Posted on 31 de mayo de 2018

    20 Choques culturales que experimentamos todos los foráneos al llegar a CDMX

    ¿Por qué meten todo en un bollito? ¿Qué onda con sus vendedores de cupcakes? Tantas preguntas.

    1. Las rentas son caríchimas de París.

    Twitter: @ivannieblas

    No solo eso, cuando encuentras algo para lo que más o menos te alcanza, resulta ser una mini cuevita que casi casi tiene tu habitación dentro del baño.

    2. Salir a tomar también es MUY caro.

    instagram.com

    Mientras en tu amada ciudad te empedabas con solo doscientos pesitos, en la CDMX eso significa dos chelas y párale de contar. :(

    3. Los chilangos meten todo en un bolillo.

    instagram.com

    Como foráneos, conocemos las tortas de tamal, pero al llegar a la CDMX descubrimos que hay de chilaquiles, de helado, de gelatina y hasta de tacos, ¿kheee?

    4. ¿Qué onda con la alerta sísmica? Es lo más espantoso que hay.

    E!

    En algunos otros estados existe la alerta, pero si vienes de uno en donde no, ya valiste. La primera vez que la escuchas no sabes qué hacer; quieres llorar, llamar a tu mamá, correr y desmayarte de los nervios.

    5. La tarifa dinámica de los micros es muy difícil de entender al principio.

    Twitter: @UCS_CDMX

    En otros lados hay un solo precio y ya, pero en la Ciudad de México te cobran por kilómetro y neta es una bronca entenderle.

    6. En la CDMX le dicen "cerca" a distancias muy largas.

    The Pokémon Company

    Claaaásico que te dicen "te puedes ir caminando, está muy cerca", y se trata de un trayecto de cuarenta minutos debajo del sol, en cuadras enormes, sin saber qué onda.

    7. Los chilangos usan el norte y el sur para dar direcciones.

    Yanik88 / Getty Images

    ¿Neta cómo saben cuál es el norte? En otros lados usamos "aquí derecho", "subes esta calle", "aquí bajando" y ya, pero en la ciudad es todo tan específico que, si no estás acostumbrado/a, resulta confuso.

    8. En cada esquina de la ciudad hay tlacoyos.

    instagram.com

    En serio, no hay calle en la ciudad que no tenga un puesto con estas delicias de masa. No es queja, para nada, pero sí es muy sorprendente.

    9. Los chilangos están dispuestos a pagar muuucho por un viaje de Uber.

    Beer5020 / Getty Images

    Si vienes de una ciudad pequeña, $150, para ti, pueden significar un trayecto entre dos ciudades. Pues, fíjate que en la Ciudad de México eso puede ser un simple paseíto en Uber hacia tu trabajo.

    10. Llegar a la ciudad y buscar comida de tu estado puede ser muy shockeante.

    instagram.com

    Y, sinceramente, triste, porque parece que en la capital no tienen idea de cómo se preparan los platillos del resto de la república. Qué triste, de veras.

    11. Toparte con famosos es lo más común del mundo.

    Twitter: @FansAngelicaMa

    ¡Están en todos lados! En las calles, en el súper, en el hospital, en los parques, haciendo cosas súper normales y, la verdad, eso no pasaba en tu cuidad.

    12. Ver locaciones de telenovelas y comerciales también es muy común.

    Twitter: @AdriaZu92

    Típico que vas caminando tranquilamente por el Centro y te encuentras una grabación en la que, si tienes suerte, hasta terminas saliendo. Punto para la CDMX.

    13. Pero, por otro lado, ¿dónde están los árboles?

    Facebook: musicdealersmx

    Hay parques, claro, pero nos referimos a los árboles que hay en las calles, en cada esquina, en tu ciudad o pueblo. Se extrañan mucho cuando te mudas a la capital.

    14. El clima está lo-quí-si-mo.

    Twitter: @RenneOsorno

    Aquí va una narración de un día normal en la CDMX: Te despiertas, ves que sale el sol súper chido, te pones shorts, sales a la calle y empieza a oscurecer a las 12 del día, con un viento súper frío. Luego, llueve a cántaros y con granizo, para las 3 pm sale un arcoíris y el sol otra vez súper quemoso. :S

    15. Está prohibidísimo fumar en bares y antros cerrados.

    Suriyawut Suriya / Getty Images

    Nuevamente: no es queja. Pero es que, a veces, los lugares de donde uno viene no han regulado esto y para algunos es una sorpresa verlo (una agradable, claro).

    16. Los cielos con estrellas prácticamente no existen.

    Twitter: @A_Cuartoscuro

    Especialmente en las zonas más céntricas de la ciudad es imposible ver un cielo estrellado. Lo que verás más seguido son cielos llenos de contaminación. =/

    17. Los vendedores de cupcakes están por todos lados.

    Twitter: @ysusvampiros

    La primera vez que te los encuentras, obvio caes en su encanto y seguramente terminas comprándoles, ¡porque en tu ciudad no existen! Lo bueno es que con una tienes para aprender a esquivarlos y huir como un profesional.

    18. En la CDMX, el "verde" es un sabor.

    instagram.com

    Cuando escuchas "¿me da un tamal de verde?" no entiendes a qué se refieren los chilangos, pero luego descubres que se trata de un tamal de SALSA verde y que por ahí les faltó una palabrita, jeje.

    19. El tráfico, ni de broma, se parece al que has visto en antes.

    Twitter: @ApoyoVial

    Claro que hay otras ciudades con tráfico, pero cuando llegas a la Ciudad de México te das cuenta que toda tu vida estuviste entrenando tu paciencia para llegar a esto. Horas y horas (literalmente) encerrado en un auto y avanzando a vuelta de rueda.

    20. Las quesadillas no tienen queso.

    Twitter: @RodrigoDelgado

    A ver, ya, teníamos que decirlo porque es una herida muy profunda. Claro que llegamos a acostumbrarnos, pero es horrible llegar, pedir una QUESADILLA (quesa=queso) y que te den un taco de algo sin queso. No se vale, neta no.

    ¿Quieres recibir contenidos para sentirte cada vez mejor?

    ¡Suscríbete a nuestro newsletter de Estilo y Bienestar!

    Newsletter signup form