18 Cosas que entenderás si tú también saliste a cantar La Rama

    Si no hiciste un pandero de corcholatas, no tuviste infancia.

    1. Para ti, el inicio de las posadas significaba algo aún mejor: el permiso para sacar La Rama.

    facebook.com

    El 16 de diciembre era el día más esperado de tu año, porque por fin era momento de pasear La Rama y ganarte un dinerito.

    2. No hay canción que te sepas mejor que la de La Rama.

    Twitter: @michiDeOr

    "¡NARANJAS Y LIMAS, LIMAS Y LIMONES, MÁS LINDA ES LA VIRGEN QUE TODAS LAS FLORES. EN UN PORTALITO DE CAL Y DE ARENA NACIÓ JESUCRISTO POR LA NOCHEBUENA!"

    3. Aunque reconoces todas las versiones que, aunque se parecen, tienen un inicio diferente.

    BuzzFeed

    Era una bronca ponerte de acuerdo con tus compañeros de canto para ver cuál versión se iban a echar.

    4. Tenías preparadas varias despedidas para cantar, dependiendo si te daban o no dinero.

    Twitter: @AnimalBabyPix

    Claro que después de cantar la segunda salías corriendo porque sabías que era una grosería, jaja.

    5. Para hacer tu rama, generalmente arrancabas un pedazo del árbol de Navidad de tu casa.

    facebook.com

    Pero si no te daban permiso o no tenías arbolito, cualquier arbusto de la calle te servía.

    6. Y te robabas adornos del árbol sin que tus papás se dieran cuenta.

    facebook.com

    Para que se viera más llena tu rama, le ponías globos, la vieja confiable.

    7. Hiciste tus instrumentos musicales a mano.

    facebook.com

    El pandero de corcholatas, la botella de Fanta que era tu güiro y la lata de refresco con piedritas que ponía buen ritmo.

    8. Dependiendo en qué región creciste, es probable que también llevaras imágenes religiosas.

    facebook.com

    Veladoras, estampas de la virgen o hasta un nacimiento pequeño.

    9. Nunca faltaban los que no le echaban ganas y traían una triste rama seca sin adornos.

    facebook.com

    Uno robándose adornos, comprando globos y haciendo instrumentos, y ellos con un ramita horrible.

    10. Obviamente, ya tenías bien escogidas las colonias ricas que ibas a visitar.

    Twitter: @RoxanaAAT

    En esas colonias sí daban dulces buenos y monedas de $5 (o más). Claramente, eran las más visitadas en esas épocas.

    11. Es probable que no te cayeran nada bien los grandes que salían a cantar La Rama.

    Twitter: @Literalesmx

    ¡Era injusto! Llevaban guitarras de verdad y bailarines, ¡obvio les daban más $$$!

    12. Más que cantar, parecía que rapeabas La Rama, con tal de apurarte a terminarla.

    Facebook: 600785260060151

    La canción es medio larga, así que mientras menos tiempo te tardaras en cantarla, más casas abarcabas. NARANJASYLIMASLIMASLIMONESLINDAFLORES.

    13. Te gustaba que te dieran dulces y dinero, ¿pero qué onda con la gente que daba tejocotes y caña?

    Twitter: @AllAboutPuebla

    No, pues ya mejor ni hubieran abierto la puerta.

    14. A muchos los llevaban sus papás, pero los más barrio iban solos.

    Twitter: @paolaze

    Si eres de los segundos, tus papás te decían "pero solo canta en la colonia" y la verdad te valía y te ibas más lejos para juntar más lana.

    15. Lo mejor era cuando tu escuela también te sacaba a cantar.

    Twitter: @TVNoticias_Ver

    Ibas de día con la gente de tu clase y de noche por tu cuenta. ¡Negocio redondo!

    16. Repartirse el botín en la noche era la parte más emocionante.

    Twitter: @roquerisima

    Había unos listillos que juntaban todo el dinero de la semana y al final tenían UNA FORTUNA (bueno, no, pero así se sentía).

    17. Siempre era lo mismo: el 24 de diciembre, como era el último día, tus papás no te querían dejar ir.

    facebook.com

    Pero les prometías llegar temprano para arreglarte para la cena, ¡ni modo que te perdieras el final de La Rama!

    18. Y cuando te enteraste que en otros estados no cantan La Rama fue un shock para ti.

    facebook.com

    Además, te dio una poquita de tristeza. No entiendes cómo alguien puede sobrevivir sin la tradición más chida de la Navidad mexicana.

    ¿Tú saliste a La Rama? Cuéntanos qué nos faltó.

    ¿Quieres recibir contenidos para sentirte cada vez mejor?

    ¡Suscríbete a nuestro newsletter de Estilo y Bienestar!

    Newsletter signup form