back to top

17 Tradiciones que sólo tienen sentido para los mexicanos y jamás podríamos explicarle a un extranjero

Nos encanta arriesgar nuestra vida en la piñata y nos protegemos con pulseras rojas del "mal de ojo".

publicado

1. Ponerle ropita al Niño Dios y sacarlo a pasear.

En el "levantamiento" del Niño Dios, el 2 de febrero, mucha gente lo viste con ropones elegantes para llevarlo a bendecir. Pero, ojo, hay quienes prefieren vestirlo de futbolista, de doctor, de cholo, policía, bombero, etc.
Twitter: @py_star

En el "levantamiento" del Niño Dios, el 2 de febrero, mucha gente lo viste con ropones elegantes para llevarlo a bendecir. Pero, ojo, hay quienes prefieren vestirlo de futbolista, de doctor, de cholo, policía, bombero, etc.

2. Pegarle a la piñata, con los ojos cubiertos, mientras otros niños ponen su vida en riesgo.

En serio, ¿cómo le explicamos a un extranjero que esto es divertidísimo a pesar de que es sumamente peligroso y de que, la neta, a veces sí hay heridos de palazos? Imposible.
Afp / AFP / Getty Images

En serio, ¿cómo le explicamos a un extranjero que esto es divertidísimo a pesar de que es sumamente peligroso y de que, la neta, a veces sí hay heridos de palazos? Imposible.

3. Usar un "ojo de venado" para combatir las fuerzas malignas.

No te espantes, no es real, es solo una semilla. Se supone que si le pones una de estas pulseras a un bebé, lo proteges de que alguien le haga daño con sólo mirarlo feíto, o sea, de que le hagan "mal de ojo".
Twitter: @VictorPinedaMx

No te espantes, no es real, es solo una semilla. Se supone que si le pones una de estas pulseras a un bebé, lo proteges de que alguien le haga daño con sólo mirarlo feíto, o sea, de que le hagan "mal de ojo".

4. Regalarle a la quinceañera una muñeca que es su réplica exacta y la verdad es muy creepy.

Las fiestas de quince años, en sí, están cargadas de cosas que no entendemos. Pero una de las más raras es que alguien le regale a la cumpleañera, su "última muñeca" que tiene un vestido igualito y se parece a ella. WTF.
instagram.com

Las fiestas de quince años, en sí, están cargadas de cosas que no entendemos. Pero una de las más raras es que alguien le regale a la cumpleañera, su "última muñeca" que tiene un vestido igualito y se parece a ella. WTF.

5. Hacer un baile tradicional CON MACHETES.

En varias regiones del país, se hacen bailes en los que los hombres llevan machetes y hacen malabares con ellos para presumir su habilidades. Aunque algunos llevan imitaciones de cartón, hay otros que llevan unos reales y a veces lo hacen con los ojos tapados. ¿Poooooor?
Twitter: @MarkTacher

En varias regiones del país, se hacen bailes en los que los hombres llevan machetes y hacen malabares con ellos para presumir su habilidades. Aunque algunos llevan imitaciones de cartón, hay otros que llevan unos reales y a veces lo hacen con los ojos tapados. ¿Poooooor?

6. Comer en un panteón, casual.

No sólo comer, también echarse unos tragos y armar la fiesta con música en vivo. Esto no pasa todos los días, sólo en Día de Muertos, pero imagina que tienes que decirle a un extranjero "Es que justo cuando me llamaste estaba comiendo en la tumba de mi abue y no se escuchaba nada por el mariachi que llevamos". ¿KHEEÉ?
Getty Images

No sólo comer, también echarse unos tragos y armar la fiesta con música en vivo. Esto no pasa todos los días, sólo en Día de Muertos, pero imagina que tienes que decirle a un extranjero "Es que justo cuando me llamaste estaba comiendo en la tumba de mi abue y no se escuchaba nada por el mariachi que llevamos". ¿KHEEÉ?

7. Embarrar la cara de alguien en su propio pastel.

Una de las tradiciones más raras que no podemos explicar por qué seguimos reproduciendo. La pobre persona que cumple años es incitada a darle una "mordida" a su pastel, a pesar de que sabe que sus amigos lo van a traicionar hundiéndole la cara en el pan. Luego, todo es risas, diversión, fotos y repartir el pastel con las babas del cumpleañero.
instagram.com

Una de las tradiciones más raras que no podemos explicar por qué seguimos reproduciendo. La pobre persona que cumple años es incitada a darle una "mordida" a su pastel, a pesar de que sabe que sus amigos lo van a traicionar hundiéndole la cara en el pan. Luego, todo es risas, diversión, fotos y repartir el pastel con las babas del cumpleañero.

8. Dejarle comida a los muertos para que vengan de noche a comérsela.

Es imposible contarle esto a un extranjero sin que nos vea con cara de miedo. Es verdad: los mexicanos reunimos las cosas que le gustaban de comer a nuestros muertos y se las ponemos en una ofrenda para que la disfruten. Obvio sabemos que la comida no desaparece porque sólo se comen "su esencia".
instagram.com

Es imposible contarle esto a un extranjero sin que nos vea con cara de miedo. Es verdad: los mexicanos reunimos las cosas que le gustaban de comer a nuestros muertos y se las ponemos en una ofrenda para que la disfruten. Obvio sabemos que la comida no desaparece porque sólo se comen "su esencia".

