back to top

33 Cosas asquerosas que todos hemos hecho más de una vez

Levantarte de una silla de plástico y ver la huella de la raya de tus pompas sudadas.

publicado

1. No tener suficiente papel higiénico para limpiarte después de hacer caca y por lo tanto tener que doblar el papel que tienes una y otra vez, hasta que se vuelve un rollito de papel.

2. Y que un poquito de agua del inodoro te salpique la cola cuando tu popó hace "plaf".

3. Usar papel higiénico de hoja simple y sentir que prácticamente estás limpiándote con las manos.

4. Y hacer una caca que, por más que te limpies, sigue apareciendo en el papel higiénico.

5. Hacer pipí cuando no hay papel higiénico y tener que agitarte para secar las gotas.

6. Tener labios muy secos, lamerlos constantemente para terminar con eso y luego sentir que eres un asco.

7. Y arrancarte un pedacito de piel que te deja un trozo del labio como si tuvieses llagas.

8. Tirarte un pedo en la regadera o la tina y sentir que el agua caliente lo vuelve más intenso.

9. Tirarte un pedo que juras no se va a escuchar pero acaba siendo más ruidoso que una orquesta.

10. Tener un pelo en la lengua pero no poder quitártelo, de modo que te metes la mano entera para pescarlo.

11. Encontrar algunos pelos de tu cabeza en cualquier otra parte del cuerpo, como por ejemplo alrededor de un dedo del pie o entre los cachetes de tus pompas.

12. Hacerte una ampolla con tus zapatos nuevos y luego hacer la vieja y conocida frotada contra los zapatos mientras caminas.

13. Tener la satisfacción de que se reviente la ampolla, pero tener que quitarte luego la piel rota.

14. Escupir la pasta de dientes y sentir que sale una bola sorprendentemente grande de comida.

15. O no escupirla con suficiente convicción, de modo que acabas con un hilo de pasta dental babosa que te cuelga persistentemente de la boca.

16. Toser y sorprenderte por el proyectil de flema que sale de tu boca.

17. Y estornudar con la mano en la cara, solo para darte cuenta de que una viscosa gota de moco salió volando.

18. Quitarte por fin un moco seco, pero que te duela porque en realidad arrancaste también algunos pelos nasales.

19. Eructar discretamente en público, pero que te salga un poquito de vómito, de modo que tienes que tragártelo.

20. Sentarte en una silla de plástico en verano y ver al levantarte que dejas una huella de la raya de tu trasero sudado.

21. Quitarte un pelo encarnado solo para darte cuenta de que su tamaño es el doble del que esperabas.

Publicidad

22. Tirarte un pedo cuando el estado de tu estómago es dudoso y que el olor sea tan malo que tienes que alejarte.

23. Y tirarte uno de esos eructos con olor a azufre y huevo cuando no te sientes bien, lo cual te hace sentir peor.

24. Limpiarte los oídos luego de un tiempo y encontrar una cantidad tan grande de cera maciza que el hisopo de algodón apenas puede contenerla.

25. Comer algo como papas fritas o caramelo y que se te incrusten tanto en la parte de atrás de los dientes que tengas que usar las uñas para desenterrarlas.

26. Limpiarte después de hacer pis y que te salga un chorrito de pipí que te recorre todo el muslo.

27. Usar un baño público que se ha quedado sin jabón, de modo que solo puedes usar agua.

28. Llevar un yeso que se ha vuelto pastoso con los baños y sentir que se te cae lentamente.

29. Tener un pellejito y sufrir con la piel viva expuesta de debajo de la uña que exhibes tras arrancarte aquel pedazo de piel.

30. Reírte mientras tomas algo y sentir que la bebida te quema las fosas nasales al intentar salir por la nariz.

31. Tener solo un pañuelo de papel cuando tienes gripa y reutilizarlo más veces de las que quisieras, hasta que queda empapado con mocos y se deshace.

32. No tener ni un pañuelo de papel y tener que aspirarte los mocos que quieren salir por tus fosas nasales.

33. Aunque tal vez lo peor de todo es sentir un hilo de moco que se te escapa y llega hasta tu labio superior y no hay nada que puedas hacer al respecto.

Este post fue traducido del inglés.