantaseando con tomar una pequeña siesta.

    7. Y considerar seriamente escaparte de tu escritorio para tomar una en el baño.

    Loryn Brantz / Buzzfeed

    8. Beber café durante el día para estar alerta, aunque sepas que más tarde no te ayudará con tus problemas para dormir.

    9. Escuchar a tu familia y amigos darte los consejos más básicos, como "¿No has intentado acostarte más temprano?", miles de veces.

    10. Sentir tanto envidia como admiración ante las personas que duermen más de seis horas por noche.

    11. Intentar recordar la última vez que tuviste una buena noche de sueño, y fallar.

    12. Cometer el error de principiante de tomar una siesta rápida luego del trabajo, aunque sepas que luego pagarás por ello.{/1}

    13. Sentirte completamente despierto en cuanto llega la noche, aunque te hayas sentido cansadísimo todo el día.

    FloPerry

    14. Sentir que te vuelves loco por un inconveniente menor, como que se suelte una esquina de la sábana.

    15. Obtener habilidades extraordinarias para escuchar cualquier sonido leve y lejano que te mantenga despierto.

    16. Usar tu teléfono en la cama, aunque sepas que solo hará que el sueño se vuelva más esquivo.

    17. Buscar cosas de lo más extrañas en Google.

    18. Y por supuesto, encontrarte entrando en el agujero negro de YouTube.

    19. Y viendo los videos más aleatorios para relajarte y, con suerte, dormirte.

    20. Intentar cortar con el hábito de dejar tu teléfono en la mesa de noche, pero durar aproximadamente ocho minutos sin el.

    21. Pasar el rato recordando aquellos tiempos en los que podías dormir con más facilidad, y deseando haberlos aprovechado mejor.

    Flo Perry / BuzzFeed

    22. Sentir que tu mente es más creativa luego de la medianoche.

    23. Prepararte una botanita a mitad de la noche, más por aburrimiento que por otra razón.

    24. Que tu mente decida que las 2 am es la hora perfecta para recordar ese momento de oso que viviste a los 13 años.

    25. O que tu mente cree un miedo completamente nuevo para mantenerte despierto.

    26. Sentir que el tiempo, de alguna manera, pasa más rápido de noche que de día.

    27. Y perder completamente la noción del tiempo, solo para mirar tu teléfono y ver que ya casi son las 3 am.

    28. Mirar tu reloj constantemente y calcular cuántas horas de sueño todavía puedes tener.

    29. E intentar desafiar al tiempo metiendo ocho horas de sueño en cuatro horas.

    30. Sentir ganas de ir al baño cuando estás a punto de dormirte.

    31. Tratar de ir al baño lo más rápido posible para que el sueño no se vaya.

    32. Despertarte dos horas antes de que suene la alarma y no poder volver a dormirte.

    33. O despertarte y mirar cuánto tiempo te queda para dormir, y descubrir que la alarma sonará en unos minutos.

    Este post fue traducido del inglés.

    ¿Quieres recibir contenidos para sentirte cada vez mejor?

    ¡Suscríbete a nuestro newsletter de Estilo y Bienestar!

    Newsletter signup form