9. Descender colgado de cabeza para pedir a los dioses que llueva.

Los voladores de Papantla se suben a un palo de veinte metros y descienden de cabeza, amarrados de los pies, mientras uno de ellos toca una melodía desde arriba. Suena del terror, pero es un espectáculo muy entretenido.
instagram.com

Los voladores de Papantla se suben a un palo de veinte metros y descienden de cabeza, amarrados de los pies, mientras uno de ellos toca una melodía desde arriba. Suena del terror, pero es un espectáculo muy entretenido.

10. Usar una estructura que simula ser un toro, con pirotecnia, y perseguir a la gente.

¿Por qué casi todas nuestras tradiciones ponen en riesgo nuestra vida? No sólo no se las podemos explicar a un extranjero, a veces ni nosotros mismos las entendemos.
instagram.com

¿Por qué casi todas nuestras tradiciones ponen en riesgo nuestra vida? No sólo no se las podemos explicar a un extranjero, a veces ni nosotros mismos las entendemos.

11. Escribir obras literarias que se tratan de hablar de nuestros amigos como si estuvieran muertos.

Las "calaveritas" son como unos poemas en los que dices "estaba mi amigo tal, vino la muerte, le dio un zape y se lo llevó". No significa que queremos que nuestro amigo muera, de hecho, es una muestra de afecto. ¡Es tan complejo!
Twitter: @LaauDg

Las "calaveritas" son como unos poemas en los que dices "estaba mi amigo tal, vino la muerte, le dio un zape y se lo llevó". No significa que queremos que nuestro amigo muera, de hecho, es una muestra de afecto. ¡Es tan complejo!

12. Llevar a tu San Judas a pasear los días 28 de cada mes.

En la Iglesia de San Hipólito de la CDMX, la gente va con sus estatuas de graaan tamaño, o incluso van caracterizados como el santo, a una fiesta religiosa que siempre se convierte en perreo extremo.
Twitter: @cuernavaca_more

En la Iglesia de San Hipólito de la CDMX, la gente va con sus estatuas de graaan tamaño, o incluso van caracterizados como el santo, a una fiesta religiosa que siempre se convierte en perreo extremo.

13. Representar la crucifixión de Cristo de manera muuuuuy fiel.

La pasión de Cristo en Iztapalapa es un GRAN evento para el que eligen a un hombre que tiene que actuar su vida y muerte. Sip, tiene que cargar una pesadísima cruz, mientras es azotado por los romanos. Es como una pastorela que se salió de control.
Luis Acosta / AFP / Getty Images

La pasión de Cristo en Iztapalapa es un GRAN evento para el que eligen a un hombre que tiene que actuar su vida y muerte. Sip, tiene que cargar una pesadísima cruz, mientras es azotado por los romanos. Es como una pastorela que se salió de control.

14. Cantar afuera de las casas, pidiendo dinero, con un pedazo de rama adornado con esferas navideñas.

En el sur del país, en las fiestas decembrinas, los niños salen a cantar para pedir dulces y dinero, porque pues si el Niño Dios recibió oro, ¿por qué ellos no? Es como nuestra versión de "truco o trato", pero en Navidad... y sin disfraces... y con un pedazo de árbol. (^-^*)ノ
Twitter: @alexrazo_

En el sur del país, en las fiestas decembrinas, los niños salen a cantar para pedir dulces y dinero, porque pues si el Niño Dios recibió oro, ¿por qué ellos no? Es como nuestra versión de "truco o trato", pero en Navidad... y sin disfraces... y con un pedazo de árbol. (^-^*)ノ

15. Meter un muñeco dentro de un pan y que, si te toca, tengas que dar tamales a cambio.

Aunque no es una tradición creada en México está muy arraigada y, tenemos que aceptarlo, es rarísima. Todos mueren por un pedazo de esta deliciosa rosca, pero al mismo tiempo temen que les salga el muñequito. De hecho, cuenta la leyenda, que hay gente que es capaz de comérselo con tal de no comprar tamales.
instagram.com

Aunque no es una tradición creada en México está muy arraigada y, tenemos que aceptarlo, es rarísima. Todos mueren por un pedazo de esta deliciosa rosca, pero al mismo tiempo temen que les salga el muñequito. De hecho, cuenta la leyenda, que hay gente que es capaz de comérselo con tal de no comprar tamales.

16. Festejar absolutamente todo con tamales.

No sólo se comen después del muñeco de la rosca, también en cumpleaños, bodas, quince años, bautizos, graduaciones y hasta funerales. ¿Son sólo para fechas especiales? La respuesta es: no. Imposible explicarle a alguien que no es mexicano lo importantes (pero, al mismo tiempo, comunes) que son en nuestras vidas.
instagram.com

No sólo se comen después del muñeco de la rosca, también en cumpleaños, bodas, quince años, bautizos, graduaciones y hasta funerales. ¿Son sólo para fechas especiales? La respuesta es: no. Imposible explicarle a alguien que no es mexicano lo importantes (pero, al mismo tiempo, comunes) que son en nuestras vidas.

17. Quemar un muñeco de cartón que representa a Judas.

En Semana Santa, muñecos hechos de papel y rellenos de explosivos son quemados en medio de una fiesta (?). Actualmente, ya no sólo se quema a Judas, también a políticos mexicanos, empresarios, actores y otros que se merezcan el desprecio de la gente. Muy fuerte. O__O
Yuri Cortez / AFP / Getty Images

En Semana Santa, muñecos hechos de papel y rellenos de explosivos son quemados en medio de una fiesta (?). Actualmente, ya no sólo se quema a Judas, también a políticos mexicanos, empresarios, actores y otros que se merezcan el desprecio de la gente. Muy fuerte. O__O