back to top

17 Tragedias que todos los foráneos han vivido en la CDMX

Como cuando los taxistas te pierden o tienes que viajar prácticamente abrazado de un desconocido en el metro. :(

publicado

1. Perderse en el metro.

Warner Bros.

Para cualquier persona que lleva toda la vida en la ciudad, el metro es papísima. Pero para un recién llegado, es un sistema imposible de descifrar que pone a prueba el conocimiento de boy scout.

2. Pedir direcciones a un defeño.

AMC

"Agarras Eje 7, hasta metro Zapata, bueno, un poco después. A la altura de 5 de mayo, pero por la izquierda, porque si te vas por la derecha, luego vas a tener que dar una vueltota". KHAAAAA, mejor un taxi.

3. Sorpresa: los taxistas te pasean.

NBC

"¿Por dónde quiere que lo lleve, joven?" puede ser la pregunta más maligna de los taxistas. Si respondes "por donde usted quiera", se va a dar cuenta que no conoces la ciudad y un viaje que iba a durar cinco minutos, dura media hora. :(

4. ¿Qué onda con el espacio personal?

Sergeyit / Getty Images

Pues no existe, así de simple. En la CDMX te tienes que acostumbrar a caminar codo a codo (literalmente) con desconocidos o ir prácticamente abrazado de alguien en el metro.

5. El español no es el mismo que conoces.

Altavista Films

Como foráneo, tienes que aceptar que al principio no vas a entender las palabras de los defeños, ni ellos las tuyas. Pero cuando menos te des cuenta, ya vas a estar hablando como ellos, caiñal.

6. La tarifa dinámica de los peseros.

instagram.com

Cuando el chofer te pregunta a dónde vas, te quedas con cara de "¿a usted qué le importa?". Lo que no sabes es que dependiendo de cuál sea tu destino, es la tarifa. ¡Avisen!

7. Los precios de las rentas no tienen perdón de Dios.

Warner Bros.

En donde vivías antes, podías encontrar una casa con patio, tres recámaras y hasta vista al río con muy poco dinero. Con esa misma cantidad, en la CDMX vas a encontrar un cuarto de azotea con baño compartido. Ah, y eso si puedes rentarlo, porque antes tendrás que enfrentarte a esa figura mítica del terror: EL FIADOR.

8. Hay temblores muy seguido.

Universal Studios

Lo peor de todo es que es común que te toquen en edificios de pinchemil pisos, en los que tienes que fingir que todo está bien, mientras mueres un poquito por dentro.

9. No es tan fácil hacer amigos.

Twitter: @Alankst

Los grupitos ya están muy hechos, pues se conocen desde el kínder. Así que terminas juntándote con otros foráneos, lo que en realidad no está nada mal.

10. "Cerca" no significa lo mismo.

Paramount Vantage

Típico que vas a visitar a un amigo defeño que te dice que vive CERCA del metro Zócalo, pero cuando vas, descubres que está a diez cuadras. ¿Es neta?

11. Las filas son largas en serio.

Rebecca Blackwell / AP

Existen en todos lados, pero en la CDMX son de dimensiones locas. Las filas para conciertos, para el cine, para el banco, ¡todas están fuera de control!

12. Los asaltos son reales.

Netflix

Ni modo, hay que aceptarlo. Los amantes de lo ajeno detectan fácilmente a los foráneos confiados que llevan su celular a la vista y, ¡pum!, lo desaparecen.

13. La comida que preparan "de tu estado" es horrenda.

FOX

Imposible que en la CDMX encuentres bien preparados los platillos que extrañas. Los defeños tienen una noción muy rara sobre lo que es una torta ahogada estilo Guadalajara o una carne asada norteña.

14. El tráfico no se parece nadita al de tu ciudad.

Omar Torres / AFP / Getty Images

Cada vez que alguien de la CDMX se queja del tráfico, piensas "wey, en todos lados hay". Pero cuando llegas, y te das cuenta que a veces necesitas un margen de una hora para llegar a tiempo a tu trabajo, ves que no hay punto de comparación.

16. Las quesadillas sin queso.

instagram.com

Pues, sí, tenemos que hablar de eso. El shock de llegar a la CDMX, pedir una quesadilla de chorizo y ver que no trae queso es de las peores tragedias que experimentas como foráneo. Luego lo superas y ya, equis.

Every. Tasty. Video. EVER. The new Tasty app is here!

Dismiss