20 Usos increíbles y diferentes que puedes darle al acondicionador en tu casa

    No sólo es una maravilla para tu cabello.

    1. Lava en seco tu ropa de seda.

    ebay.com / Via ebay.com

    Con una cucharada de acondicionador y una cubeta de agua a temperatura ambiente te ahorras secar tu ropa en secadora. Sumerge las prendas durante unos minutos, enjuágalas y luego cuélgalas para que se sequen.

    2. Lava tu ropa interior y otras prendas delicadas.

    Shutterstock

    Lava a mano tu ropa interior elegante (o la no tan elegante) con apenas una cucharada. Seca tu ropa interior igual que la otra ropa, tal como te dijimos arriba.

    3. Quita el maquillaje de ojos.

    Shutterstock

    Usa una bolita de algodón, un cotonete o un pad (mi opción preferida) para deshacerte del maquillaje de hoy antes de que te vayas a dormir. ¡Porque los ácaros de las pestañas son reales!

    4. Suaviza el maquillaje y las brochas.

    Sephora

    Mantén las cerdas flexibles y no puntiagudas (sin riesgo de que te piques el ojo cuando te pones delineador líquido...) aplicándoles un poquito de acondicionador mientras están húmedas o cuando ya están secas.

    5. Úsalo como crema para cutículas.

    Shutterstock

    Aplica un poco sobre las cutículas rebeldes para ablandarlas antes de quitarlas.

    6. Aplaca el cabello con estática.

    Shutterstock

    Frótate un poco entre las palmas y alisa tu cabello con el acondicionador. Aplastar un poco el cabello ayuda a que sea menos susceptible a la estática.

    7. Acaba con el frizz del cabello.

    Shutterstock

    En un día con humedad, aplica el acondicionador del mismo modo que lo harías para combatir la estática. Esto aplaca los pelos sueltos.

    8. Desenreda.

    Flickr / Creative Commons

    Pon acondicionador y agua en una botella vacía de spray (una proporción de alrededor de1 parte de acondicionador por 9 de agua). Agita hasta que quede bien mezclado. Rocía y usa un peine para desenredar el cabello desde las raíces hacia abajo.

    9. Refresca la ropa.

    Shutterstock

    Ahora que ya no tienes nudos en el cabello, usa la misma mezcla para rociar sillones, cortinas o tu propia ropa. El mismo rociador le da un toque de aroma a limpio a las cosas que de lo contrario no olerían increíble.

    10. Suaviza ropa y cobijas o sábanas.

    Flickr / Creative Commons

    Agarra una toalla, humedécela con acondicionador y échala a la secadora junto con una carga de estas prendas.

    11. Intenta rescatar un suéter que se encogió.

    Flickr / Creative commons / Via flickr.com

    Esto no es 100 % seguro, pero puedes tener suerte y salvar el suéter que encogiste accidentalmente en la secadora. Mezcla alrededor de una cucharada de acondicionador en una cubeta de agua hasta que se disuelva. Deja el suéter sumergido para que se suavice. Estíralo cuidadosamente hasta que llegue a su tamaño original.

    12. Evita que las herramientas se oxiden.

    Shutterstock

    Aplícales una capa delgada de acondicionador a varias herramientas de la casa para mantenerlas libres de óxido ¡y de tétanos! Prueba esto también con otros aparatos, como las llaves de los lavabos.

    13. Destapa el drenaje.

    sandiegoplumbingtips.com / Via sandiegoplumbingtips.com

    Echa un chorrito en un drenaje tapado. Abre el agua caliente para lubricar el bloqueo y, con suerte, quitar lo que lo está obstruyendo.

    14. Agrégale un hidratante a tu tina.

    Shutterstock

    Cuando ya estés en la tina, frótate en las manos la cantidad equivalente a una moneda pequeña. Es como si te pusieras aceite de baño y te ayuda a mantener la piel suave en medio de la resequedad del invierno.

    15. Sácale brillo al acero inoxidable.

    areal-lifehousewife.com

    Aplícales acondicionador poco a poco a los aparatos de acero inoxidable como la estufa, el refrigerador, las llaves de los lavabos, etc. Dales brillo con un trapo limpio. Hasta puedes probar esto con los palos de golf.

    16. Quita anillos atorados.

    Shutterstock

    Añade un poco en la base del dedo, arriba del anillo y lo más cerca posible del área de debajo del anillo. Mueve el dedo y desliza suavemente el anillo. ¡Por fin eres libre!

    17. Quita un curita (casi) sin dolor.

    wikihow.com

    Pasa una cantidad abundante alrededor de las orillas del curita para aflojar el pegamento. Arráncala y seguro te dolerá mucho menos.

    18. Acaba con los rechinidos de puertas.

    Shutterstock

    Úsalo para engrasar y acabar con los rechinidos de puertas, gabinetes o bisagras. (Y por supuesto, cortineros.)

    19. Afloja cierres atorados.

    threadsmagazine.com

    Usa una pequeña cantidad para engrasar los dientes del cierre. Esto disminuye drásticamente la probabilidad de que se atore con otra ropa o contigo.

    20. Por último, úsalo como crema para rasurar.

    Shutterstock

    Este post fue traducido del inglés.

    ¿Quieres recibir contenidos para sentirte cada vez mejor?

    ¡Suscríbete a nuestro newsletter de Estilo y Bienestar!

    Newsletter signup form